Soledad Larghi conduce un programa dominical en Radio con vos y se desempeña en la señal de noticias A24; se define como periodista las 24 horas del día y gran admiradora del trabajo de Mónica Gutiérrez

Pablo Montagna SEGUIR

Desde los 19 años que Soledad Larghi trabaja de lo que siempre fue se pasión: el periodismo. En realidad es una de sus dos grandes pasiones. La otra es su amado River Plate. Formó parte de la vieja Radio Splendid, de FM Milenium y de La Red. Lleva más de 15 años en el Grupo América y, cuenta, el noticiero fue su gran escuela. Primero se desempeñó como productora y, poco tiempo después, como cronista de informes y coberturas especiales. Estuvo allí donde hubo catástrofes, asesinatos, marchas y otras noticias de alto impacto que la "curtieron" y nutrieron.

En los últimos diez años condujo las noticias en A24 y América acompañada de reconocidos profesionales como Guillermo Favale, Antonio Laje y Fernando Carnota. Actualmente conduce la segunda mañana de A24 con Paulo Vilouta. Además, se desempeña como columnista de Pamela a la tarde. ¿Algo más? Sí. Los domingos (de 17 a 18) conduce De vuelta con vos, por Radio Con Vos (FM 89.9).

-¿Quién es Sole Larghi?

-Sole Larghi es una chica que, si bien nació en Capital, hasta los 18 años vivió en la provincia de Buenos Aires. Muy de barrio, siempre con inquietudes, con ganas de hacer cosas. Una persona que le da mucha importancia al trabajo. Eso ocupa buena parte de mi vida. Siempre que hago balances concluyo en lo afortunada que soy de trabajar en lo que es mi pasión. Muchos por ahí dicen, 'este es mi trabajo' y 'este es mi hobby', pero yo considero que mi trabajo es mi hobby. Me da mucho placer poder hacer esto y no me puedo imaginar haciendo otra cosa. Empecé a los 19 años y voy a cumplir 39 años. Son casi veinte años en los que pasé por todos lados. Fui productora, cronista, hice informes especiales y llegué a la conducción. Todos los escalones, toda la escalerita.

-¡Cómo es un fin de semana tuyo o un día en el que dejás a la periodista de lado?

-Yo soy periodista las 24 horas. Te lo digo como una realidad. En casa en cada tele hay un canal de noticias.

-¿Y sos de llamar a la producción cuando detectás algo?

-Todo el tiempo. Me llega un incendio y lo reenvío. Es constante mi necesidad de informarme por portales, por Twitter.

"Yo considero que mi trabajo es mi hobby", sostiene Soledad Larghi, pronta a cumplir veinte años en la profesión
"Yo considero que mi trabajo es mi hobby", sostiene Soledad Larghi, pronta a cumplir veinte años en la profesión Crédito: Diego Spivacow/AFV

-¿Te sentís cómoda con la conducción?

-Lo hago desde hace diez años, cada vez me gusta más, pero creo que tengo como un lugar muy especial en el corazón para las notas en la calle, las coberturas especiales. Cada vez que pasa algo pido en el canal estar en el lugar y no estar en el piso. Recuerdo situaciones dramáticas como la época de los saqueos o, cuando conducía con Antonio Laje, las inundaciones en Lujan. Siempre trato de estar donde pasan las cosas.

-La noticia está en la calle y se aprende en la calle, ¿no?

-Totalmente, se aprende en la calle y el plus que te da llegar a la conducción después de haber estado en los lugares donde se producían las noticias es enorme. Porque hablás desde un escritorio, pero de lugares que conocés, de situaciones que viviste. Ese plus es lo mejor que tengo.

-¿Te producía adrenalina tener que salir de un momento a otro a hacer una cobertura en el interior o en el exterior, casi sin tiempo para asimilarlo?

-Ahora muchas de esas coberturas las está llevando adelante Rolando Graña, que es un número uno en ese tipo de coberturas, pero hasta las últimas que me ofrecieron, estuve y acepté feliz. Te armo una valija en dos minutos y estoy ahí. Me acuerdo cuando fueron los saqueos de Córdoba, en 2013. El día anterior había hecho toda la cobertura de un tornado. Volví a mi casa y no alcancé ni a desarmar la valija de mano. Cambié dos remeras y me fui a aeroparque. Esas son las mejores experiencias profesionales. Mi familia y mis amigos se reían, me veían feliz. Sabían que estaba sin dormir y que me alucinaba todo lo que vivía.

