Se hundieron 6,4% el consumo y 15,9% la inversión; para este año, las perspectiva de caída antes del coravirus eran de entre -1,1% y -1,5%; ahora algunos economistas proyectan una contracción mayor de 3% del PBI

El producto bruto interno (PBI) fue de $21,65 billones en 2019, el equivalente a US$361.496 millones al 31 de diciembre pasado, con lo cual cayó 2,2% de forma interanual en términos reales. Esto equivale al segundo año consecutivo de contracción, luego de la caída de 2,5% del PBI de 2018.

Para que la actividad económica crezca es necesario que se expandan tres variables: consumo, inversión y exportaciones. Por la incertidumbre política de las elecciones, el aumento del tipo de cambio, la aceleración de la inflación y la suba de tasas de interés, ninguno de los tres factores se destacó en 2019.

Según el Indec, el año pasado, el consumo privado se contrajo 6,4%, mientras que el público cayó 1,5%. Las inversiones, por su parte, se derrumbaron 15,9%. Si bien las exportaciones crecieron 9,4%, las importaciones cayeron 18,7%.

Para este año, las perspectiva de caída previo al impacto del coronavirus eran de entre -1,1% y -1,5%, según datos del Ministerio de Economía. Si bien todavía no se sabe el alcance que tendrá la parálisis de la actividad en la economía por la pandemia, los analistas señalan que el PBI podría caer hasta 3%, y descuentan que habrá tres años consecutivos de contracción.

"Dividiendo el producto total por la cantidad de argentinos, se observa que el PBI per cápita cayó por debajo del nivel de 2010; es decir, luego de 10 años, a cada uno de los argentinos le corresponde una menor cantidad de producto. Mientras los demás países crecen de forma sostenida, la Argentina es cada vez más pobre en términos relativos y representa un porcentaje menor del producto mundial", dijeron Nadin Argañaraz, Bruno Panighel y Julián Illa, economistas del Iaraf, que señalaron que el arrastre estadístico para este año es de -0,7%.

En el desagregado, los sectores que crecieron en 2019 fueron: agricultura, ganadería, caza y silvicultura (21,5%); hogares privados con servicio doméstico (4,4%); explotación de minas y canteras (1,2%); enseñanza (0,9%); administración pública, defensa y planes de seguridad social de afiliación obligatoria (0,3%), y servicios sociales y de salud (0,3%). Mientras que hoteles y restaurantes no tuvo variación.

En tanto, los sectores que se contrajeron fueron: intermediación financiera (-11,5%); pesca (-10,3%); comercio mayorista, minorista, y reparaciones (-7,8%); construcción (-5,5%); industria manufacturera (-6,3%); impuestos netos de subsidios (-4,2%); electricidad, gas y agua (-2,8%); otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (-1,7%); transporte y comunicaciones (-0,7%), y actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (-0,6%).

"Incidieron negativamente en el PBI la industria manufacturera (-1%), comercio (-1%) e intermediación financiera (-0,5%), y positivamente agricultura, ganadería, caza y silvicultura (+1,3%). Las caídas observadas en la formación bruta de capital fijo (-15,9%) y el consumo privado (-6,4%) fueron parcialmente compensadas por la suba en las exportaciones (+9,4%). En 2019, el consumo privado representó 64,4% del PIB medido a precios corrientes", señaló el informe del Indec.

En relación a la inversión, según estimaciones preliminares, la caída se debió al decrecimiento de 7,1% de la inversión en construcciones, el descenso de 11% de otras construcciones, a la disminución de 10% en maquinaria y equipo y al decrecimiento de 12,7% en equipo de transporte. Dentro de maquinaria y equipo, el componente nacional creció un 0,2% y el componente importado se contrajo un 16,2%. En equipo de transporte el componente nacional se retrotrajo 14,7% y el importado decreció 8,7%.

"A lo largo de la gestión Cambiemos (2015-2019), el PBI cayó 3,1% (-7,3% per cápita) y la inflación acumuló casi 300% (poco más de 40% anualizado). Como si fuera poco, la deuda se disparó y el financiamiento se cerró, tornando cualquier recuperación mucho más difícil", dijo el economista Matías Rajnerman, de Ecolatina.

ADEMÁS

Despegar, la más castigada en otro día adverso en los mercados

Contra el coronavirus, emitir moneda, pero no “a lo loco”

Ciclos económicos: qué son y cómo las políticas pueden aliviar la volatilidad

Se mantuvo la fiebre en las góndolas, pero con pocos faltantes

IndecFuente de la noticia (La Nacion)