El Parque Roca, escenario del regreso de Federer a la Argentina Fuente: Télam

José Luis Domínguez SEGUIR

El estadio del Parque Roca, ese coloso del sur de la Ciudad de Buenos Aires, volvió a ser el hogar del tenis en suelo porteño con el partido de exhibición entre Roger Federer y el alemán Alexander Zverev, un reencuentro que esperó más de seis años lejos del mundo de las raquetas.

La Copa Davis dijo adiós la tarde del domingo 7 de abril de 2013, con una victoria de Carlos Berlocq sobre Gilles Simon que le daba a la Argentina un triunfo de carácter épico y el pase a las semifinales con un 3-2 sobre Francia. Dos semanas después, con muchos menos espectadores, fue el turno de las chicas, que por la Fed Cup le ganaron a Gran Bretaña (3-1) en un playoff por la permanencia. Después llegaría el tiempo de la distancia obligada, entre obras demoradas y series que encontraron otros destinos.

Festeja Berlocq el último triunfo argentino en la Copa Davis en el Parque Roca, en abril de 2013
Festeja Berlocq el último triunfo argentino en la Copa Davis en el Parque Roca, en abril de 2013 Fuente: Archivo

¿Cómo empezó la historia del estadio del Parque Roca? En los primeros años del siglo XXI, con la popularidad en alza del grupo de jugadores conocidos como la Legión Argentina, el equipo de nuestro país regresó al Grupo Mundial de la Copa Davis luego de una década en el ascenso, y pronto se convirtió en un protagonista de las instancias decisivas. El Buenos Aires Lawn Tennis Club, el escenario tradicional de Palermo, empezaba a quedar chico con sus 5.000 localidades disponibles, y en otras ocasiones la fecha copera quedaba pegada al ATP de Buenos Aires, que tenía alquilada toda la estructura del club. Así, la Copa Davis pasó por Mendoza, Córdoba y River antes de una nueva propuesta: llevar el tenis al sur de la ciudad; más concretamente al Parque Roca, un predio de más de 200 hectáreas que el gobierno porteño buscaba revalorizar.

En febrero de 2006, la Argentina recibió a Suecia por la primera rueda en el predio de Villa Soldati, en un escenario con tablones y tribunas tubulares, para 10.000 espectadores. La experiencia gustó. Enrique Rodríguez, presidente de la Corporación Buenos Aires Sur y ex ministro de trabajo (1992-93) durante el gobierno de Menem, mostraba su entusiasmo: "En el caso que la Argentina juegue las semifinales, intentaremos que las tribunas sean de cemento. Y en el futuro, el proyecto es erigir el estadio cubierto multiuso que le falta a Buenos Aires. Habrá un estacionamiento con capacidad para 6000 autos". En junio de ese mismo año comenzaron a todo vapor las obras para la construcción del estadio.

El estadio, en pleno inicio de la obra.
El estadio, en pleno inicio de la obra.

Costaba creer que en tres meses iba a levantarse una cancha para 14.500 espectadores, pero el 22 de septiembre, día en el que comenzó la semifinal de la Copa Davis ante Australia, allí estaba la mole de cemento en Villa Soldati. Todavía con muchos detalles por terminar, por supuesto. Pero ya se podía apreciar un escenario flamante, al que se podía llegar rápido y con bastante espacio para el parking, las carpas de sponsors y lugares de esparcimiento; con el tiempo llegarían más canchas secundarias y la academia de tenis conducida por José Luis Clerc para jóvenes de la zona con escasos recursos. Rodríguez pensaba en una segunda etapa, en la que debía construirse un techo retráctil: "En poco tiempo saldrá la licitación, y creemos que estará listo para el segundo semestre de 2007. Después seguirán las obras del bajo estadio. No hay que olvidar que aquí estará también la ciudad del Básquet". Ese último proyecto no prosperó.

