Un cara a cara entre Cartwright y Jordan; el 23 tenía actitudes de desprecio deportivo hacia el 24.

The last dance ( El último baile ) permitió conocer en profundidad a Michael Jordan y Chicago Bulls. La serie dejó certezas, enseñanzas, unas cuantas dudas y efectos colaterales. Se habla de la importancia de un líder eficaz, su enfoque en el día por día, su actitud y el trabajo en grupo. Pero también, de una cara menos conocida de MJ, la de diversas actitudes que resultaron chocantes para algunos integrantes del mítico equipo. Entre ellos, Bill Cartwright, uno de los pocos que se animaron a enfrentarse con el crack. Entre ambos hubo una tensión que una noche llegó a convertirse en amenaza: "Si volvés a hacer eso voy a romperte las dos piernas".

Para entender la relación Jordan-Cartwright hay que remontarse al arribo a Chicago del ex interno, que venía de ser una de las piezas fundamentales en New York Knicks. Pero su traspaso no fue bien visto por el número 23, ya que Cartwright llegó para reemplazar a su amigo Charles Oakley.

Enojado, Jordan le hizo imposible la vida al nuevo pivote, al que apodó despectivamente "Bill Médico" por las lesiones que lo tenían a maltraer. Según detalló el periodista Eric Freeman, en los entrenamientos el líder de Chicago le pasaba mal la pelota para dejarlo en evidencia. Jordan, según cuentan, no confiaba en la capacidad de Cartwright. Incluso decía que tenía "malas manos".

Siguen emergiendo conductas polémicas de Michael Jordan a raíz del documental El último baile.
Siguen emergiendo conductas polémicas de Michael Jordan a raíz del documental El último baile. Fuente: LA NACION

"Michael se mofaba de los dedos resbaladizos de Cartwright y lo apodó de forma despectiva debido a sus constantes problemas en los pies", recordó el entonces entrenador Phil Jackson en su libro Once Anillos . Jordan, ganador, perfeccionista y minucioso como lo expuso la serie, solía ser despiadado con sus compañeros en los entrenamientos.

Cartwright soportó casi toda la temporada inicial las humillaciones de Jordan, que incluso en jugadas clave de partidos pedía a sus compañeros que no le pasasen el balón al pivote. El malestar del hombre nacido en Lodi, California, aumentó cuando MJ le recriminó delante del resto del equipo un "pobre desempeño".

Los hechos fueron acumulándose, hasta que una noche Cartwright no aguantó más. Tras un partido llevó a su compañero a un rincón en el vestuario. "Mirá, no me gustan las cosas que te he escuchado sobre mí, ni que les digas a los chicos que no me pasen la pelota. Si volvés a hacer eso nunca más vas a jugar al básquetbol porque voy a romperte las dos piernas". Atónito, Jordan se limitó a mirarlo con seriedad. No le respondió.

Festejo de Jordan en 1998, con Cartright detrás.
Festejo de Jordan en 1998, con Cartright detrás. Crédito: Netflix

Entonces la relación entre ambos experimentó un quiebre. Ya en la segunda temporada en Chicago, las lesiones le dieron un respiro a Cartwright, que mejoró su movilidad, y Jordan comenzó a respetarlo en la cancha y fuera de ella.

Añade Jackson en su libro: "En cierta ocasión realizamos una práctica en la que acabamos oponiendo el metro 98 de Jordan contra los 2,16 de Cartwright. Michael estaba empeñado en hacer una volcada ante Cartwright y Bill estaba decidido a impedírselo. Chocaron en el aire y todos contuvimos el aliento mientras Bill depositaba lentamente a Michael en el suelo. A partir de ese entonces, Michael tuvo un cambió de actitud frente a Cartwright", relata el director técnico, de posterior gestión en el Los Angeles Lakers de Kobe Bryant y Shaquille O'Neal.

Jordan, indudable líder del hegemónico Chicago Bulls de los noventas, terminó compartiendo la capitanía con Cartwright, el único que se animaba a enfrentarse con la superestrella.
Jordan, indudable líder del hegemónico Chicago Bulls de los noventas, terminó compartiendo la capitanía con Cartwright, el único que se animaba a enfrentarse con la superestrella. Fuente: AFP

Otra curiosidad: Cartwright tiene una voz muy peculiar por culpa de un codazo que recibió jugando por Chicago contra Indiana Pacers y que le afectó la laringe. "Llegué a la conclusión de que en el equipo necesitábamos otro líder para equilibrar el perfeccionismo de Michael, de modo que nombré cocapitán a Bill Cartwright. Pese a su forma suave de hablar, cuando se lo proponía, Bill podía ser muy enérgico y no le daba miedo enfrentarse con Michael, actitud que éste respetaba", rememoró el entrenador más ganador de la historia de la NBA, con once anillos (de ahí el título de su libro).

No obstante, en un segundo plano y sin brillar en un conjunto en el que Jordan y Scottie Pippen eran estrellas, Cartwright ganó tres campeonatos. Y exhibió muy buenos desempeños. Tras retirarse, fue asistente de Jackson en Bulls (1996-1998), equipo al que dirigió entre 2001 y 2003. Después fue asistente en New Jersey Nets y Phoenix Suns, entrenó en Japón y condujo al seleccionado mexicano.

ADEMÁS

The Last Dance: la dura acusación de Horace Grant contra Michael Jordan

The Last Dance: detrás del éxito del documental y de los nuevos fans de Jordan, el show tóxico de la vanidad

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: | Deportes | Basquetbol

| The Last Dance NBA Michael Jordan Chicago BullsFuente de la noticia (La Nacion)