El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció una rebaja de sueldos y la eliminación de aguinaldos para él y los altos funcionarios del Gobierno, devolverá el IVA a los contribuyentes y no generará más deuda pública, entre otras medidas, para intentar paliar los estragos económicos derivados de la crisis sanitaria del coronavirus.
"En esta crisis (..) a cada quien le toca hacer su parte", dijo el mandatario durante su informe trimestral de las actividades de gobierno, antes de anunciar la medida e intentado mostrar su confianza en que, "muy pronto" el país derrotará al coronavirus y reactivará la economía, aunque anticipó que "la parte difícil de la pandemia está por llegar".
Asimismo, insistió en que no habrá despidos en la administración pública, pero pidió a los funcionarios "más entrega, eficiencia y honestidad total" para poder seguir "con la transformación de México", informó el periódico mexicano Excelsior en su edición digital.
También aseguró que el combate contra la nueva enfermedad, "va bien", porque después de la India, México tiene el número menor de infectados y es el tercer país con menos defunciones.
El mandatario mexicano reconoció la labor tanto de empresarios como de la banca privada en estos momentos de crisis sanitaria que vive México, donde el Covid-19 dejó ya 94 muertes y 2.143 contagios, según informó la agencia de noticias DPA.
El presidente también adelantó que la semana próxima su Gobierno tiene la intención de anunciar nuevas políticas de inversión para el sector energético valoradas en 339 millones de pesos (unos 13 millones de dólares) y otra de 65.000 millones (unos 2.600 millones de dólares) para la empresa estatal Petróleos Mexicanos.
López Obrador también reconoció el "sacrificio" realizado por la sociedad mexicana durante estas semanas, por lo que anunció que su Gobierno sigue trabajando para los sectores más vulnerables del país.
Así pues, adelantó que el Gobierno abonará cuatro meses de pensión a ocho millones de adultos mayores, lo que supone una partida de 42 millones de pesos (algo más de millón y medio de dólares).
El jefe del Estado mexicano contó que además se llevará a cabo una inversión de 25.000 millones de pesos (900 millones de euros) en materia de vivienda social y acceso al agua potable y anunció ayudas para el sector de la agricultura y la pesca, así como de la educación.
Por último, animó a los mexicanos a seguir tomando precauciones y cuidando de los más mayores y enfermos, pues tal y como ha anunciado, "la parte más difícil está por llegar".
El Consejo General de Salubridad, la máxima autoridad sanitaria de México, decidió extender el lunes pasado hasta el 30 de abril la suspensión de las actividades públicas, privadas y sociales para mitigar la expansión del brote.
Se mantienen como esenciales las actividades del sistema de salud, la seguridad pública y de protección ciudadana, las necesarias para mantener la infraestructura crítica del país, los programas sociales del gobierno y actividades comerciales de la industria.Fuente de la noticia (Telam)