El fuego había empezado el domingo y ayer se reavivó por las condiciones climáticas Fuente: LA NACION – Crédito: Rodrigo Néspolo

Belén Negrello SEGUIR

El incendio de pastizales que había logrado apagarse el domingo a la medianoche en la Reserva Ecológica Costanera Sur (RECS) se reavivó ayer por la tarde. Según indicaron desde el Ministerio de Ambiente de la Ciudad, el nuevo foco desatado en la misma zona se produjo por el calor, el viento y el estado del terreno, como consecuencia del primer episodio.

Al cierre de esta edición, Fabián Vorraber, comandante director de Bomberos de la Ciudad y jefe del operativo, informó a LA NACION: "Logramos superar la etapa de la contención, que es la primera etapa en el apagado, y ahora estamos en la etapa del control, lo que quiere decir que no hay llamas. Tenemos solamente algunos restos combustos a nivel de suelo y a nivel de mata en altura que se está trabajando en forma intermitente, se va caminando despacito y se remueve con material de mano cada uno de los elementos y se los enfría".

Ayer por la madrugada se había realizado una guardia de cenizas, que consiste en enfriar la zona y apagar aquellas brasas que hayan quedado encendidas; no obstante, ese procedimiento no fue suficiente para evitar que volviera a incendiarse la misma zona.

Consultado al respecto, Vorraber explicó: "Las fuertes temperaturas, el piso caliente y el viento que nuevamente sopló con intensidad nos pudieron haber jugado una mala pasada o puede haber quedado una brasa que no advertimos. Sobre eso están haciendo el trabajo los peritos, para corroborar qué sucedió".

Unas 10 dotaciones de bomberos trabajaron sobre el nuevo foco en una extensión aproximada de 100 metros con mucha arboleda, según consignó la agencia de noticias Télam. En total trabajaron 40 hombres de los cuarteles de San Telmo, La Boca, la Superintendencia de la Policía Federal y de la Ciudad de Buenos Aires, así como personal de Defensa Civil.

Respecto de las causas del incendio de anteayer, Vorraber dijo que los peritos hicieron un trabajo de primera instancia por la mañana y se retiraron a las 12.30. A la tarde, se reavivó el fuego y debieron regresar para continuar con los trabajos de peritaje. No se sabrán las causas hasta que no analicen las muestras tomadas. Por otro lado, indicó que continuarán trabajando esta madrugada hasta las primeras horas de la mañana.

Ayer el predio permaneció cerrado como todos los lunes, por lo que no había visitantes. Desde el Secretaría de Ambiente porteña indicaron que hoy la RECS también permanecerá cerrada y volverá a abrir el miércoles en el horario habitual (de 8 a 19).

El foco del incendio original fue sobre el Camino de los Alisos, cerca de la costa y hacia el norte del pulmón verde. Se estima que la zona afectada por las llamas durante el domingo fue de 1100 metros cuadrados. El frente inicial tenía 15 por 80 metros. No hubo heridos ni evacuados, dado que a la hora que empezó el siniestro los visitantes ya estaban saliendo de la reserva, con la indicación de los guardias y de personal del lugar, que cierra a las 19.

Sistema de prevención

Según indicaron desde la Secretaría de Ambiente de la Ciudad, la Reserva Ecológica Costanera Sur cuenta con sistemas de alertas tempranas a través de cámaras domo óptico/térmicas. Esto quiere decir que cada dispositivo está compuesto por dos lentes: uno óptico que permite hacer zoom y un lente térmico que mide los parámetros de temperatura.

La imagen que entrega es en blanco y negro (escala de grises), siendo el color más claro el de mayor temperatura. Con esta tecnología, se pueden detectar fácilmente posibles focos de incendio y prevenir daños mayores. A las cámaras se las puede programar para que monitoreen solas o por medios manuales. Este sistema permitió anteayer llegar a la zona afectada a los pocos minutos de haber comenzado el incendio.

La reserva tiene 350 hectáreas, cuenta con 300 especies de animales y tiene aproximadamente un millón de visitantes anuales.

A lo largo de sus más de 30 años de vida, sufrió varios incendios, muchos de ellos intencionales. Entre diciembre de 2015 y febrero del año siguiente hubo una seguidilla de varios hechos que sembraron alarma.

Por: Belén Negrello ADEMÁS

Por una ciudad con más árboles

Abierto de Australia: preocupación por los efectos del smog que azota a Melbourne

El tierno video de un perro compartiendo su agua con un koala sediento en Australia

La banda de científicos que descubrió las reglas que rigen la vida en el planeta y puso de cabeza nuestra visión del mundo

Fuente de la noticia (La Nacion)