Deportes

Domingo de locos: hizo un golazo en contra que fue elegido como el mejor de la fecha y fue papá mientras jugaba

Marcelo Firpo con la camiseta de Atlanta Crédito: Twitter

El recuerdo nos traslada al 13 de mayo de 1984. Hace 36 años exactamente. Aquella tarde de domingo en el estadio Don León Kolbowski de Villa Crespo, Atlanta recibía la visita de Vélez por la por la séptima fecha del Metropolitano de aquel año. Quizá el 1 a 0 a favor del fortín haya sido el resultado de un partido más para la historia que tienen escrita estos dos equipos. Pero el único gol del encuentro, no iba a ser uno más. Mucho menos en la vida y en el día que tuvo su autor: Marcelo Esteban Firpo.

Atlanta defendía una pelota parada a falta de cinco minutos para la finalización del partido. Firpo debía marcar a Mario Lucca, el mejor cabeceador que tenía Vélez. Jorge Comas fue quien desde la derecha envió un tiro de esquina con su pierna zurda. El centro cayó al área. Firpo, mediocampista del bohemio, quiso rechazar con pierna diestra, le pegó mal y se la clavó en el ángulo a su arquero, Daniel Carnevali, en lo que fue el único tanto del partido.

En esa época el mundo futbolero de toda la Argentina esperaba la llegada de la noche del domingo para poner Canal 9 y ver "Todos los goles", el programa conducido por Marcelo Araujo, Fernando Niembro, Dante Zavatarelli y Julio Ricardo. A la mesa también se sumaba un invitado siempre relacionado con el fútbol. Ese día fue el turno de Dino Sani, un brasileño que tendría un paso fugaz como entrenador de Boca.

La dinámica del programa le daba la posibilidad de elegir el gol de la fecha al invitado y lo que sucedió esa misma noche fue algo que quedó marcado a fuego: Dino Sani, el paulista que también fue jugador del Xeneize, eligió como el mejor gol ese que Marcelo Firpo había marcado aquella tarde y que había sido en contra. En el libro "Esto (también) es fútbol" que escribió el periodista Javier Tabares, Fernando Niembro contó cómo fue el insólito relato del técnico brasileño: "Sin dudas, elijo el de Firpo de Atlanta, fue extraordinario". Enseguida, los conductores le mencionaron que el tanto había sido en contra, pero no modificó su elección: "Fue brillante", sentenció.

Marcelo Firpo junto a Diego Maradona
Marcelo Firpo junto a Diego Maradona Crédito: Facebook Marcelo Firpo

Pero a este cuento repleto de capítulos increíbles le faltaba el más lindo de todos. Para Firpo, aquel 13 de mayo fue inolvidable también por otro motivo y muy distinto al de haber sido el autor del gol en contra más recordado del fútbol argentino. Su mañana de domingo había comenzado muy bien: su esposa que ya transitaba la recta final del embarazo de su segundo hijo, tuvo contracciones.

La familia y una pareja de vecinos se subieron al auto conducido por Marcelo y arrancaron hacia Caballito donde estaba el hospital y su mujer quedó internada con la compañía de su vecina. Quien era el mediocampista de Atlanta se fue al hotel donde estaba el resto del plantel. llegó tarde al lugar, almorzó y les explicó a sus entrenadores Carlos Pandolfi y Carlos Della Savia el por qué de la demora. Con la autorización de la dupla para volver al hospital, el deseo de Firpo era jugar igual. Con total profesionalismo se puso la camiseta de Atlanta y salió a jugar igual y fue en el segundo tiempo de ese partido en el que sucedió la recordada jugada.

Marcelo Firpo con la camiseta de Quilmes
Marcelo Firpo con la camiseta de Quilmes Crédito: Facebook Marcelo Firpo

Con el partido finalizado, Marcelo se dirigía abatido hacia el túnel por haber sido el responsable de la derrota de su equipo. Pero camino al vestuario observó que desde la platea alguien lo saludaba: era el marido de la vecina que se había quedado en el hospital con su esposa que le avisaba que su hijo Esteban Nicolás ya había nacido. En ese momento, la tristeza no tuvo más lugar por el desborde que le provocó la alegría de saber que había sido padre.

En la actualidad, Marcelo Firpo trabaja en Quilmes Atlético Club, en el que fue jugador y ahora es el encargado de buscar talentos por todo el país. En su carrera, además de vestir las camisetas de Atlanta y la del Cervecero, también tuvo pasos por Ñuñorco de Monteros (Tucumán), Gimnasia de Jujuy, Argentinos Juniors, Belgrano de Paraná, Patronato de la misma ciudad y Claypole, institución en la que se retiró como futbolista.

ADEMÁS

Godoy Cruz llora al "Loco" Julio, su hincha más famoso que siempre ayudó al club

The Last Dance. El director, con LA NACION: la intimidad de las entrevistas a Michael Jordan y la carta que la estrella no utilizó

Zvonimir Boban: el romántico nacionalista que con un golpe incendió los Balcanes

Cómo era seguir a Gaby Sabatini por el circuito, el amor del público y un don que la acerca a lo que es hoy Roger Federer

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: | Deportes | Fútbol

| Historias del deporte A un clic La Nación Deportes RetroFuente de la noticia (La Nacion)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar