Un tuit sobre buenas prácticas en el grupo de padres de la escuela abrió el debate, ¿qué hábitos conviene adoptar para una buena convivencia en el chat?

El chat que comparten los padres de los estudiantes en WhatsApp ya es prácticamente un canal oficial entre las familias que forman parte de la misma comunidad educativa. Comprar regalos de forma colectiva, recuperar una mochila olvidada e incluso conflictos entre niños que ameritan la intervención de adultos son algunos de los tópicos más frecuentes de ese espacio. Si bien la herramienta resulta un canal de información muy útil para los mamás o papás, también es foco de prácticas que pueden resultar molestas para los integrantes del grupo, e incluso marco de algunas disputas.

En las últimas horas, un tuit viral puso de manifiesto la necesidad de establecer pautas de comunicación claras en el " chat de mamis y papis ". El guionista Patricio Vega , cuyo hijo acaba de ingresar a un nuevo colegio, se animó a proponer una regla muy concreta: cada vez que un padre tiene un gesto, bastará con el primer "gracias" para que se entienda que todos los integrantes del grupo están agradecidos.

Soy nuevo en el chat de mamis y mandé esto.No pueden acusarme de que no asumo riesgos. pic.twitter.com/wwWnLyK6F9 &- Patricio Vega (@patriciojvega) March 5, 2020

"Estoy en pocos grupos de WhatsApp, pero el de los padres siempre es útil para saber un poco qué pasa y empezar a hacer las relaciones pertinentes con los padres", le explicó el fundador de El Laboratorio de Guión a LA NACIÓN . El lado B de esta herramienta, sin embargo, no es tan satisfactoria: "A veces alguien hace un anuncio y debajo llegan 35 OKs. O alguien cuenta que su hijo perdió la cartuchera y todos comentan algo al respecto, en vez de intervenir solo el que puede dar un dato de la cartuchera" , relata Vega. "Por eso propuse esta regla, que todavía no pegó mucho pero voy a insistir porque creo que es algo que nos molesta a todos los que estamos en el grupo y que puede funcionar".

"Los grupos de WhatsApp de padres nacieron con el noble objetivo de ser un canal de comunicación rápido, efectivo y masivo" , define Victoria Amerio , directora pedagógica de la plataforma virtual educativa Kimple. Para la psicóloga, es importante subrayar el propósito con el que nace el canal, para no perder de vista la agilidad y asertividad de los mensajes.

"Si bien sabemos que son herramientas relativamente novedosas en las instituciones escolares y que ocasionalmente generan conflictos, no sería correcto decir que son las responsables de los malentendidos que allí se producen", asegura la especialista. "Lo determinante será las habilidades socio-emocionales para expresarse que pongan en juego los integrantes del grupo".

