Lucas Martínez Quarta, candidato a ser vendido a Europa en el próximo mercado de pases Fuente: LA NACION – Crédito: Ricardo Pristupluk

Juan Patricio Balbi Vignolo SEGUIR

Desde su llegada a River desde Kimberley de Mar del Plata en 2013 para sumarse a la sexta división pasaron siete frenéticos años en los que la vida de Lucas Martínez Quarta tomó giros tan soñados como inesperados. Y, dentro de ese lapso, quizás esta es la primera vez en la que empieza a divisar un futuro lejos del club de Núñez. Tras otro año de consolidación, está siendo seguido de cerca por varios equipos del fútbol europeo y podría llegar a emigrar en el mercado de pases que se aproxima. Pero, pese a eso, el defensor de 23 años mantiene su perfil bajo para afrontar los próximos dos partidos antes de cerrar el año y avisa, con un tono que esconde melancolía: "Es difícil irte de River".

Deseos al margen, hay un punto fundamental: la economía de River está golpeada, el reciente balance dejó 860 millones de pesos de déficit y perder la final de la Copa Libertadores representó la imposibilidad de sumar 20 millones de dólares que hubiesen sido fundamentales. El panorama gris terminó de potenciar la necesidad de vender jugadores al exterior y, tras el acuerdo por Exequiel Palacios con Bayer Leverkusen de Alemania, hoy Martínez Quarta aparece como otro de los grandes apuntados.

Inter, Milan, Roma y Napoli son algunos de los clubes italianos que tienen al joven zaguero en su radar, aunque también en el pasado hubo sondeos de Celta de Vigo y Rennes de Francia. "Lucas tiene pasaporte comunitario y River necesita vender. Por eso veo posible que se vaya en enero a Europa. Puede darse", explicó su representante Gustavo Goñi hace unos días.

Martínez Quarta lucha por la pelota con Sand, en un partido de la actual Superliga
Martínez Quarta lucha por la pelota con Sand, en un partido de la actual Superliga Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

Con 92 partidos en primera, seis goles y cinco títulos, el marcador central no mira para otro lado, pero intenta ponerle paños fríos a la situación: "Trato de estar tranquilo. Cuando llegue el momento, si se da, se dará. Y si no, soy feliz acá, peleamos cosas importantes y este año no es la excepción. Es difícil irte de River, tiene que ser a un club que también pelee cosas importantes, por lo que hay que esperar la mejor opción y mientras tanto seguir esforzándome. Jugar acá es algo que yo soñé de chiquito y hoy lo estoy cumpliendo", reconoce.

Con contrato hasta junio de 2021, su cláusula de rescisión es de 22 millones de euros (sube a 25 a diez días del cierre del libro de pases) y River tiene un 85% de su pase, ya que el 15% restante le corresponde a Kimberley. "Intento estar al margen de esos temas, para eso está mi representante y en su momento quedamos en que no me iba a comentar nada hasta que termine el último partido. Sinceramente, no tengo idea de todo lo que se habla", sentencia Martínez Quarta.

Mientras busca aislarse frente a los rumores de su posible partida, el defensor todavía digiere, tal como el plantel y el cuerpo técnico, la derrota en la final de la Libertadores ante Flamengo. Y los partidos ante San Lorenzo (el próximo domingo por la Superliga) y frente a Central Córdoba (el viernes 13 por la final de la Copa Argentina) serán fundamentales para continuar con la recuperación, luego de un vital triunfo por 3-2 sobre Newell's para seguir siendo candidato a conquistar el torneo local.

Este año fue el de la consolidación definitiva de Martínez Quarta en River: ocupó el lugar que dejó Maidana
Este año fue el de la consolidación definitiva de Martínez Quarta en River: ocupó el lugar que dejó Maidana Fuente: LA NACION – Crédito: Rodrigo Nespolo

"Estamos dolidos por cómo se dio la final. Pero son heridas que con el tiempo van a cicatrizar. Volví a ver los goles, el partido no pude volver a verlo. Fueron dos errores y nada más que eso. Habíamos hecho un gran partido. Tuvimos 89 minutos en los que fuimos muy superiores con un gran esfuerzo y después se dieron tres minutos para el olvido. Pero tenemos que mirar para adelante y el sábado el equipo ya dio una muestra de carácter, reponiéndose a dos golpes de entrada. Fue un partido muy importante y el grupo ya está enfocado en lo que viene", comenta.

"Este grupo siempre se caracterizó por tratar de salir lo más rápido posible de los momentos difíciles y se acostumbró a pelear hasta las últimas instancias en cada competencia. Por eso hay que levantar la cabeza y seguir. Ahora hay que pensar en lo que viene, hay dos partidos muy importantes: uno para estar en la punta de la Superliga y una final para ganar otro título y entrar a la fase de grupos de la Copa Libertadores", destaca Martínez Quarta, un fanático millonario que también desea la continuidad del entrenador Marcelo Gallardo.

"Marcelo siempre lo dice. Él a final de cada año hace un análisis y un balance y ahí decide qué hacer. Ojalá se termine quedando. Es un técnico que nos enseña y es el mejor de la historia de River". Allí, dentro de sus deseos a futuro, se esconde un deje nostálgico: aunque evite pensar en eso, sabe que podrían ser sus últimos días como jugador millonario.

Por: Juan Patricio Balbi Vignolo ADEMÁS

River tuvo invitados: los hinchas que fueron a Lima en colectivo fueron recibidos en el entrenamiento

River tuvo apenas 500 hinchas en Rosario: las razones y el gesto de Pinola al final

¿Quiénes siguen a Palacios? El ranking de los cinco jugadores de River que están en la vidriera

¿Sigue en River? Marcelo Gallardo se mostró entero, pero dejó una puerta abierta

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: | Deportes | Fútbol

| Mundo River SEGUIR Inter de Milan Marcelo Gallardo Lucas Martínez Quarta River PlateFuente de la noticia (La Nacion)