Maritchu Seitún SEGUIR

¿Qué importancia tienen la naturaleza, la herencia y la crianza en el orden del nacimiento?Dejo la herencia y la genética para los biólogos y los investigadores y hablo de lo que veo una y otra vez en la clínica desde hace muchos años.Los hijos mayores suelen ser sobreadaptados, responsables, buenos alumnos y atentos a lo que se espera de ellos. A menudo les cuesta compartir y son muy exigentes consigo mismos y con sus hermanos menores. En cambio, el segundo y los siguientes despliegan con mayor libertad su estilo personal. Incluso, a veces, en una familia podemos encontrar dos hijos mayores: el primer varón y la primera mujer.

De todos modos, la naturaleza hace lo suyo: no todos los hijos mayores acatan las pautas que imponen sus padres, ya sea porque son más seguros de sí mismos, no están tan atentos a la mirada de sus padres o no pueden hacerlo. Lo notable es que cuando en la familia el mayor se rebela al mandato -inconsciente- de hijo bueno, obediente y responsable, ¡el segundo toma ese lugar!

Los padres nos estrenamos como tales con el primer hijo. No sabemos lo que podemos esperar y el miedo de que nuestro hijo no alcance lo que deseamos para él nos lleva a sobreexigirlo. Al mayor le damos y le pedimos mucho. A los siguientes les damos menos, pero somos más realistas en lo que esperamos de ellos y tenemos menos tiempo para controlar cada paso que dan. La experiencia nos permite ofrecerles a los siguientes mejor calidad de paternidad, expectativas más razonables y mayor confianza.

El hijo menor tiene un lugar muy especial: suele ser la "mascota" de la familia, se sabe muy querido y a la vez le cuesta sentirse valioso porque no logra alcanzar a sus hermanos. No tiene forma de entender, mientras es chiquito, que nació años más tarde y le falta práctica y que no es una cuestión de capacidad.

Suponemos que somos los mismos padres con nuestros distintos hijos, pero cambian mucho las circunstancias de uno a otro. El momento de la pareja y el laboral, el sexo de ese hijo, nuestro lugar en la familia de origen y otras cuestiones pueden afectar -y mucho- la forma en la que criamos a cada uno, y, por lo tanto, habilitar, inhibir o bloquear ciertos rasgos o capacidades en alguno de ellos.

Está en nosotros invitarlos a desplegarse, encantarnos con lo que cada uno de ellos trae y aprender lo que vienen a enseñarnos, sin descuidar las múltiples cuestiones que podrían llevarlos a adaptarse a los deseos de los adultos en lugar de desarrollar su identidad en libertad.

La autora es psicóloga y coautorade Apego y crianza (Grijalbo)

Por: Maritchu Seitún ADEMÁS

La doma de Jesús María cerró su edición con dos jinetes graves

"Prefiero Bagdad en conflicto que muchas cosas que enfrento siendo madre"

Proteger la rana marsupial de Calilegua, el desafío de investigadores argentinos

Fuente de la noticia (La Nacion)