Maul de Inglaterra y try frente a los Pumas; festeja Mako Vunipola después que apoyó Luke Cowan-Dickie Fuente: AP

Alejo Miranda SEGUIR

TOKIO, Japón. – En las primeras fechas, el fenómeno fue el line-out y el maul. Más recientemente, sin por eso eclipsar lo anterior, cobraron protagonismo los tries como consecuencia de kicks cruzados. Para saber cuál es el verdadero estado del rugby actual habrá que esperar a que lleguen los cruces mano a mano, cuando los mejores se enfrentan entre sí. Hasta aquí, estos dos fenómenos no hacen más que dejar traslucir que las defensas son las protagonistas en el Mundial de rugby de Japón 2019.

Partidos como Nueva Zelanda 71-9 Namibia o Sudáfrica 66-7 Canadá no contribuyen a establecer una tendencia, pero cuando los duelos sean más parejos y no haya espacio para el error, se verá de qué está hecho este Mundial.

Sobra con tomar el ejemplo argentino. Hasta el partido de la madrugada de hoy, cinco de sus siete tries fueron producto de una jugada de penal, line-out y maul. A veces mediante empuje directo, a veces después de sacar la pelota corta tras un amague, otras luego varias fases. Sólo los tries de Santiago Carreras ante Tonga (contraataque de pelota recuperada en mitad de cancha) y el de Matías Moroni ante Inglaterra (previo quiebre de Carreras) no siguieron aquel parámetro.

Un maul entre jugadores de Samoa y Japón, la formación móvil que generó varios tries en el Mundial
Un maul entre jugadores de Samoa y Japón, la formación móvil que generó varios tries en el Mundial Fuente: AFP

"El line-out y el mual siempre es una buena arma para atacar", justificó Juan Martín Fernández Lobbe, entrenador asistente de los Pumas. "Hoy en día hay muchas combinaciones a partir de un line-out que hace que a veces el jugador del line-out esté preocupado por ver si le van a salir o le van a hacer un falso maul y salen jugando, me viene el wing, me viene el 9. Además si puede combinar y tiene un maul efectivo, puede marcar diferencias. Una vez que agarrás inercia, es complicado detener un maul. Siempre hablamos de los primeros tres segundos."

Los Pumas también fueron víctimas de este fenómeno, como en los últimos dos tries de Inglaterra. Más lo padeció Uruguay, que en el partido clave no pudo con el poderío del pack Georgia, que apoyó varios tries por esa vía.

"Los equipos están encontrando en el line y el maul la manera de abrir los partidos", explicó Esteban Meneses, entrenador argentino del seleccionado de Uruguay. "El Mundial está demostrando que las defensas están avanzando y a partir de esas formaciones es que se está haciendo el ataque más fuerte que la defensa. Obviamente es más vistoso el juego abierto y de pases, pero es una faceta más del juego que está bueno entrenarla y tenerla."

El apertura recibe la pelota y en lugar de dar un pase seguro ejecuta una patada al extremo de la cancha, casi contra la línea de cal, donde aparecen el wing o el fullback para ganar el salto y aterrizar en el in-goal. Riesgo alto, ganancia absoluta. Sobran ejemplos para graficar el fenómeno. Francia solo pudo destrabar el cerrojo que le había propuesto Estados Unidos con tres patadas preciosas de Camille Lopez. Finn Russell le devolvió la vida a Escocia ante Samoa con un par de esas acciones. Australia y Gales, uno de los mejores partidos de la primera rueda, se intercambiaron un par de tries por esa vía. Irlanda había abierto la cuenta ante Japón con un exquisito pase de Jonny Sexton con el pie a Garry Ringrose.

Un line-out entre Namibia y Nueva Zelanda
Un line-out entre Namibia y Nueva Zelanda Fuente: AFP

Curiosamente, dos propensiones casi opuestas: una, tiende a cerrar el juego y lo hace menos atractivo como la jugada de line-out y maul; otra, que requiere grandes destrezas y llenan los ojos, como la patada cruzada. Pero que en definitiva, no hacen más que traslucir el verdadero signo de esta Copa, que amenaza con marcar la tónica a partir de cuartos de final, cuando cualquier error puede costar la eliminación: el hermetismo defensivo.

Eddie Jones, entrenador de Inglaterra y conocedor de Japón por haber dirigido aquí varios años, lo justificó por el clima que impera en el país del sol naciente. Llueva o no, haya amenaza de tifón y rescalde el sol, la pelota está húmeda y se hace difícil de controlar. Esto hace que los jugadores formen más corto uno del otro, facilitando la tarea de la defensa. La moda de las rush-defences, con Gales como pionero, también favorece este juego. Esta táctica consiste en que los tres primeros marcadores de la línea salen a presionar a toda velocidad a los primeros receptores. Por un lado, les quita tiempo para jugar la pelota afuera, pero por el otro genera espacios atrás de la línea defensiva que los aperturas están aprendiendo a capitalizar a través del uso del pie, una destreza que parecía reservada a los neocelandeses. Además, las defensas siempre están al límite del off-side, cuando no están más allá ante la pasividad arbitral, como ocurrió en Francia-Argentina.

Agustín Pichot, vicepresidente de World Rugby, coincidió con esta mirada. "Vimos en este Mundial que el espacio es muy preciado. Es demasiado defensivo para mi gusto personal. Tenemos que encontrar una forma de liberarlo", opinó, según un reporte del Telegraph inglés.

El ex capitán de los Pumas es una de las figuras más influyentes en el rugby mundial y ya está pensando en estrategias para limitar este abuso. "Tenemos la tecnología, así que usémosla como hacen en la NFL", dijo. "El árbitro tiene mucho trabajo viendo qué es lo que está pasando en el ruck y los jueces de línea tienen que vigilar a 12 jugadores al mismo tiempo que no se pasen de la línea de off-side. Usemos la tecnología y lo vamos a resolver. Los jugadores van a saber que el ojo de halcón los va a estar vigilando y se van a quedar atrás. O quizás debamos introducir una regla por la cual los jugadores deben estar dos metros detrás del último pie del ruck".

Los Mundiales marcan tendencia y el rugby evoluciona. Después de un certamen espectacular como el de 2015, las defensas vuelven a cobrar protagonismo como en 2007 y 2011. En los playoffs se verá la verdadera cara del rugby actual.

Tarjeta roja en Canadá

En el primer tiempo del partido que finalizó en victoria de Sudáfrica por 66-7 ante Canadá, el forward canadiense entró a un maul de costado y sin usar los brazos, golpeando con el hombro en la cabeza y el cuello de Thomas du Toit. Larsen había ingresado por el lesionado Kyle Baillie y tuvo que dejar la cancha a 4 minutos del final de la etapa. El árbitro inglés Luke Pierce observó la jugada por TMO pero no advirtió nada que pudiera morigerar la falta. Así, Larsen se convirtió en el sexto jugador expulsado en la Copa del Mundo de Japón.

Por: Alejo Miranda ADEMÁS

Mundial de rugby. El futuro de los Pumas: un paréntesis extenso y un fuerte recambio por delante

Mundial de rugby. Los Pumas: la emotiva despedida de Leguizamón y el balance de Mario Ledesma

Los Pumas golearon a Estados Unidos y se despidieron del Mundial de rugby con una sonrisa de alivio

Mundial de rugby. Agustín Pichot: el golpe de la eliminación de los Pumas y el futuro de Mario Ledesma

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: | Deportes | Rugby

| Mundial de Rugby SEGUIR Los Pumas Matías Moroni Mundial de rugby Japón 2019 Santiago Carreras (rugbier)Fuente de la noticia (La Nacion)