La agencia de la ONU considera muy preocupante el aumento abrupto de casos en Italia, Corea del Sur e Irán; las principales bolsas del mundo volvieron a retroceder; Trump quiere más fondos Crédito: DPA

Luisa Corradini SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 25 de febrero de 2020

PARÍS.- Las plazas financieras internacionales se derrumbaron ayer arrastradas por la aceleración de la propagación del coronavirus (Covid-19) fuera de China, en medio de las declaraciones del director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que advirtió que el mundo debería prepararse para una "eventual pandemia".

Durante una intervención en Ginebra, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus trató, sin embargo, de calmar la psicosis. "Utilizar la palabra pandemia en este preciso momento no responde a la realidad. Estamos ante epidemias localizadas en distintos países", explicó, juzgando en todo caso " muy preocupante el aumento abrupto" de casos en Italia, Corea del Sur e Irán.

En línea con Ghebreyesus, el secretario general de la ONU, António Guterres, que participó de un encuentro de la OMS en Ginebra, dijo que era posible contener la enfermedad, pero advirtió: "Si algunos no hacen todo lo que se necesita, esto podría quedar fuera de control y derivar en consecuencias dramáticas para la salud y la economía globales".

La señal de alarma lanzada por la OMS acentuó el derrumbe de las bolsas, conscientes del impacto económico que ya provocó la epidemia a nivel mundial.

El índice Dow Jones cayó más de 1000 puntos (3,5%) después de que Wall Street interpretó los nuevos casos en Corea del Sur, Italia e Irán como una señal de que los esfuerzos realizados por las autoridades chinas para contener el virus no han servido para nada. El índice tecnológico Nasdaq, por su parte, cedió más de 3,7%.

También en Europa las bolsas vivieron una jornada negra, con todos los índices en repliegue: París perdió 3,94%, Fráncfort cayó 3,6% y Londres cerró a -3%, su nivel más bajo desde el 10 de diciembre.

El sacudón generado por el impacto económico sumó presión al ya de por si golpeado riesgo argentino. La ola de ventas para escapar de los activos de riesgo dejó un tendal de rojos en las acciones argentinas que operan en Nueva York, lo que (de no haber una recuperación hoy) augura una reapertura doméstica compleja de mercados para mañana, tras los feriados por el Carnaval. Los papeles cayeron del 2% al 8,5%, como fue en el caso de Mercado Libre. Menos conectados, ya que están vinculados con los vaivenes de próxima reestructuración, los bonos argentinos más negociados en el exterior cerraron con bajas bastante más moderadas.

Desde hace semanas, las empresas del planeta se ven afectadas por la parálisis de la industria china, incapaz de producir insumos. A medida que el sistema productivo mundial se detiene, tanto la Reserva Federal como los demás bancos centrales enfrentan desesperados llamados de ayuda.

"Pero no es seguro que los bancos centrales estén preparados para hacer frente a este tipo de emergencia", analiza el economista francés Philippe Dessertine. "En todo caso, la angustia es cada vez más evidente entre los inversores, que temen que esta crisis sea mucho más seria de lo que pensaron", agrega.

El virus, que ya mató a 2442 personas y contaminó a unas 77.000 en China, pareció estabilizarse en las últimas 24 horas en ese país, según el último balance de las autoridades. Se trata -sin embargo- de la urgencia sanitaria "más grave desde la fundación del régimen comunista", afirmó anteayer el presidente Xi Jinping, que reconoció "lagunas" en la respuesta a la epidemia.

Decisión inédita en tres décadas, el régimen anunció la postergación de la sesión plenaria de la Asamblea Nacional Popular, cita sagrada del comunismo chino, que debía abrirse -como cada año- el 5 de marzo. China decidió asimismo prohibir "completamente" el comercio y el consumo de animales salvajes, una práctica considerada una de las causas de la epidemia.

Dando muestras de una portentosa capacidad de propagación, el virus irrumpió en Corea del Sur, donde registraron 70 nuevos casos ayer por la tarde, elevando a 833 el número de personas contaminadas, cifra que convierte a ese país en el segundo centro de infección después de China. Frente al ritmo del contagio, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, proclamó el estado de alerta máxima. En las últimas horas también se registraron casos en Israel, Irán (ver aparte), Kuwait, Bahrein, Afganistán, el sultanato de Omán y Paquistán.

En Europa, la preocupación mayor reside en la propagación vertiginosa del virus en el norte de Italia, que, en menos de 48 horas, se convirtió en el país más afectado del continente. Por su parte, la Unión Europea (UE) decidió hacer oídos sordos a las numerosas voces que en las últimas horas solicitaron un restablecimiento de controles fronterizos en el espacio Schengen, que establece la libre circulación de las personas dentro de su perímetro.

En tanto, el gobierno de Estados Unidos consideraba ayer pedir al Congreso fondos de emergencia para mejorar su respuesta al virus, dijeron ayer un vocero de la Casa Blanca y una fuente de la administración. Politico y The Washington Post informaron que el gobierno de Donald Trump podría solicitar 1000 millones de dólares.

"El coronavirus está muy controlado en Estados Unidos. Estamos en contacto con todos los países relevantes. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos y la OMS han estado trabajando duro y de manera muy inteligente. ¡Empiezo a ver el Mercado de Valores muy bien!", tuiteó el líder norteamericano.

Por: Luisa Corradini ADEMÁS

Coronavirus: cómo es el nuevo protocolo que aplican en el aeropuerto de Ezeiza a los pasajeros

España: cientos de turistas, encerrados en un hotel de Canarias ante un posible caso de coronavirus

Cuál es la diferencia entre endemia, epidemia y pandemia

A esta altura, queda claro que la epidemia nunca iba a ser contenida

FranciaFuente de la noticia (La Nacion)