Un trigo en floración en condición regular en Coronel Dorrego, Buenos Aires Crédito: Bolsa de Cereales de Buenos Aires

Por una conjunción de factores que van desde la sequía, granizo y una afectación por enfermedades, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires volvió a recortar su estimación para la cosecha de trigo a nivel nacional.

Según la entidad, recolectado el 13,3% del cereal la cosecha se ajustó ahora a 18,5 millones de toneladas, 500 mil toneladas menos respecto del ciclo agrícola pasado, que fue récord.

En septiembre pasado, en una jornada sobre proyecciones para la campaña, la institución había estimado inicialmente 21 millones de toneladas para la cosecha. Después bajó ese número a 19,8 millones, luego realizó otro recorte a 18,8 millones de toneladas y ahora calculó 18,5 millones de toneladas.

De esta manera, sobre lo que se esperaba en un primer momento la previsión de cosecha se achicó en 2,5 millones de toneladas.

Las lluvias de las últimas semanas ayudaron a la recomposición del cereal en algunas regiones, pero llegaron tarde en otras donde el trigo se encontraba en plena definición de su rendimiento.

"En la franja sur, el registro de lluvias fue muy variable y escaso. Con lo cual, si permanece la deficiencia de lluvias para el llenado de grano de los planteos intermedios y cortos, las expectativas de rinde podrían continuar reduciéndose", alertó la entidad.

Respecto del centro del área agrícola, consigna que los rindes obtenidos hasta el momento "son inferiores a los esperados". Luego remarca que "las expectativas se han reducido fuertemente con la propagación de la enfermedades fúngicas (fusarium), lo que explica el actual ajuste de proyección".

De hecho, la entidad explicó que la suba de la temperatura y la humedad ambiental aumentaron la incidencia de fusarium en el centro este de la región agrícola, lo que golpeó el peso de los granos.

Ayer, la Bolsa de Comercio de Rosario señaló en un informe que de octubre a noviembre, por efecto de la falta de lluvias, la producción de trigo perdió un millón de toneladas.

"En este ciclo 2019/2020 la siembra interanual de trigo creció un 4%, pero el volumen será el mismo que el de hace un año, 19 millones de toneladas si es que no siguen desmoronándose los rindes", indicó la Bolsa rosarina.

Según esta entidad, respecto a las medias de los últimos 30 años, desde el 1° de julio al 12 de noviembre a Córdoba le faltaron entre 100 y 150 mm, lo mismo que al sur de Santa Fe.

"En La Pampa la deuda es de 150 a 200 mm y en buena parte de Buenos Aires supera los 200 mm. Y esto se correlaciona con menores rindes y pérdidas de área. En territorio bonaerense se van a perder casi 100 mil hectáreas trigueras, en La Pampa, 60 mil ha y en Córdoba, casi 50 mil ha", señaló.

Fuente de la noticia (La Nacion)