Espectaculos

Emmanuel Vázquez: “Mi gran vocación es la danza y ser DJ, como un escape”

Emmanuel Vázquez en "Raymonda", con coreografía de Luis Ortigoza, una obra que fue como una llave en la carrera del bailarín que es principal en el Ballet de Santiago Crédito: Gentileza Patricio Melo

Constanza Bertolini Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 16 de julio de 2020 • 00:28

Emmanuel Vázquez tiene 29 años flamantes, una década en Chile y más de 120 días de encierro en el departamento donde vive solo. Los números aparecen un poco azarosamente en la conversación, van y vienen en la videollamada, cuando es de mañana y todavía no comenzó la clase diaria que transmite por Instagram el Teatro Municipal. El argentino, primera figura del Ballet de Santiago, va adaptándose al ritmo de esta larga cuarentena, paso a paso: primero el parate parecía del color de unas vacaciones como las que no tuvo (en su receso de verano salió de gira a Suiza como artista invitado de la Compañía de Danza de San Pablo); después, de la mano de la "famosa incertidumbre", invirtió el tiempo en unos cursos de inglés y de producción musical (la electrónica es su otra pasión); y ahora no pierde la calma y se mantiene en training, sabiendo que, en el modelo trasandino, "desconfinar" no pareciera ser un plan inmediato.

Es que 2020 iba a ser una temporada de mucho baile para él: debutar como Albrecht, el personaje de Giselle, suponía una gran oportunidad que seguramente podrá recuperar pronto. Pero, fundamentalmente, el Ballet de Santiago tenía previstas giras internacionales (de Ucrania a Perú) que le generaban una ilusión especial. Aun con la crisis financiera del teatro y las circunstancias difíciles de un país que viene de convulsión en convulsión, el cambio de dirección en el Municipal (que desde septiembre está a cargo de una gran amante del ballet como es Carmen Gloria Larenas) traía proyectos prometedores. "Pero pasé de estar a 300 kilómetros por ahora a estar muerto", dice. Y no es que quiera ser trágico con su metáfora, sino más bien gráfico.

En esa desaceleración, sin embargo, su cabeza no para. Si no fuera porque en los próximos días tiene que hacer unas fotos "en casa" para el brochure institucional de la temporada 2021, tal vez pensaría en tomar el riesgo de volar con pasaje de ida a la Argentina para visitar a la familia. En verdad, lo que más anhela es recuperar los asuntos pendientes que deja la pandemia, incluso más allá del escenario: conocer Polonia, sobre todo, ya que parte de sus orígenes están allí y se había organizado parar visitar el pueblo de sus abuelos. "Mitad de mi sangre es polaca. Estaba muy entusiasmado, siento una pena enorme".

Vázquez, con la vista de Santiago detrás: se define melómano, hoy prefiere la música electrónica y, como DJ, su referencia es Hernán Cattáneo
Vázquez, con la vista de Santiago detrás: se define melómano, hoy prefiere la música electrónica y, como DJ, su referencia es Hernán Cattáneo Crédito: Gentileza Patricio Melo

Diploma de mérito Konex 2019, Vázquez es un bailarín poco visto por el público de su país, así que bienvenida es la oportunidad de regresar a través de una "gala virtual", este sábado, junto con otros talentos reunidos en la emisión a beneficio titulada "Bailarines argentinos por el mundo". Aunque se formó en el Colón con ese ideal de integrar el Ballet Estable que prácticamente comparten todos los estudiantes de la carrera, cuando obtuvo un puesto para trabajar en la compañía las circunstancias no fueron las mejores. "Pude comprobarlo como contratado, pero en cuatro meses se hicieron nueve funciones, el teatro estaba cerrado por reforma; no era el mejor momento". Y escuchó los consejos de su maestro Mario Galizzi. "En Chile estaba también su 'alumno' Luis Ortigoza, el Ballet de Santiago tiene en la dirección a Marcia Haydée, que es una figura muy importante para la danza, está cerca de la Argentina y se baila más. Por muchas razones me lo recomendó. Y yo le hice caso".

Un poco como Ortigoza, actualmente en el equipo de conducción del Ballet, que dejó su país y se convirtió en una gran estrella en Chile -como Marcela Goicoechea también, claro-, la suerte y las oportunidades empezaron a ir juntas para Emmanuel, siempre de la mano del trabajo. "A Luis lo conocía de videos, y eso que entonces recién había YouTube, y en las vacaciones de invierno de 2009 fui a audicionar y vi a todos: a él, a Marcela, a Marcia".

-¿El antecedente de esos bailarines estrella argentinos te ayudó a hacer el cambio?

-Hubo un apoyo de entrada de parte de Luis. Como un padrinazgo, sí. Lo primero que bailé fue el Pas paysan cuando ni siquiera era solista.

