Así celebraron los Pieres, de frente a su tribuna Dorrego lateral, el pase a la final de Palermo con un 11-10 a Las Monjitas. Fuente: LA NACION – Crédito: Sergio Llamera

Xavier Prieto Astigarraga SEGUIR

Por algo había mucha más gente ayer en la cancha 1 de Palermo que el día anterior. El partidazo que el público fue a buscar existió y les gustó a todos. Aplausos y ovaciones, no a rabiar pero sí generosos, coronaron el 11-10 de Ellerstina sobre Las Monjitas que convirtió al conjunto de los Pieres en finalista del Campeonato Argentino Abierto después de un par de temporadas. El reconocimiento del público fue a Ellerstina, un vencedor tan ajustado como justo de esa suerte de semifinal, y para Las Monjitas, que lo tuvo sin aliento durante ocho chukkers en los que una sola vez la diferencia en el resultado fue de dos goles. En un espectáculo bastante mejor que lo que sugieren los escasos 21 tantos totales.

Pero la ovación mayor no fue por el muy buen partido, por las muchas jugadas de gol ni por los lujos que se dieron en el encuentro decisivo de la zona B, que determinó al adversario de La Dolfina en la final del próximo sábado. Los gritos y palmas más duraderos apuntaron a un solo protagonista. Y ya desde antes del throw-in inicial. Facundo Sola tuvo la entereza de afrontar un compromiso tan importante en lo deportivo como difícil en lo humano. La vida de su papá, Rubén, se había apagado siete días antes en ese mismo predio, inesperadamente, y el delantero cordobés se sobrepuso al golpazo, practicó en la semana para enfocarse en el gran desafío, jugó y rindió. Con un par de golazos, incluso. No le alcanzaron a Las Monjitas, pero no eran necesarios para que los espectadores lo cubrieran de cariño en las presentaciones de las formaciones y en esa despedida como de media vuelta olímpica, abrazado por compañeros, casco en alto y mano golpéandose el pecho frente a Dorrego primero y a las plateas después.

Se quedó sin el placer de la victoria porque Ellerstina fue mejor. Por poco, pero mejor. Así como el conjunto naranja se supermotivó antes de que se chocaran en 2018 y con eso se impuso (18-16) en un partido deportivamente dramático, esta vez los Pieres se superconcentraron. Un año esperaron este cruce, con el recuerdo profundo, fresco, espinoso, de aquella tarde de tormenta eléctrica en que el pase a la final fue para los contrarios. "Nos dolió muchísimo lo que pasó. Ver la final desde afuera fue una sensación bastante fea. Hoy estábamos preparados para una batalla", afirmó ayer Facundo Pieres. Y hubo una batalla, sí, pareja, lucida, leal, atrapante. Como la que cabe esperar de un conjunto de 39 tantos de handicap y otro de 38.

Como es común, el desarrollo fue más abierto en la primera mitad y se cerró en la segunda. Apenas seis faltas en cuatro chukkers y siete ocasiones de gol eran consecuencia de dos planteos parecidos: pegar largo cuando se pudiera -la cancha ayudó más que en otras fechas-, cuidar la bocha sin abusar de los toqueteos, correr si había chance y marcar a presión. Y en ese contexto, los Pieres se movieron apenas mejor, sobre todo en los últimos tres períodos, cuando fluyó más su juego. Las Monjitas perdió la bocha, se alejó de los mimbres de Ellerstina y se repitió en infracciones (ocho) en ese lapso del sexto al octavo. Y sin embargo, convirtió mucho más por la vía de la bocha detenida que su oponente.

Siete de sus 10 goles fueron de penal. Los Pieres, que cometieron menos faltas (9 contra 13), dispusieron de cuatro penales al arco, pero apenas dos de sus tantos llegaron mediante ejecuciones. Algo que revisarán en el video para corregirlo con miras a la final. La Dolfina implicará un escalón más alto en cuanto a exigencia y ponerlo muchas veces de frente a los mimbres con la bocha quieta no sería un buen negocio.El tablero marcó 11-10. Las chapas -virtuales- de jugadas de gol señalaron un 10-9, también para La Z. Así de ajustado fue el triunfo, y así de merecido. Y así de festejado, con los Pieres mirando de frente a su tribuna Dorrego lateral al volver a los palenques, levantando los brazos, gritando, abrazándose con los petiseros al llegar a los palenques. Estaban de nuevo metidos en el partido más importante del mundo, tras el faltazo sin aviso de 2018. Para eso se habían preparado durante 12 meses, con el mal recuerdo rondando sus mentes. Y la obsesión ahí, insatisfecha desde aquella coronación de 2012. No por nada Facundo Pieres se tomó vacaciones durante la temporada profesional española en agosto, resignando ingresos. "Esta era nuestra final. Hubo un cambio de posiciones en la temporada y se lo decidió pensando en este partido", contó Nicolás Pieres. Ellerstina no podía darse el lujo, el disgusto, de no ser protagonista de la final del Argentino Abierto en dos temporadas seguidas. Ya tiene su lugar en la 12ª definición de Palermo con el superclásico con La Dolfina como oferta. Y en las finales, y en los clásicos, puede pasar cualquier cosa.

Pablo Pieres acelera delante de Guillermo Caset; en un lindo partido, Ellerstina se tomó revancha del espectacular 18-16 de Las Monjitas de hace 12 meses.
Pablo Pieres acelera delante de Guillermo Caset; en un lindo partido, Ellerstina se tomó revancha del espectacular 18-16 de Las Monjitas de hace 12 meses. Fuente: LA NACION – Crédito: Sergio Llamera

La síntesis de Ellerstina 11 vs. Las Monjitas 10

  • Ellerstina: Facundo Pieres, 10; Gonzalo Pieres (h.), 9; Pablo Pieres, 10, y Nicolás Pieres, 10. Total: 39. DDTT: Héctor Guerrero y Alberto Heguy (h.).
  • Las Monjitas: Facundo Sola, 9; Hilario Ulloa, 10; Guillermo Caset, 10, y Santiago Toccalino, 9. Total: 38. DT: Eduardo Heguy.
  • Progresión: Ellerstina, 2-2, 3-3, 4-5, 6-5, 8-7, 9-8, 10-9 y 11-10.
  • Goleadores de Ellerstina: F. Pieres, 5 (2 de penal); G. Pieres, 2; P. Pieres, 2, y N. Pieres, 2. De Las Monjitas: Sola, 3, y Caset, 7 (todos de penal).
  • Jueces: Gastón Lucero y Guillermo Villanueva (h.). Árbitro: Martín Pascual.
  • Cancha: Nº 1 de de Palermo.
Gonzalo Pieres prepara un backhander de revés; "Sapo" Caset frena en busca del nuevo destino de la bocha.
Gonzalo Pieres prepara un backhander de revés; "Sapo" Caset frena en busca del nuevo destino de la bocha. Fuente: LA NACION – Crédito: Sergio Llamera

Por: Xavier Prieto Astigarraga ADEMÁS

En el nombre del padre: Palermo le regaló a Facundo Sola una ovación individual de esas que rara vez entrega

Facundo Pieres, antes de La Dolfina: "Va a ser otra batalla, y vamos a jugarnos la vida en esta final"

Abierto de Palermo: Ellerstina venció a Las Monjitas y habrá superfinal frente a La Dolfina

La revancha esperada durante un año: Ellerstina vs. Las Monjitas, por el otro lugar en la final del Abierto de Palermo

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: | Deportes | Polo

| Abierto de Palermo SEGUIR Ellerstina Facundo Sola Las Monjitas Campeonato Argentino Abierto de poloFuente de la noticia (La Nacion)