Había, además, otra entidad encantada con el nuevo estadio: la Federación Internacional de Tenis, que calificó con la máxima nota a la organización argentina en varias series coperas. En 2007, la Legislatura de la Ciudad dispuso que el escenario central de Villa Soldati llevara el nombre de Mary Terán de Weiss, una destacada tenista de los años 50 y también militante peronista, perseguida tras la caída del primer gobierno justicialista. Además, el estadio sirvió para albergar recitales veraniegos organizados por la Ciudad. Por allí desfilaron Catupecu, Kapanga y los Pericos, entre otros.

Federer en el Parque Roca, este miércoles
Federer en el Parque Roca, este miércoles Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

Entre febrero de 2006 y abril de 2013, la Argentina disputó 12 series en Parque Roca, con 11 triunfos y apenas una derrota, frente a la República Checa (2-3), en la semifinal de 2012, recordada por los silbidos contra Juan Martín del Potro, ausente el último día de juego por una lesión. El tandilense, aun sin estar recuperado por completo de la lesión en la rodilla, no pudo jugar la exhibición con Federer como estaba previsto, pero igual pasó por Parque Roca y realizó el sorteo previo al comienzo del encuentro. A diferencia de lo sucedido hace siete años, esta vez esta vez se fue envuelto en el calor de los aplausos. Una reivindicación en el mismo escenario.

El predio se cerró al tenis a fines de 2013, pero las obras para el techado corredizo se demoraron. Las obras comenzaron recién en enero de 2015, ya con la idea de llegar para los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018. El atraso en los trabajos encareció notoriamente el presupuesto original: la obra fue licitada en $95 millones, y en el momento de concluir las obras, el proyecto "Cubierta Arena Parque Roca" tenía un costo final de 197 millones de pesos. Durante mucho tiempo el estadio se veía surcado por dos arcos de 190 metros de largo y 50 metros de alto en la parte más elevada, rodeado por un anillo de concreto. Esa estructura era la base para apoyar las placas metálicas que estuvieron paradas durante meses en un estacionamiento del predio. Con los Juegos de la Juventud en el horizonte, y el nacimiento de la Villa Olímpica, las obras avanzaron. En la cita juvenil del año pasado, el predio del Parque Roca se convirtió en el Parque Olímpico y albergó pruebas de atletismo, deportes acuáticos, pentatlón moderno, gimnasia, judo, karate, hockey sobre césped, taekwondo, levantamiento de pesas, lucha y esgrima, pero el estadio en sí quedó relegado a ser sede de las prácticas de boxeo y judo.

El estadio, en plena obra, antes de su inauguración.
El estadio, en plena obra, antes de su inauguración.

Seis años después, el tenis regresó a Villa Soldati. Ahora sí, con el techo largamente esperado. Paradójicamente, en este lapso de ausencia la Copa Davis mudó sus finales a una sede única, muy distante y las posibilidades de jugar en casa se redujeron a disputar un playoff de permanencia o series en las categorías que están por debajo del Grupo Mundial (Zona Americana, en el caso argentino), las que mantienen la tradición de local y visitante. Mientras la leyenda Federer y el talentoso Zverev, futuro del tenis, deslumbraron a miles, surge una pregunta inevitable: ¿volverá alguna vez la Copa Davis al Parque Roca?

Cómo le fue a la Argentina en el Parque Roca

Por la Copa Davis, el equipo albiceleste cosechó victorias sobre Suecia (5-0), Australia (5-0), Gran Bretaña (4-1), Suecia (4-1), Rusia (3-2), Holanda (5-0), Rumania (4-1), Kazajistán (5-0), Croacia (4-1), Alemania (5-0) y Francia (3-2). La única derrota fue ante la República Checa (2-3), en 2012.

Por: José Luis Domínguez ADEMÁS

Roger Federer: la sesión privada de fotos para un fanático en pleno partido y su baile al ritmo de Queen

¡Hasta siempre, Roger! Gracias por volver a casa

Federer, el Beethoven con raqueta que volvió a enloquecer al público argentino

El show de Roger Federer en la Argentina: Riquelme y Del Potro, invitados ilustres

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: | Deportes

| Federer en Argentina SEGUIR Roger Federer Parque RocaFuente de la noticia (La Nacion)