-¿Qué hecho o actuación crees que confirmó tu ascenso a principal, en 2018?

-Obviamente los roles que había hecho en la compañía, pero también haber bailado un protagónico en el Teatro Colón como invitado [Don Quijote, en 2016 ], la experiencia en Brasil [pasó la temporada 2014 en San Pablo, en la compañía que dirige Inés Bogéa] y con la Ópera de París [tras una audición, fue convocado como refuerzo para hacer Sueño de una noche de verano, de Balanchine, en La Bastille, durante casi tres meses]. Probablemente, creo que el título que confirmó la decisión de Marcia, avalada por la dirección general del teatro que aprueba las promociones, fue el estreno de la versión de Raymonda de Luis Ortigoza. Yo era solista todavía, había dos cargos por encima (el de primer bailarín y el de étoile) y me pusieron a mí a estrenar como principal, en el primer reparto.

-Otra vez el tema de las jerarquías, ¿cómo lo ves parado ahora en tus zapatillas de primer bailarín? ¿Crees que en una actividad tan disciplinada es necesario ese orden vertical?

-Tal vez hoy sea más relajado o tal vez es una mirada generacional. Creo que puede haber falta de educación, que es necesario un respeto, pero bien: sin maltrato. Por algo existen las categorías, pero antes que nada somos personas. Es más que nada un tema de ubicación.

Emmanuel Vázquez en "La Sylphide": lleva diez años en el Ballet de Santiago, donde es una de las figuras principales; este sábado se lo podrá ver en la gala virtual y solidaria "Bailarines argentinos por el mundo"
Emmanuel Vázquez en "La Sylphide": lleva diez años en el Ballet de Santiago, donde es una de las figuras principales; este sábado se lo podrá ver en la gala virtual y solidaria "Bailarines argentinos por el mundo" Crédito: Gentileza Patricio Melo

-¿Cómo te resulta trabajar a diario con una leyenda viva de la danza como es Marcia Haydee?

-Al principio me parecía casi intocable, pero uno se va acostumbrando. Es increíble el traspaso que puede darte sobre todo en las obras que fueron creadas para ella misma, eso es impagable. Es como aprender desde la raíz, la mano directa. Entender, por ejemplo, cómo veía las cosas el propio John Cranko. El trato de ella también es increíble: se ofrece, de buena manera, te da confianza. Me acuerdo que la primera vez que bailé Romeo y Julieta, antes de la función, estaba muy nervioso. Ella entró a mi camarín y me dijo: "Tú eres Romeo; simplemente disfruta y baila". Salí de otra manera al escenario.

-¿De dónde surgió tu inquietud por la música electrónica?

-Soy melómano como mi papá, que antes de que naciera ya ponía unos auriculares en la panza de mi mamá con la música de un compositor griego, Yanni, y yo dejaba entonces de patear. Siempre fue una devoción la música. Y obviamente ahora la electrónica, la música de los 80, el rock progresivo. Mi referente es Hernán Cattáneo , muy completo no solo como DJ, siempre lo escucho, me encanta cómo habla y explica todo. Para mí ser DJ es un hobbie, un gran hobbie, una especie de escape. Quizá me anime a estudiar ingeniería de sonido. Pero mi gran vocación es la danza.

-¿Ves un juego de opuestos entre el bailarín clásico y el DJ o todo lo contrario?

-Para nada. Son dos cosas distintas, pero no opuestas. Me encantaría por ejemplo componer música electrónica para una coreografía.

PARA AGENDAR

Bailarines argentinos por el mundo. Gala virtual a beneficio de Artistas Solidarios organizada por la Asociación Arte y Cultura. Este sábado 18, a las 20. Se accede por www.alternativateatral.com

Nueva generación Además de Emmanuel Vázquez (Ballet de Santiago, Chile), en "Bailarines argentinos por el mundo" participarán Agustina Galizzi (Compañía Nacional de México), Luana Brunetti (Teatro Nacional de Eslovaquia), María Celeste Losa (Scala de Milán), Lucas Erni (Ballet de San Francisco), Matías Oberlin (Ballet de Hamburgo), Lucía Ríos (Ópera de París), Ciro Mansilla y Daiana Ruiz (Ballet de Stuttgart), Lucas Segovia (Chicago), Bárbara Brigatti (Viena), Valentín Batista (Texas) y Wilma Giglio (Royal Danish).

Por: Constanza Bertolini ADEMÁS

Fecha Patria y cumpleaños redondo del Ballet Folklórico Nacional: una historia con paso argentino

Iñaki Urlezaga: "El que no tenga la capacidad de adaptarse se quedará en el viejo mundo"

Danzar por la paz se vuelve virtual y renueva su mensaje de esperanza

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: | Espectáculos | Danza

| Ballet Fuente de la noticia (La Nacion)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar