En su última edición, Agrishow, la mayor muestra agrícola de Brasil, contó con decenas de Agtechs Crédito: Archivo

En la quinta edición de Agromagement Joven, María Julia Bearzi, directora de Endeavor Argentina, subió al escenario para hablarles a los jóvenes sobre emprendedorismo. En su charla recomendó a los miembros del agro prestar especial atención al mercado AgTech brasileño, no solo porque ese país es el segundo mayor productor de alimentos del planeta, sino porque su ecosistema emprendedor creció enormemente. Siguiendo sus consejos, hice un recorrido por ese ecosistema para repasar sus principales tendencias.

Brasil es uno de los principales productores y exportadores de cultivos como soja, maíz y caña de azúcar y también de plantas perennes como naranja y café. En lo que respecta al café, solo su variante árabe en 2017 se produjeron más de 1,9 millones de toneladas y en ganadería cuentan con 214,9 millones de cabezas.

Respecto de los alimentos procesados, Brasil es el segundo mayor exportador. La Asociación Brasileña de la Industria Alimentaria registró que el 18% de las exportaciones del país es de procesados que llegan a 180 países de los cuales China es el principal importador.

De acuerdo a un informe publicado este año por Agfuder, Brasil es uno de los principales mercados de AgTech en el mundo junto con Estados Unidos, China e India. Las soluciones que provienen de ese país son muy prometedoras y abarcan todos los eslabones de la cadena, un dato que se sustenta en el hecho de que las inversiones en investigación, desarrollo e innovación de organismos públicos y privados en ese país impulsaron el crecimiento de la productividad agrícola brasileña entre 1975 y 2016.

Frente a esta panorama, el emprendedorismo encuentra un terreno fértil para desarrollarse. Así lo demuestran el informe Radar Agtech Brasil, un documento que mapea la actividad de los emprendimientos tecnológicos basados en la agricultura elaborado por SP Ventures, considerado el principal venture capital de Brasil, la Corporación Brasileña de Investigación Agrícola (Embrapa) y Homo Ludens Research and Consulting.

Además de las 90 páginas con información reciente, el trabajo se completa con el sitio RadarAgTech.com.br que ayuda a las nuevas empresas a "ponerse en el radar" de todos actores del ecosistema para apoyar la articulación de nuevos proyectos.

En 2018, Radar Agtech Brasil mapeó 338 startups y en la edición 2019 muestra un aumento muy significativo: existen allí 1125 nuevas empresas agtech de las cuales casi el 90% se encuentran en el sur y sudeste del país, con particular foco en San Pablo, Piracicaba y Campinas.

La ciudad que toma la delantera desde 2017 es San Pablo, cuando Endeavor la clasificó en el primer lugar de las ciudades emprendedoras. El Valle de AgTech en Piracicaba se ha convertido en un centro importante para la generación de conocimiento y tecnología agrícola, creando las bases para el nacimiento de AgTechs e iniciativas de incubación como la incubadora EsalqTec o los Hubs PulseHub y AgTechGarage.

Dentro del ecosistema, también los capitales de riesgo tienen un espacio predominante. En 2019 aumentaron cuatro veces sus inversiones respecto de año anteriores y representaron, aproximadamente, un tercio de todos los fondos que se invierten en startups de AgTech en América Latina.

También las grandes empresas de agronegocios que operan en el mercado brasileño tienen tendencia a buscar nuevas startups locales en las que invertir aprovechando el conocimiento de los emprendedores sobre las especificidades productivas de ese país.

Brasil está aprovechando las megatendencias para innovar: cambios socioeconómicos y espaciales en la agricultura; intensificación y sostenibilidad de los sistemas de producción agrícola; cambio de clima de riesgos en la agricultura; valor agregado en las cadenas de producción agrícola; protagonismo de los consumidores y convergencia tecnológica y de conocimiento en agricultura. Como dijo María Julia Bearzi en AgroManagement, hay mucho para ver y aprender.

El autor es socio de Barrero & Larroudé

Por: Juan Manuel BarreroFuente de la noticia (La Nacion)