Qué conviene hacer y qué conviene evitar en el chat de padres

  • La relevancia del mensaje como condición. Para la referente de Kimple, es fundamental tener presente la importancia de un mensaje que se está por enviar al grupo y hacer el ejercicio de preguntarse si es necesario, útil o relevante escribirlo en el chat". "Necesitamos controlar y regular nuestras emociones, ser menos impulsivos, centrarnos en las soluciones y no en la queja que suma malestar y no conduce a nada", propone Amerio. "Mencionamos que el objetivo original del grupo es compartir información y sumamos: que concierna a todos". En ese punto, la profesional recuerda las tres preguntas que Sócrates recomendó hacerse antes de compartir información: "¿Es verdad, me consta? ¿Es bueno, beneficioso? ¿Es útil?". Con ese tamiz, asegura, "instalamos un tiempo de análisis y reflexión personal antes de caer en la trampa de responder de manera intempestiva ante la sensación de 'urgencia' que producen los sistemas de mensajería instantánea".
  • Empatía. "La diversidad de participantes del grupo obliga a todos los que quieran generar conversación a pensar en las posibles reacciones", asegura la psicóloga. En ese sentido, la empatía en el chat grupal de padres debe volverse una suerte de "filtro" por el que pasar todos los mensajes que desean enviarse, y una dimensión más para evaluar cómo se dice lo que dice sin herir susceptibilidades.
  • Las particularidades del mensaje escrito. "La palabra escrita aumenta el riesgo de malas interpretaciones, ya que deja por fuera toda la información no verbal, como gestos, expresión corporal y tonos de voz", advierte Amerio. La ironía, el sarcasmo y, muchas veces, el humor, deben ser administrados con cuidado si se busca esquivar conflictos.
  • Evitar los audios. Siempre que se pueda, conviene dejar los temas por escrito. De esta forma, los padres con menos disponibilidad de tiempo podrán ver con más agilidad los temas importantes, y cada vez que necesiten volver a aquel mensaje podrán encontrarlo en el buscador con mucha más facilidad. Para la referente de Kimple, de esta forma logra evitarse que el chat se convierta "en una multiplicidad de monólogos que avanzan en paralelo".
  • Evaluar si el grupo es la mejor forma de comunicación. Muchas veces, por ansiedad, falta de tiempo o una combinación de ambos, los padres recurren al chat por temas muy delicados, como peleas entre los estudiantes o incluso casos de bullying . "Si resulta imprescindible que los padres intervengan en una situación que se produjo entre los niños, el intercambio presencial es siempre la mejor opción", sostiene Amerio.
  • Preservar la privacidad de los niños. Si bien el encuentro cara a cara puede resolver muchas de las dificultades que surgen en estos chats grupales, muchas veces resulta difícil en la agenda del mundo adulto hacerse el tiempo para un encuentro presencial, o el tema no reviste de gravedad suficiente para hacerlo. Sin embargo, exponer la intimidad de los niños frente a los padres de toda la clase puede resultar contraproducente. En esos casos, la psicóloga recomienda recurrir al chat de uno a uno o a una llamada telefónica. "Es indispensable que preservemos la privacidad de los niños, entendamos que el aula es su espacio y es aceptable que no nos cuenten todo lo que sucede en ella, puede y es esperable que así sea que en la escuela y en el vínculo con otros se den situaciones que formen parte del 'mundo privado' de los niños. No pretendamos transformar el grupo de WhatsApp en un panóptico que nos permita estar onmipresentes en la vida de nuestros hijos, con eso coartamos el desarrollo de su autonomía".
  • Ejercitar la tolerancia. En todos los casos, para la profesional, resulta imprescindible no perder de vista que cada integrante tiene sentidos del humor, criterios y habilidades socio-emocionales muy distintas, por lo que conviene siempre ejercitar la tolerancia. "Antes de responder desde el enojo, conviene tomarse unos minutos y evitar la impulsividad, para buscar generar una conversación más calma, preferentemente de forma presencial", apunta Amerio.

Un cuaderno de comunicaciones virtual con código propio

Si bien WhatsApp es una tecnología que ya tiene más de una década, es posible que muchos padres aún desconozcan los detalles de la herramienta. "Hay una parte de los conflictos que surge de no saber usar la plataforma" , asegura Mara Schmitman , licenciada en Psicología. "Si todos en el grupo supieran que al ver la información del mensaje pueden enterarse quiénes lo leyeron y quiénes no, situaciones como las del tuit que se viralizó podrían evitarse" , asegura.

De todos modos, para Schmitman hay una segunda razón por la que la catarata de mensajes idénticos se da y tiene que ver con una "presión" de los padres por mostrarse presentes . "Vivimos en un mundo en el que muchos padres sienten un gran peso por no cometer errores ni estar ausentes, y esto genera una necesidad de, además de leer el mensaje, manifestarlo por escrito", subraya.

En ese sentido, Schmitman recomienda ejercitar prácticas como la de Vega y proponer lógicas internas del grupo que se consensúen entre todos para evitar aquello que molesta y alentar a comunicar lo que resulta de interés para todos.

"A diferencia de otras plataformas que están más regladas, WhatsApp tiene pocas herramientas para organizar la información y la posibilidad de enviar contenido de distinto tipo: fotos, videos, audios", explica. Por esa razón, para Schmitman no está de más establecer cuáles serán las formas de comunicación preferidas por el grupo . "El chat grupal es una gran herramienta para cualquier grupo humano", sostiene, "pero como en la comunicación presencial y tratándose de una conversación de más de dos, necesita establecer un código para poder aprovecharla al máximo".

ADEMÁS

Con fondos de colores, WhatsApp ahora ofrece más opciones para personalizar el modo oscuro

Ahora es oficial: WhatsApp anunció el modo oscuro para los teléfonos iPhone y Android

WhatsApp permitirá proteger las copias de seguridad en Google Drive con contraseña

Cuál es la app china que superó a WhatsApp en el ranking global de descargas

Fuente de la noticia (La Nacion)