Alberto Lugones, presidente del Consejo de la Magistratura, dijo que hay que darles respuestas a otros 15 tribunales que hicieron planteos al organismo antes que el TOF2, que pidió herramientas informáticas para poder juzgar a la vicepresidencia Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Marelli

"No hay un juicio más importante que otro". Con esa frase, el presidente del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones, sostuvo que el juicio oral que tiene como principal acusada a Cristina Kirchner deberá esperar para reanudarse hasta que se resuelvan los problemas tecnológicos de otros 15 juicios, cuyos pedidos ingresaron cronológicamente antes al organismo.

Lugones explicó en una nota formal, que fue una respuesta a consejeros opositores, que solo podrían tener prioridad aquellos procesos que cuenten con detenidos con prisiones preventivas, una situación que no incluye al juicio oral por la investigación sobre las contrataciones de Vialidad Nacional que involucra a la vicepresidenta.

Coronavirus: la OMS alerta que América del Sur es el nuevo epicentro de la pandemia

El pedido del Tribunal Oral Federal (TOF) N°2, que ingresó el pasado 12 de mayo por mesa de entradas del Consejo, tiene por delante más de 15 expedientes, según la planilla oficial a la que accedió LA NACION. Sin embargo, fuentes de presidencia del Consejo indicaron que varios de esos expedientes ya se resolvieron y que son 15 los pedidos de distintos tribunales a resolver antes del caso que involucra a Cristina Kirchner.

"A las comunicaciones de los distintos tribunales se le dio un orden de entrada a fin de darle respuesta a cada uno de ellos según el momento de su solicitud. Esto es así porque es de mi absoluta convicción de que 'no hay un juicio más importante que otro' y si algún orden de prioridad se le debiera dar, es a aquellos en los cuales hay personas con prisiones preventivas en razón de la causa", afirmó Lugones en la nota.

"A fuerza de pecar por reiterativo, no es el nombre de las personas que están siendo o deben ser juzgadas lo que le daría una mayor trascendencia a la causa, todos los ciudadanos merecen que sus situaciones procesales se definan en el menor tiempo posible. Y si alguna duda pudiera caber, en orden a la prioridad que se le debe dar a algún tribunal, es a aquel que tuvo la diligencia de pedirlo en primer momento", agregó el presidente del organismo, que se ubica políticamente dentro del oficialismo.

Pelea con la oposición

La nota de Lugones es una respuesta al pedido de explicaciones de la oposición después de que el funcionario de la Dirección de Tecnología del organismo Ricardo Noziglia Wilde le respondiera al TOF N°2 (y a otros tribunales) que el Consejo no estaba en condiciones de realizar una videoconferencia tal como se había requerido para reanudar el juicio oral por el caso de Vialidad Nacional.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

"Por el momento nos encontramos en etapa de elaboración de nuevas soluciones, que cuando los superiores así lo indiquen, se encontrarán en condiciones de satisfacer lo requerido", decía el e-mail firmado por el funcionario que recibió el tribunal.

"Quien se sindica como respondiendo en nombre de este cuerpo, Sr. Noziglia Wilde, 'no es persona autorizada para hacerlo', no fue designado como vocero en ese ni en ningún otro supuesto, de esta Presidencia ni de la Dirección de Tecnología", aclaró Lugones. Y remarcó que este funcionario respondió las notas "a espaldas de todos" y "sin autorización de ninguna clase".

La respuesta motivó la indignación de seis de los 13 consejeros, que creen que el proceso judicial podría desarrollarse de manera remota ante el avance del coronavirus en el país. Pablo Tonelli, diputado de Juntos por el Cambio, envió una nota y le pidió una reunión urgente a Lugones. Adhirieron los consejeros Ricardo Recondo, Marina Sanchez Herrero, Juan Manuel Culotta, Silvia Giacoppo y Juan Pablo Más Velez.

Después de la respuesta de Lugones, desde el kirchnerismo también se desentendieron de la respuesta de Noziglia Wilde, a quien señalaban como un hombre cercano a la oposición. Y recordaron que, en las últimas negociaciones sobre la composición de la Dirección de Tecnología, eran los consejeros opositores quienes reclamaban que le entregaran más responsabilidades.

Por: Iván RuizFuente de la noticia (La Nacion)