Deportes

Lionel Messi en Barcelona: asistencia perfecta, récord de pases-gol y síntomas de agotamiento

Si bien dosifica sus esfuerzos, Messi siente el cansancio de haber jugado 9 partidos en 28 días. Fuente: AP

Claudio Mauri Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 11 de julio de 2020 • 18:31

Asistencia perfecta en tiempos de Covid-19 y récord de asistencias con la pelota. Lionel Messi pasó de la abstinencia que impuso la pandemia al empacho de fútbol. Contra Valladolid jugó el noveno partido en 28 días. Solo él y el arquero Marc Ter Stegen completaron todos los minutos desde el posconfinamiento. En realidad, Messi nunca sufre indigestión de fútbol porque raciona muy bien su rendimiento durante los partidos. Ya veterano, conoce sobradamente su cuerpo y dónde están los mayores riesgos físicos que puede depararle un encuentro.

Esta dosificación que hace en la cancha no quita que su mayor estatismo en el segundo tiempo haya coincidido con el sufrimiento de Barcelona para aguantar un sufrido 1-0 ante Valladolid, que en esa etapa mereció el empate. Pero Messi nunca quiere salir y el director técnico Quique Setién no parece dispuesto a interferir en su voluntad. "Se notó un punto de cansancio en los jugadores. Seguramente Messi tendrá que descansar. Se lo había comentado, pero el resultado estaba ajustado", reconoció Setién.

Asistencia de Messi, gol de Vidal

Es más que probable que su pase-gol Nº 20 en esta liga, con el cual igualó el récord de hace 11 años de Xavi en la primera temporada de Pep Guardiola, no sea suficiente para evitar que Real Madrid sea el campeón. Con el 1-0 a Valladolid, Barcelona se puso a un punto del líder, que el lunes visitará a Granada para completar la 36ª jornada. Se entra en zona de definición. El equipo de Zinédine Zidane se consagrará de obtener cinco de los próximos nueve puntos, porque tiene el comodín de los partidos entre sí con Barça (un triunfo y un empate) en caso de igualdad de puntos en la última jornada.

Champions League: días y horarios de los desquites de octavos y el programa de cuartos

Messi, con un toquecito a la pelota, que apenas se levantó del piso y pasó entre dos defensores, hizo la asistencia al chileno Arturo Vidal, que definió con muy buen derechazo cruzado. Fue su octavo pase-gol desde la reanudación de la competencia, el 13 de junio. Una productividad superior a la cantidad de sus goles: tres, con sólo uno de jugada (a Mallorca) y dos de penal (Athletic Bilbao y Atlético de Madrid). De todas maneras, el rosarino se mantiene como el máximo anotador del torneo, con 22, cuatro más que Karim Benzema, de Real Madrid.

Messi intenta dejar atrás a Ruben Alcaraz; el rosarino tuvo un buen primer tiempo y luego decayó, como todo Barcelona, salvo el arquero Ter Stegen.
Messi intenta dejar atrás a Ruben Alcaraz; el rosarino tuvo un buen primer tiempo y luego decayó, como todo Barcelona, salvo el arquero Ter Stegen. Fuente: Reuters

El observado Setién innovó con el planteo táctico. Al descansar desde el arranque Luis Suárez, se repartieron la delantera Messi y Antoine Griezmann. Lo más novedoso estuvo en la defensa de tres, con Sergi Roberto como tercer central sobre la derecha, para sumar a Semedo al medio y armar sobre la derecha del ataque un triángulo con Vidal y Messi. La fórmula funcionó bastante bien en el primer tiempo, como quedó reflejado en el gol. Más desconectado quedó el sector opuesto, con Griezmann otra vez sin incidir en el juego y pifiando una definición frente al arco.

En el segundo tiempo ingresó Suárez por Griezmann, que pidió el cambió por molestias físicas, según Setién, pero Barcelona empeoró en todo: en el juego, en precisión, en profundidad. Como en otros partidos, el más destacado fue Ter Stegen, que evitó el empate con un par de atajadas.

Antes de Bielsa. El primer argentino que hechizó a los fanáticos de Leeds

Messi también se desdibujó, no tomó las mejores decisiones y se empecinó en alguna maniobra individual. Ejecutó un tiro libre que le desvió al córner Jordi Masip, arquero surgido en Barcelona. Después de tener una racha favorable con tiros a los ángulos y otros que los arqueros no lograban descifrar, el rosarino acumula 33 remates de pelota parada sin convertir.

Aun en un partido olvidable por el nivel de juego colectivo e individual -salvo el de Ter Stegen-, Messi siempre encuentra una hendija para colar una marca importante: es el segundo futbolista en este siglo que tiene 20 o más asistencias y goles en una liga, luego de los 24 tantos y 20 pases-gol de Thierry Henry para Arsenal en 2002/03. En las cinco grandes ligas europeas, esta temporada el único que lo supera en asistencias es Thomas Müller, con 21 para Bayern Múnich, en una Bundesliga ya finalizada. "Papu" Gómez, en el sorprendente Atalanta, suma 16.

Se abrazan Messi y Vidal en el festejo grupal; el argentino hizo la asistencia al chileno para el gol de la victoria de Barcelona sobre Valladolid.
Se abrazan Messi y Vidal en el festejo grupal; el argentino hizo la asistencia al chileno para el gol de la victoria de Barcelona sobre Valladolid. Fuente: Reuters

Fuera del área, el argentino da repetidas muestras de su comprensión del juego y de su panorama para filtrar el pase al compañero mejor ubicado. Este registro futbolístico lo acerca al de un volante creador y distribuidor de juego, como hace poco lo expuso en una entrevista con el diario Olé Domenec Torrent, integrante del cuerpo técnico de Pep Guardiola durante 11 años: "En unos años podría jugar de Xavi si quisiera. No pierde pelotas, da asistencias, se ha cuidado bien el físico a lo largo de su carrera".

Marc-André Ter Stegen fue fundamental en el segundo tiempo con un par de atajadas para sostener el triunfo de Barcelona.
Marc-André Ter Stegen fue fundamental en el segundo tiempo con un par de atajadas para sostener el triunfo de Barcelona. Fuente: AFP

Fuera del caso puntual de Messi, a estas alturas a Barcelona debe de preocuparlo tanto que Real Madrid sea inalcanzable como que el equipo no transmite las mejores sensaciones para recibir el 8 de agosto a Napoli, en el desquite por los octavos de final de la Champions League, tras el 1-1 en San Paolo. Setién justificó en el desgaste el desplome colectivo del segundo tiempo. "Al final, el equipo estaba cansado. Valladolid puso jugadores en ataque que nos complicaron y crearon problemas. El primer tiempo fue mucho más cómodo; tendríamos que haber resuelto el partido con dos o tres goles". El entrenador no quiso poner a Ter Stegen como el salvador: "Está ahí para atajar y para hacer lo que está haciendo. Todos hacen su función". Si de funciones se trata, Setién tiene un mes y medio por delante para demostrar que supo cumplir la suya, la de mejorar a este discreto Barcelona.

Por: Claudio Mauri ADEMÁS

Cómo ver EN VIVO Valladolid–Barcelona por La Liga española

Liga de España: Barcelona le ganó a Valladolid con otra asistencia de Messi y se mantiene cerca de Real Madrid

La agenda de la TV del sábado: el Barcelona de Lionel Messi contra Valladolid, Juventus-Atalanta con Dybala y Papu Gómez, y Fórmula 1

Con polémica y suspenso, Real Madrid le ganó a Alavés y le lleva 4 puntos a Barcelona en la liga de España a tres fechas del final

Lionel Messi FC Barcelona Quique SetiénFuente de la noticia (La Nacion)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar