El Hércules C-130 de la Fuerza Aérea llevaba 38 personas a bordo y se esfumó de los radares 700 km al sur de Punta Arenas Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 11 de diciembre de 2019

SANTIAGO, Chile.- Aviones y barcos de rescate de varios países, entre ellos de la Argentina, buscaban ayer frenéticamente un avión de la Fuerza Aérea chilena desaparecido anteanoche, con 38 personas a bordo, cuando viajaba hacia la Antártida, mientras los familiares aguardaban entre Santiago y Punta Arenas cualquier indicio de supervivencia.

"Estamos haciendo todos los esfuerzos humanamente posibles para poder encontrarlos a pesar de que las condiciones son extremadamente difíciles", declaró el presidente Sebastián Piñera, que debido a la emergencia suspendió un viaje que tenía previsto a para asistir a la ceremonia de asunción de Alberto Fernández en Buenos Aires.

El ministro de Defensa, Alberto Espina, afirmó que las labores no se detendrían hasta encontrar el Hércules C-130. "Vamos a buscar a los 38 pasajeros sin limitar recursos día y noche haciendo todo lo humano y técnico que esté al alcance nuestro y con apoyo extranjero", afirmó desde Punta Arenas, más de 3000 kilómetros al sur de Santiago, de donde despegó el vuelo.

Equipos de la Argentina, Brasil y Uruguay colaboran con la misión de rescate, que incluye por lo menos 13 aviones y varios buques, muchos de ellos comerciales, en la zona de desaparición del avión. Varios aviones con dispositivos infrarrojos se trasladaron al lugar luego de que las primeras búsquedas resultaran infructuosas. Viajaban 17 tripulantes y 21 pasajeros que cumplía tareas de apoyo logístico.

El avión partió de Punta Arenas a las 16.53 (hora local) y perdió contacto a las 18.13, tras cubrir 700 kilómetros y a medio camino de la base antártica Eduardo Frei, según informó el general Eduardo Mosqueira, de la Cuarta Brigada Aérea. No se activaron los sistemas satelitales de emergencia ni se detectó nada en los radares, señaló.

El jefe de la Fuerza Aérea de Chile, Arturo Merino, atribuyó a un eventual impacto en la aeronave el hecho de que no hubiera funcionado el sistema de alerta. "Muchas veces cuando los impactos son demasiado fuertes en el agua, y el avión se hunde rápidamente, no alcanza a emitir señal. Esa puede ser una posibilidad", señaló el militar.

El pasaje de Drake, por donde el avión debía haber reportado su paso, conecta los océanos de Atlántico y Pacífico en el punto más al sur del continente. Allí se dan algunas de las peores condiciones climáticas del mundo y es conocido por sus gélidas temperaturas y fuertes tormentas. Sin embargo, las autoridades chilenas informaron que las condiciones climáticas eran buenas cuando el vuelo partió.

Durante gran parte de la jornada de ayer se registraba baja visibilidad, lo que dificultaba la búsqueda del avión, en una zona con olas de entre dos y seis metros.

Los dos pilotos a bordo tenían amplia experiencia, eran reconocidos por su excelente destreza y el avión se encontraba en buenas condiciones técnicas, según la Fuerza Aérea chilena, que realiza vuelos de este tipo una vez al mes.

El gobierno argentino ordenó al Estado Mayor Conjunto poner a disposición de Chile "todos los medios para colaborar en el operativo de búsqueda y rescate" del avión siniestrado. Los medios disponibles son los que se encontraban participando de la campaña antártica: dos barcos de la Armada, un Hércules C- 130, un avión Twin Otter y un helicóptero Bell 412. Los dos últimos estaban localizados en la base antártica Marambio.

Agencias AP, AFP y ANSA

ADEMÁS

Hércules C-130: así es el avión que desapareció en Chile rumbo a la Antártida con 38 personas a bordo

Fuente de la noticia (La Nacion)