En las dos plantas en conflicto trabajan en total más de 2.000 personas. Foto Archivo

La alimenticia fabrica numerosas marcas de consumo masivo, que se vieron impactadas por el ajuste de gastos que deben aplicar las familias argentinas ante una recesión que no da tregua. Entre esos productos figuran galletitas, caramelos, chocolates y jugos con las marcas Milka, Oreo, Pepitos, Halls, Tang y Beldent, entre muchas más muy conocidas.

Mondelez, el gigante de la alimentación que produce los chocolates y galletitas, pidió a la Secretaría de Trabajo suspender a 500 empleados durante seis meses, como consecuencia de la caída del consumo.

Los trabajadores que se verían afectados trabajan en las plantas de Pacheco (Tigre) y Victoria (San Fernando), y la empresa quiere suspenderlos a partir del primero de diciembre próximo.

El reclamo fue rechazado por el Sindicato de la Alimentación, al advertir que si bien la empresa propuso que durante las suspensiones los empleados cobrarán 90% de su salario básico, no se incluyen ítems clave como premios por puntualidad y otros incentivos.

La empresa dice que como consecuencia de la brusca caída de la actividad económica sufrió una “sensible baja de las ventas” y soporta una “preocupante” acumulación de stock de sus productos.

Ante esa delicada coyuntura, propuso al gremio suspensiones concertadas para evitar despidos, lo cual fue rechazado en primera instancia.

“La coyuntura económica que atraviesa el país afecta de manera directa a la industria de la alimentación de la que somos parte”, sostuvo Mondelez -ex Kraft, y antes Terrabusi- al justificar su pedido.

En las dos plantas en conflicto trabajan en total más de 2.000 personas.

Fuente de la noticia (InfoGEI) Mg