Deportes

Coronavirus. Wimbledon sin tenis: un “pueblo fantasma” que perderá más de 120 millones de dólares

Un peatón pasa por un restaurante cerrado que muestra los trofeos de Wimbledon, cancelado por el Covid-19. Fuente: AP – Crédito: Kirsty Wigglesworth

Sebastián Torok Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 30 de junio de 2020 • 15:30

Wimbledon es mucho más que el certamen de tenis más prestigioso del mundo. El Grand Slam sobre el césped del All England es un gigantesco acontecimiento social al que concurren desde la realeza a las clases trabajadoras británicas, además de miles de turistas de todo el mundo, claro. La cancelación del torneo, decidida en abril pasado por el brote de Covid-19, no representará un golpe financiero para Wimbledon ya que ostentaba seguro contra pandemias, pero sí es un cimbronazo para las tiendas e inmobiliarias que, durante más de tres semanas, laten al ritmo de lo que sucede en el club londinense.

Dura discusión virtual en el tenis: Boris Becker llamó "rata" a Kyrgios por criticar a Zverev

E l área de Wimbledon, que por estos días luce como un "pueblo fantasma", sufrirá un golpe económico de aproximadamente 100 millones de libras (unos US$ 123.000.000). Según el periódico británico The Times, los residentes de Wimbledon Village, una coqueta zona ubicada a apenas cinco minutos del All England, este año no podrán dejar sus casas para alquilar, como suelen hacer en cada verano (a diferencia de otros torneos, en Wimbledon los jugadores y sus equipos acostumbran alojarse en residencias cercanas al torneo en lugar de hacerlo en el centro de Londres, ubicado a unos 30 minutos de allí). Los restaurantes, los bares, las tiendas de ropa, ninguno gozará de los visitantes.

Adrian Mills, presidente de la Asociación Empresarial de Wimbledon Village, afirmó que el aplazamiento del torneo podría representar "un baño de sangre" para los comerciantes locales. Y añadió, a The Times: "Aunque Wimbledon es un área adinerada, no hay una gran cantidad de gente que vive aquí".

Raquetas de tenis en la vidriera de un pub cerrado de Wimbledon; la cancelación del torneo es un golpe para los comercios.
Raquetas de tenis en la vidriera de un pub cerrado de Wimbledon; la cancelación del torneo es un golpe para los comercios. Fuente: AP – Crédito: Kirsty Wigglesworth

Normalmente, en esta época del año [ NdR : Wimbledon estaba programado para comenzar el último lunes], las tiendas y restaurantes aledaños al All England adornan sus vidrieras con objetos vinculados al tenis, como para atraer todavía más a los clientes. "El tenis cuadriplica mi ingreso, lo que me permite pagar mi alquiler", contó Kelly Duffy, dueña de un restaurante cuyos comensales suelen ser jugadores y sus familias. Duffy, según la agencia AP, ha tenido cierta suerte "al tener una licencia para vender alcohol para llevar, al igual que comida" y así "ha podido mantener abierto su negocio durante la mayor parte de la cuarentena, captando algo más de dinero".

Otros comerciantes no tuvieron la misma fortuna, primero con el confinamiento y luego por la ausencia del turismo vinculado al tenis. "Captar nueva clientela es importante, por lo tanto, el tenis es esencial. Ahora no es ni la sombra a lo del año pasado", se lamentó Maria Di Nuzzo, administradora de una tienda de ropa en Wimbledon Village.

Un miembro del personal de jardinería de Wimbledon trabajando para mantener los estándares de las canchas, pese a no haber acción.
Un miembro del personal de jardinería de Wimbledon trabajando para mantener los estándares de las canchas, pese a no haber acción. Fuente: AFP – Crédito: Bob MARTIN / AELTC

"No es solo la quincena de Wimbledon [la que aumenta la venta], sino las cuatro semanas enteras cuando se juega Queen's y la clasificación a Wimbledon están en marcha. A la gente le gusta venir de otras partes para absorber la atmósfera. La recaudación se cuadruplica aproximadamente en esta época del año. Ahora, me costará, probablemente, unas 100.000 libras de recaudación, por lo que es un gran golpe, pero tienes que continuar lo mejor que puedas", le comentó, también Kelly Duffy, pero al periódico británico Daily Mail.

