Bloomberg, anteanoche, en un acto de campaña en Houston, Texas Fuente: Reuters – Crédito: Go Namakura

El temor que genera el senador socialista en el establishment y la fragmentación partidaria hacen crecer al magnate en las encuestas como opción contra Trump Rafael Mathus Ruiz SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 15 de febrero de 2020

WASHINGTON.- La debacle de Joe Biden en la interna demócrata y el avance del senador socialista Bernie Sanders -que logró la mayor cantidad de votos en el inicio de las primarias en Iowa y New Hampshire- sembraron preocupación en el establishment por el futuro del partido y la pelea por la Casa Blanca, y llevaron las miradas hacia un candidato tardío: Michael Bloomberg.

Ante la fragmentación partidaria, los temores que despierta Sanders -a quien muchos consideran inelegible- y a fuerza de invertir millones de dólares de su fortuna en publicidad, Bloomberg escaló en las encuestas, y llamó la atención de la prensa y de Donald Trump, que ya lo atacó inspirado en su estatura: "Mini-Mike". Continúa en la página 6

Durante meses, la interna demócrata se movió con la premisa de que Joe Biden, antiguo vicepresidente de Barack Obama y uno de los políticos con mejor imagen de Estados Unidos, uniría al partido contra Trump. Pero el flojo desempeño de Biden en las dos primeras elecciones y la falta de energía que muestra su campaña, que contrastan con los triunfos y el entusiasmo que han acompañado a Sanders, le dieron un baño de realismo a la contienda.

Sanders logró despegarse en el promedio de encuestas general del sitio RealClearPolitics, donde ahora lidera con un respaldo del 23,6%, seguido por Biden, cuyo apoyo se desplomó debajo del 20%. La otra gran novedad de los últimos días fue el avance de Bloomberg, que aparece tercero, con 14,2%, dos puntos arriba de la senadora Elizabeth Warren.

Peor aún para Biden, otro sondeo, de Morning Consult, reveló que los demócratas ahora creen que Sanders y Bloomberg tienen mejores posibilidades de derrotar a Trump.

"Cuando Biden abandone la carrera, ¿a dónde irán sus seguidores, muchos de los cuales se sienten cada vez más fuera del partido en el que crecieron? Muy posiblemente Bloomberg", escribió la veterana columnista del The Wall Street Journal, Peggy Noonan. Bloomberg, sugirió, podría llenar el vacío que deja Biden en el centro del partido.

Ante el avance de Bloomberg, los otros candidatos abrieron fuego.

Sanders lo acusó de querer "comprar la elección" con su fortuna. "No compitió en Iowa, donde lo hicieron todos los candidatos demócratas, ni en New Hampshire, ni lo hará en Nevada, ni en Carolina del Sur. No se juntó con votantes. No habló con la gente, no contestó preguntas. Todo lo que hizo fue tomar una pequeña parte de sus 60.000 millones de dólares, ponerlo en propagandas de televisión, y supongo que eso puede darte votos", lamentó.

Anteayer, en su primera aparición luego de la primaria de New Hampshire, donde logró un frustrante cuarto puesto, Warren llenó un gimnasio con unas 1000 personas en una escuela de Arlington, en Virginia. Cientos de personas quedaron afuera. Apenas pisó el escenario y arrancó su discurso, Warren, quien no suele atacar a sus rivales, cargó contra Bloomberg, con nombre y apellido.

"Hemos estado haciendo esto durante aproximadamente un año. Algunas personas llegaron un poco más tarde que otras. Michael Bloomberg entró con el plan del multimillonario: solo comprate la nominación", lanzó. Apenas nombró a Bloomberg sus seguidores abuchearon.

El aguijón de Warren llegó luego: "Ayer [por anteayer] apareció un video en el que Michael Bloomberg dice, en efecto, que el colapso financiero de 2008 fue causado porque a los bancos no se les permitía discriminar contra las personas negras y morenas. Quiero dejar esto claro. Esa crisis no se habría evitado si los bancos hubieran podido ser más racistas. Y cualquiera que piense que no debería ser el líder de nuestro partido", azotó.

Enfrentamiento

Las reacciones por el avance de Bloomberg llegaron incluso hasta el Salón Oval de la Casa Blanca, donde Trump, quien se cruzó con el exalcalde de Nueva York en la red social Twitter en la semana, lo ninguneó al tildarlo de "peso ligero", y afirmar que preferiría competir contra él antes de Sanders porque el senador socialista "tiene seguidores reales".

"Miren, es un peso ligero. Es un peso ligero", fustigó Trump, sentado detrás del escritorio presidencial, al responder preguntas de la prensa. "Ya lo van a descubrir. También es uno de los peores debatiendo que he visto. Y su presencia es cero. Así que gastará sus tres, cuatro, cinco millones de dólares. Quizás lo lleven hasta ahí. Francamente, prefiero enfrentarme a Bloomberg que a Bernie Sanders, porque Sanders tiene seguidores reales, te guste o no, estés de acuerdo con él o no", afirmó. "Creo que es terrible lo que dice. Pero él tiene seguidores. Bloomberg solo está comprando su camino", cerró el presidente.

Por: Rafael Mathus Ruiz ADEMÁS

Elecciones en Estados Unidos: Bernie Sanders logra un ajustado primer triunfo en New Hampshire

Buttigieg y Sanders miden fuerzas en New Hampshire

Impulso: la solidez económica, la mejor aliada de Donald Trump para su sueño de reelección

Fuente de la noticia (La Nacion)