-En radio conducís los domingos a la tarde De vuelta con vos, en una FM, Radio con vos, que apunta a lo periodístico.

-Es un formato con la combinación ideal. Tenés lo bueno de la FM: la música y el valor que se le da a la música. Y la radio es eso. También la combinación de factores, el periodismo joven. Ramon Indart está antes que yo y después viene Luciana Geuna. Son profesionales que me voy cruzando todo el tiempo en los canales y que respeto mucho. Me pasa con Radio con vos. Antes de que me convocaran yo escuchaba la radio. Iba en el auto y ponía Radio con Vos. Y cuando se dio la oportunidad de trabajar ahí me alegró tener la posibilidad de estar en la FM que yo elijo escuchar.

Su admiración por Mónica Gutiérrez: "Desde siempre fue mi referente periodístico y la vida me dio la oportunidad de ser su productora"
Su admiración por Mónica Gutiérrez: "Desde siempre fue mi referente periodístico y la vida me dio la oportunidad de ser su productora" Crédito: Diego Spivacow/AFV

-¿Cómo definirías lo que hacés ahí?

-Respeto lo que es el clima de domingo, me pongo en la situación de que por ahí la gente está en su casa tomando unos mates o, en verano y si tienen suerte, en una pileta. La radio tiene que informarte pero no saturarte. Querés un poco de paz a esa hora (de 17 a 18). Nosotros buscamos que todas las notas sean en ese código de domingo, que se saquen el casete que tienen en la semana, el discurso aprendido de memoria. Y creo que de eso salen muy buenas cosas.

-Es diferente del programa que dos años atrás hacías en radio Belgrano, con Débora Plager.

-Cuando empezamos ese programa con Débora todos nos decían: "dos mujeres conduciendo, se van a matar". Nosotras nos reíamos y en ningún momento dudamos que nos íbamos a llevar muy bien trabajando. De hecho, si me pongo a pensar en las experiencias de puja en la conducción, las peores las viví con varones. Con mujeres tuve muy buenas. Débora es un gran ejemplo de eso, es una gran compañera y es una periodista que yo admiro muchísimo. A ella, a Mónica Gutiérrez. Para mí que la vida laboral me haya puesto en el mismo camino fue de puro aprendizaje.

-Me decís que admirás y estás contenta de haber trabajado con Mónica Gutiérrez. ¿Te sorprendió el anuncio de que dejaba el noticiero?

-Sabía que Mónica tenía en mente cerrar su ciclo en el canal pero estaba esperanzada en que se postergara un tiempo. Desde siempre fue mi referente periodístico y la vida me dio la oportunidad de ser su productora, viajar con ella y absorber cada uno de los consejos que me brindó. Es la persona más generosa que encontré en este camino.

-La AM y la FM siguen conviviendo, aún cuando hace años que se cree que la AM tiende a desaparecer

-La otra vez fui a una entrevista con una persona que sabe mucho de radio. Me dijo una frase que me pareció alucinante: "uno de los daños más grandes que tuvo la radio en los últimos tiempos fue el ingreso de tantos periodistas". Que se entienda por qué. La radio es palabra, es contenido, es música, es justamente esto que hablamos, la combinación de todos esos factores. Los periodistas somos de hablar todo el tiempo, y por ahí pensamos que el momento de la música, el momento de la pausa es una pérdida de tiempo. Yo traté de tenerlo en cuenta. Es importante lo que digo, es importante el momento en que el Ruso Paulovich (locutor del programa) da los datos y es importante también el momento de la música y de por qué pasamos ese tema.

Me gusta mucho el trabajo de Romina Manguel y me encanta el tono de Luciana Geuna en las entrevistas

-¿Qué opinás de las nuevas maneras de escuchar radio?

-Es algo fantástico. Yo escucho la radio desde el celular, algo que era impensado años atrás. Mi papá sigue escuchando la AM en la cocina, con una radio portátil. Creo que hoy la mayoría la escucha desde el celular. Me parece una revolución absoluta. En realidad, todos los medios estamos viviendo un momento de transición, en el que te adaptás o quedás afuera. Al principio era reacia al cambio y ahora me amigué. Por qué la gente quiere a determinadas personas o sigue a determinadas personas en redes sociales; por qué los jóvenes de menos de 25 años casi no ven televisión… Me parece que estamos teniendo un abanico de nuevos contenidos que sería muy absurdo pelearnos con eso. Hay que tratar de entender lo que está pasando.

