Por ahora se mantiene la calma a bordo del MSC Meraviglia

00:28 <![CDATA[ .cls-1 { fill: #1ca3ff; } .cls-2 { fill: none; stroke: #fff; stroke-width: 1.2px; opacity: 0.96; } ]]> Video Juan Pablo Ouviña Lanz SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 26 de febrero de 2020 • 19:11

Herman Maseberg y su esposa no imaginaron que el viaje familiar para celebrar el cumpleaños 15 de sus dos dos hijas gemelas tendría un final desafortunado. Luego de pasar unos días en Miami y otras localidades del estado de Florida, el domingo pasado embarcaron en el crucero MSC Meraviglia, que se encuentra varado en el Caribe, tras haber sido rechazado en los puertos de Ocho Ríos, en Jamaica, y en Islas Caimán, los primeros dos destinos del circuito contratado, por los temores de que un tripulante esté infectado con el nuevo coronavirus .

"Lamentablemente no está saliendo como esperábamos, pero somos optimistas", expresó Maseberg en diálogo con LA NACION. Al confirmar la negativa de esos dos puertos, las autoridades de la nave le reembolsaron a los pasajeros las actividades que habían contratado allí y les dieron 100 dólares de crédito para consumos a bordo por camarote.

El Meraviglia tiene previsto arribar al siguiente destino, la isla de Cozumel, en México, a las 22.30 (hora local), pero las autoridades portuarias mexicanas le negaron el desembarco, según informó la agencia Reuters. Fuentes de MSC confirmaron a LA NACION que el crucero podrá hacer escala en Cozumel, pero hasta el momento no indicaron que los pasajeros puedan abandonar el barco.

Maseberg contó que, mientras que los turistas norteamericanos están despreocupados por la situación, pasajeros de otras nacionalidades, incluido un grupo de argentinos, reclaman a la tripulación por respuestas sobre el viaje del crucero. "No hay psicosis en el barco, solo enojo por los destinos y excursiones no realizados, aunque fueron reembolsados", señaló.

Algunos de los pasajeros hacen ejercicio en la cubierta, a la espera del desembarco Crédito: Herman Maseberg

Las próxima parada programada es Ocean Cay, una isla privada de MSC en Bahamas, antes de retornar a Miami. Lo que más le preocupa a Maseberg es no poder desembarcar en esa ciudad de Florida, de donde saldrá su vuelo de regreso a Buenos Aires el próximo martes. Pero, por otro lado, encuentra consuelo en el hecho de que la salud de su familia no esté en riesgo. "Lo importante es que no hay nadie enfermo a bordo y las medidas de higiene son extremas desde que embarcamos", relató.

Para poder embarcar en Miami, MSC sometió a cada uno de los pasajeros y tripulantes a pararse frente a un termógrafo que revelaba la temperatura corporal, para detectar síntomas de coronavirus, dijo el argentino.

Maseberg agregó que, según le informó un representante de la empresa a bordo, el Meraviglia arribará en horario a Cozumel, donde el personal médico de la autoridad portuaria abordará la nave para constatar el estado de salud del tripulante filipino con síntomas de gripe.

Por: Juan Pablo Ouviña Lanz ADEMÁS

El avance del virus impactó en la Bolsa de Buenos Aires

Cuatro personas están en aislamiento preventivo en distintos centros del país

La economía de Italia empezó a sufrir la expansión del coronavirus

Fuente de la noticia (La Nacion)