Nicole Becker y Greta Thunberg, en Madrid

Evangelina Himitian SEGUIR

Hasta el año pasado, el cambio climático para nosotros era un problema lejano, abstracto, la lucha por un oso que vivía a miles de kilómetros. Todo eso cambió. "Ahora entendemos que es algo que nos está pasando a nosotros. Y es ahora o nunca para hacer un cambio", afirma Nicole Becker, de 18 años, y una de las activistas argentinas que pertenece al movimiento que lidera Greta Thunberg. Ahora está en Madrid como representante juvenil por la Argentina para la COP25, el encuentro donde los países acordarán subir sus ambiciones ahora que todavía se puede hacer algo para frenar el cambio climático.

Hace unas horas se encontró con Greta y esta tarde tendrá una reunión con ella para ponerla al tanto de la situación latinoamericana y argentina.

Los cambios que llegaron a la vida de Nicole, después de involucrarse en la lucha de Greta le hicieron cambiar el rumbo de muchas cosas, incluso hasta cambiar de carrera. Abandonó psicología para estudiar derecho. Su padre, que es abogado penalista se entusiasmó. Pero a Nicole le interesa el derecho internacional. Quiere trabajar en organismos internacionales y desde allí luchar contra el cambio climático. Por estos días, se prepara para la llegada de Greta a la cumbre y hay expectativa para que sea la representante argentina de los adolescentes que hablen durante una conferencia con Greta.

Hace apenas un año que Nicole se involucró con esta lucha. "Cuando empecé a leer, no entendía por qué en Europa había tantos chicos marchando por una causa que en la Argentina ni se conocía. Pero cuando leí el informe del IPCC entendí que el cambio climático no tenía que ver con un oso que vive en la otra punta del planeta sino conmigo", dice.

Se enroló en Jóvenes por el Clima y participó de encuentros con funcionarios del gabinete de cambio climático y fue una de las adolescentes que persiguieron por los pasillos del Congreso a los legisladores para que votaran la declaración de Emergencia Climática, la ley de presupuestos mínimos y la reciente ley de Cambio Climático. "Es la primera vez que siento que desde nuestra juventud, y desde nuestra mirada descontaminada podemos hacer mucho. Me volví vegetariana, evito plásticos, uso servilletas de tela. Eso como punto de partida. Lo siguiente es hacer que quienes toman decisiones entiendan que ya no tienen más tiempo para seguir un camino equivocado", dice.

Nicole Becker junto a Greta y el representante chileno Joel Piña
Nicole Becker junto a Greta y el representante chileno Joel Piña

-A ocho días de irse, Mauricio Macri en su discurso anunció que "en 2040 la producción eléctrica de la Argentina será libre de emisiones". ¿Le creés?

-Creo que el mayor desafío de la Argentina es empezar a replantearse el modelo de energía fósil y empezar a pensar en otro tipo de energías. Debemos encontrar una transición justa hacia otro tipo de energías. No podemos tomar esta declaración como una política de Estado; por qué el gobierno ahora cambia y no hay decisiones que sean vinculantes para más allá de cada gobierno. Además, no es algo para lo que se haya trabajado durante este gobierno. Vaca Muerta sigue siendo el modelo de país para ambos partidos políticos.

-En su mensaje, habló de un cambio de matriz hacia energías renovables, sin mencionar Vaca Muerta. ¿Qué tan lejos estamos de subir realmente nuestra ambición en materia climática?

-Yo creo que estamos lejos, sobre todo porque como sociedad, seguimos pensando que lo que nos va a llevar al progreso es Vaca Muerta. Hasta que no cambiemos eso y empecemos a buscar realmente otras alternativas, invertir en otras alternativas, no va a ocurrir. Si queremos posicionarnos como pioneros tenemos que marchar a la vanguardia de este tipo de energías. Pero creo que estamos muy lejos todavía.

-¿Qué deberíamos hacer como país para subir realmente nuestra ambición?

-Subir la ambición realmente sería cambiar hacia otro tipo de energía alternativa no fósil, repensar el modelo de ganadería y agricultura, plantear otro tipo de modelos de consumo y de producción, además de poner un freno real a la deforestación.

-¿Qué participación van a tener los activistas más jóvenes en esta COP?

-La COP25 es muy importante porque empieza a verse incidencia juvenil. Así sucedió en la política nacional: la declaración de emergencia climática y ecológica y la semana pasada con la aprobación de la primera ley de cambio climático, llegaron gracias a nuestra lucha, a haber ido todos los días al Congreso. Creo que acá también hay que dar esa lucha, que es global, porque este problema es global y las soluciones vienen de lo global. La Argentina emite 0,7% de gases de efecto invernadero y hay otros países que emiten mucho más. Pero también es cierto que hay otros países en donde las consecuencias y los impactos de las crisis son distintos y es importante entenderlos y articular con otros jóvenes alrededor del mundo. Si bien estamos en constante comunicación, es distinto juntarnos acá en persona a pensar proyectos en conjunto, pensar conferencias de prensa para ser la voz de un montón de países, como los de la región de América Latina, que no suele tener la posibilidad de estar en la pantalla. Esta COP iba a ser en Chile y como cambió a Madrid, la representación latinoamericana es mucho menor.

-¿Cómo vivieron la aprobación de la ley de Cambio Climático?

-Fue muy emocionante porque nos demostró que realmente, como dice Greta, la militancia y el activismo funcionan. Salir a las calles, ir al Congreso todos los días, hablar en la Cámara de Diputados, hablar con absolutamente todos los y las legisladores, mandarles mails, llamarlos por teléfono. funcionó. Y así se aprobó la ley. Me parece que ese es el claro ejemplo del rol fundamental que cumplimos tanto la política argentina como la política internacional. Romper la grieta y buscar consensos en la política ambiental es urgente y es fundamental. Lo vivimos con una mezcla sensaciones: fue entre emocionante y apasionante y empoderante. Nos pusimos este objetivo, lo cumplimos y vamos por más.

Por: Evangelina Himitian ADEMÁS

Connie Isla: "Estamos en una urgencia y el veganismo es la forma más efectiva de evitar lo que se viene"

Cada vez más empresas producen su propia electricidad y venden lo que les sobra a la red

Murió el último rinoceronte de Sumatra que habitaba Malasia

Lanzan una app para reconocer especies locales y aprender sobre la naturaleza

Fuente de la noticia (La Nacion)