Según un recorrido del periodista Mike Dickson, del Daily Mail, por la zona de Wimbledon, algunas tiendas están abiertas, pero muchas están cerradas (algunas, ya en forma definitiva). "Las pérdidas para la economía local llegará a decenas de millones. Esto incluye a los cientos de propietarios que alquilan sus casas, desde habitaciones extrañas hasta lugares enteros, por sumas de cinco cifras a los mejores jugadores y sus comitiva", escribió Dickson.

Las tiendas cercanas a Wimbledon están cerradas y perderán muchísimo dinero por la cancelación del torneo.
Las tiendas cercanas a Wimbledon están cerradas y perderán muchísimo dinero por la cancelación del torneo. Fuente: Reuters – Crédito: Toby Melville

El único alivio que tuvieron los agentes inmobiliarios locales fueron los alquileres generados por habitantes de la zona céntrica de Londres que "buscan el espacio verde" que se encuentra en ese rincón del sudoeste, en el Wimbledon Village.

El aplazamiento de Wimbledon también representa un problema para la histórica iglesia St Mary's. Ubicada a pocos metros del All England y con una torre famosa que se observa desde muy lejos, la iglesia suele alquilar diariamente su estacionamiento y lo recaudado (se estiman unos 50.000 euros durante la quincena del torneo) lo utilizan para remodelaciones y obras de caridad.

Today we would have welcomed visitors coming for the Tennis Championships. Sadly the loss of income from the car parking means we won't be able to support others as much as in previous years. If you would like to help our work by donating now, please visit https://t.co/t77CwWNclj pic.twitter.com/m9ih01aG7d &- St Mary's Wimbledon (@stmarywimbledon) June 29, 2020

El jardinero de Wimbledon: melancolía y la mirada en 2021

Neil Stubley, el jefe de jardinería del All England Lawn Tennis Club, durante estos días debería estar de un court al otro, supervisando cada detalle, sin embargo está en una posición mucho más relajada, aunque melancólica. Claro que él y su equipo no dejan de trabajar, ya proyectando la preparación de las canchas para Wimbledon 2021. "Este es un momento particular y la mejor manera de describirlo es hablar de un extraño sentimiento de calma", dijo Stubley, según AFP.

"Por supuesto que es decepcionante que no se juegue Wimbledon, pero la situación en su conjunto nos permite poner esto en perspectiva. Pese a que adoremos nuestro trabajo, nos tenemos que situar en el mundo real", añadió Stubley, que comenzó a trabajar como jardinero en el All England en 1995, fue evolucionando y en 2017 fue ascendido a jefe de mantenimiento de las canchas y horticultura, siendo, apenas, el octavo en esa tarea en la historia del prestigioso torneo que se jugó por primera vez en 1877.

Neil Stubley, el jefe de jardinería de Wimbledon, que se canceló por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial.
Neil Stubley, el jefe de jardinería de Wimbledon, que se canceló por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. Crédito: AELTC/Adam Warner

Stubley apoyó la decisión, tomada en abril, de anular la edición de 2020, aunque otros deportes estén reanudando sus competiciones. "Las canchas de césped estaban en buen estado antes de la anulación. Pero es la infraestructura la que toman su tiempo. No se puede decir que en dos semanas podríamos jugar", dijo. Y amplió: "Se necesitan de ocho a diez semanas para que estén listas. A comienzos de abril, en medio de la pandemia, era insostenible. Y aún ahora, con las restricciones en curso, sería imposible de mantenerlas en su estado".

Isner-Mahut, a 10 años de la maratón del tenis: un Wimbledon sin fútbol y los récords detrás de un partido histórico

El equipo de jardineros continuará con su rutina habitual, concentrándose en la próxima temporada. "A partir de agosto, comienzos de septiembre, el proceso será el mismo: arrancar el césped, volver a sembrar las canchas, dejar crecer todo el otoño y el invierno y después hacer el mismo trabajo preparatorio para el torneo 2021".

Por: Sebastián Torok ADEMÁS

Wimbledon, sin tenis: entre la melancolía, el contenido digital especial y los derechazos de Del Potro

Isner-Mahut, a 10 años de la maratón del tenis: un Wimbledon sin fútbol y los récords detrás de un partido histórico

CoronavirusFuente de la noticia (La Nacion)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar