El presidente de México, Andrés López Obrador, prometió hoy que en los próximos nueve meses creará dos millones de empleos para combatir el impacto de la pandemia de coronavirus, que en el país contagió a 1.890 personas y causó la muerte de 79, según datos oficiales.
“Vamos a crear en nueve meses dos millones de nuevos empleos”, dijo el mandatario en un mensaje a la población y explicó que se generarán en obras de infraestructura, programas de reforestación y cultivos y otras iniciativas gubernamentales.
Afirmó que “los programas sociales y el desarrollo promovido por el gobierno este año llegarán a 22 millones de beneficiarios” y aseguró que al menos 95% de los pobres en México recibe algún tipo de ayuda de su administración.
López Obrador indicó que “la fórmula” de su gobierno para enfrentar la pandemia “es la suma de tres elementos básicos: mayor inversión pública para el desarrollo económico y social, empleo pleno y honestidad y austeridad republicana”.
El jefe del Estado sostuvo que la crisis causada por el coronavirus es “transitoria” y se manifestó convencido de que el país recuperará pronto la “normalidad social y productiva”.
La economía mexicana se contrajo 0,1% en 2018 y la Secretaría (ministerio) de Hacienda estimó que este año se reducirá 3,9% debido a la pandemia.
México contabilizaba 1.890 casos confirmados de coronavirus y 79 decesos por esa enfermedad, lo que, según López Obrador, significa que es “el tercer país con menos defunciones por número de habitantes”.
Por otra parte, alrededor de 300 indígenas tzotziles desafiaron hoy la cuarentena por el coronavirus con una procesión callejera en el inicio de la Semana Santa en San Cristóbal de Las Casas, en el estado sureño de Chiapas.
A primera hora, los indígenas prepararon las ramas de palma para la procesión religiosa a la que usualmente confluye la mayoría de las organizaciones evangélicas de Chiapas.
La procesión fue convocada por diversas agrupaciones cristianas en San Cristóbal de Las Casas, como los evangelistas, los bautistas, los adventistas y los pentecostales.
Chiapas es uno de los estados mexicanos donde se registra un mayor crecimiento de estos cultos, explicó el pastor Esdras Alonso González, líder de la organización Ejército de Dios en esta localidad del sureste de México.
Al mismo tiempo que estos tzotziles rompían la llamada Jornada de San Distancia y el autoconfinamiento que piden las autoridades por el coronavirus, la Iglesia católica mexicana transmitía en medios digitales y canales de televisión las misas del Domingo de Ramos, sin fieles en los templos.
La procesión cumplió un recorrido de unos tres kilómetros con música, banderas y danzas que llamaban la atención de los escasos espectadores y de los habitantes que se asomaban a sus balcones o a la azotea de sus casas.
Durante la caminata, en la que predominaban mujeres y niños, los indígenas cantaban alabanzas religiosas dedicadas a Cristo.
Desde hace más de 16 días los habitantes de San Cristóbal de Las Casas se mantienen en sus domicilios como parte de las medidas para evitar la propagación del coronavirus. En Chiapas se registraban 19 contagios confirmados.
En la Ciudad de México, las celebraciones por la Semana Santa tuvieron como centro una misa en la basílica de Guadalupe, la cual lucía prácticamente vacía, y la mayoría de las iglesias están cerradas por la pandemia del coronavirus.
Fuente de la noticia (Telam)