Fuente: LA NACION – Crédito: Soledad Aznarez

Así, el mercado se amolda a la idea de una negociación extensa y difícil

La voz oficial del FMI repitiendo conceptualmente el mensaje que había dado el ministro Martín Guzmán en el Congreso pareció convencer al mercado de que la Argentina presentará a los bonistas una oferta de renegociación de su deuda más agresiva que aquella con la que se habían ilusionado hasta hace algunas semanas.

Esa sensación resultó fortalecida por el comunicado de ese organismo, que no solo declaró oficialmente la deuda " insostenible" para el país, sino que pidió "contribuciones apreciables" a los bonistas para que la reestructuración sea viable.

La respuesta del mercado fue una caída generalizada de los títulos que superó el 2% y un avance similar de la tasa de riesgo país, que llegó a superar los 2100 puntos básicos en lo peor del día, aunque terminó en 2092 puntos.

En paralelo, el costo de los seguros contra un posible nuevo default argentino a cinco años llegó a trepar más del 6 por ciento.

Con todo, la caída terminó resultando inferior a la esperada por los operadores y analistas tras un desplome que había llegado a duplicar ese nivel de pérdidas en las primeras horas de operaciones.

"Es una reacción lógica. Para el mercado, el apoyo del FMI aleja la posibilidad de una oferta amigable y, por consiguiente, también la de un rápido acuerdo", explicó el analista financiero Christian Buteler.

"Lo que vimos fue una previsible debilidad de los bonos tras la dura declaración del FMI, que anticiparía mayores quitas para los bonistas. Si bien era esperable una reacción negativa, es cierto que podría haber sido peor", coincidió el economista y consultor Gustavo Ber.

"Los bonos en dólares arrancaron el día muy ofrecidos, golpeados por el comunicado del FMI. Luego fueron recortando parcialmente las pérdidas y cerraron finalmente con caídas de entre 40 y 50 centavos de dólar en promedio para toda la curva", describió en su informe diario de mercado el Grupo SBS.

"Se sabía que el FMI iba a pedir quita. Lo que sorprendió fue que no pidiera esfuerzo fiscal junto con la quita", explicó por su parte el analista Juan Manuel Pazos, de TPCG, al analizar la reacción del mercado.

Para los inversores, el respaldo del Fondo a la postura explicitada por Guzmán confirma que el país irá con una oferta inicial más agresiva. Y se descuenta seguidamente que eso hace más probable que el proceso de reestructuración, que se preveía corto, se extienda incluso más allá del plazo inicial del 31 de marzo que había planteado el Gobierno. "Y tiempo es dinero", acotó un operador.

"El aval del FMI hace prever que la negociación será más dura y más extensa. A ese escenario se acomoda el mercado, pero cuidado, porque los bonistas van a dar pelea porque la Argentina no es tan importante en el mercado global (es solo un mercado emergente más), con lo que se verán crecientemente tentados a dejar caer [en default] para litigar", advirtió por su parte el analista Alberto Bernal, de XP Investments.

A contramano del mercado de renta fija, el de renta variable (acciones argentinas) cerró en alza tanto aquí como en el exterior. Subió por caso 1,5% el S&P Merval, índice de precios referencial de la Bolsa porteña, y avanzaron entre 1 y 4% los ADR locales en la Bolsa de Nueva York.

Por: Javier Blanco ADEMÁS

Tras la exposición de Martín Guzmán, el riesgo país superó los 2000 puntos y las acciones cayeron hasta un 8%

Bajó el riesgo país y repuntaron los bonos

Mercados en rojo. Sube el riesgo país por la incertidumbre global

Actividad económica Política económicaFuente de la noticia (La Nacion)