-¿Y cómo evaluás la actualidad de las mujeres de radio?

-Ahora está todo bastante mimetizado. Muchas que hacemos tele también hacemos radio y a veces se evalúa el trabajo completo. Yo no creo que quien te nomina para el Martín Fierro de Radio lo haga porque escucha todo el tiempo tu programa de radio. En realidad hace un balance de todo lo que ve de vos, de todo tu trabajo. Creo que hay que evaluar la radio. Yo tuve una nominación hace dos años a Mejor labor periodística en radio, cuando hacía el programa con Débora Plager. En la terna estaban María O'Donnell y Luciana Geuna. Finalmente lo ganó O'Donnell. Yo salía sólo los sábados, mientras que ellas estaban en tiras de toda la semana. Es distinta la tarea. Pero más allá de esto creo que es un muy buen momento, de muchas oportunidades. Me gusta mucho el trabajo de Romina Manguel y me encanta el tono de Geuna en las entrevistas.

-¿Y quién era tu referente cuando soñabas con ser periodista?

-Cuando era muy chica pedí de regalo un pequeño grabador rojo. Con él iba persiguiendo y entrevistando a toda mi familia. Mi referente siempre fue Mónica Gutiérrez. Y lo pude hablar con ella cuando me tocó ser su productora. Era la mujer que yo veía y decía: qué coraje, qué facilidad de palabra. Y de encontrar la palabra justa para cada situación.

"Soy una agradecida. Desde que empecé a conducir nunca dejé de hacerlo", cuenta Larghi
"Soy una agradecida. Desde que empecé a conducir nunca dejé de hacerlo", cuenta Larghi Crédito: Diego Spivacow/AFV

-Fuiste productora de ella en radio, no?

-Fui productora de ella en La Red. Ella fue una gran consejera mía, un gran apoyo en mi carrera. Cuando terminé el ciclo le conté que siempre había querido ser su productora. No se lo quise contar durante el trabajo. Y ella fue muy buena consejera. Me decía: "si querés ser periodista andá al noticiero.

-¿Qué balance hacés de tus veinte años de trayectoria?

-Soy una agradecida. Desde que empecé a conducir nunca dejé de hacerlo. Con programas con menor o mayor exposición. Hoy puedo mirar para atrás y absorber todas las experiencias, las que fueron buenas y las que fueron malas. Todas las puedo asimilar como parte de un capital enorme. Aprendí mucho de las malas experiencias. Aprendí mucho de lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer, de lo bueno y de lo malo.

-¿Te afectó dejar de conducir un noticiero de aire para pasar a uno de cable?

-No, no me importó, porque los que trabajamos en América estamos mezclados en lo que es cable y señal de noticias. Yo de hecho trabajo en la señal a la mañana y en el aire a la tarde. Buenos días América fue un programa muy importante para mi carrera. Aprendí mucho y lo que siguió después también fue parte del aprendizaje. No hay diferencia entre aire y cable. Las señales de noticias son más fuertes que los canales de aire en horas cruciales.

-Estás en Pamela a la tarde . ¿Te inhibe que la conductora sea Pamela David, la mujer del presidente del Grupo América?

-Yo tuve y tengo una gran experiencia de trabajo con Pamela. Fue una compañera muy solidaria, pude hablar con ella muchas cosas que me estaban pasando. Esa figura de que Pamela es la mujer de Daniel y lo que eso implica no se refleja en el trabajo ni en el ambiente de trabajo diario. Pero esto que te digo me ha pasado con muchas figuras. Cuando laburé con Viviana Canosa todos me decían tené cuidado. Yo tuve excelentes experiencias con ella y con todas las mujeres con las que trabajé. . Ahora es más común hablar de empoderamiento. Las inseguridades las viví más con hombres que con mujeres. Si alguien cree que para brillar tiene que apagar al otro eso es un inseguro. Cuando vos trabajás de a dos, el noticiero brilla si brillan los dos.

Por: Pablo Montagna ADEMÁS

Carina Gallucci, sobre Carlín Calvo: "Los chicos sufren mucho el día a día de su padre"

Gastón Pauls: “Me podría haber muerto en cualquiera de las noches de consumo”

Stanislas Dehaene: "No estoy de acuerdo con que las pantallas no son buenas para los chicos"

Ágatha Ruiz de la Prada. Sin filtro, analiza a Juliana Awada y Fabiola Yañez

Fuente de la noticia (La Nacion)