Crédito: Shutterstock

WASHINGTON.- La Argentina se encamina a convertirse este año en el tercer país con mayor inflación del mundo con una suba del costo de vida del 57,3%, según las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional ( FMI ), una cifra sólo superada por Venezuela y Zimbabue. El Fondo advirtió además que la crisis económica puede empeorar.

El FMI presentó en Washington sus últimos pronósticos en su Panorama Económico Global (WEO, según sus siglas en inglés), el tradicional informe del organismo en el que brinda su visión sobre la economía global, y que ahora dejó por sentado el empeoramiento de la crisis económica: el staff prevé que el producto bruto interno (PBI) caiga un 3,1% este año, el desempleo trepé al 10,6 por ciento, las peores cifras de la presidencia de Mauricio Macri, y un deterioro de la economía que no se veía desde la crisis financiera global.

Pero uno de los datos más significativo es que la inflación aumentará otra vez respecto del año previo, y será una de las más altas del mundo, un flagelo con incidencia directa sobre la pobreza. Sólo dos países aparecen con una inflación mayor a la de la Argentina en los pronósticos del Fondo: Venezuela , con un 200.000%, y Zimbabue, con un 182,9%. Detrás de la Argentina aparecen Sudán, con un alza en el costo de vida del 56,9%, y Sudán del Sur, con uno del 35,9 por ciento. Este año, sólo 17 países sufrirán una inflación de dos dígitos, según las estimaciones del FMI.

El pronostico del FMI para la Argentina.

06:57 <![CDATA[ .cls-1 { fill: #1ca3ff; } .cls-2 { fill: none; stroke: #fff; stroke-width: 1.2px; opacity: 0.96; } ]]> Video

Los últimos pronósticos del organismo multilateral sobre la Argentina son un poco peores a los que arrojó el consenso del mercado en la Argentina según el último sondeo del Banco Central a economistas locales. El mes anterior, ese consenso preveía una inflación anual del 54,9% para diciembre de este año, y una caída del PBI del 2,9 por ciento.

Para 2020, el Fondo prevé una caída adicional del PBI del 1,3% y una inflación del 39,2%.

Con todo, la incertidumbre política y las dudas respecto del rumbo económico le relativizan el peso de las proyecciones, dada la fragilidad de la coyuntura y la posibilidad latente de que la crisis pueda empeorar aún más. De hecho, el Fondo remarcó en su informe que "la contracción en la Argentina continuó durante la primera mitad del año, aunque a un ritmo más lento, y los riesgos en el futuro son claramente a la baja debido al fuerte deterioro de las condiciones del mercado".

Impacto político

El nuevo pronóstico reflejó el golpe del último coletazo de los mercados tras las primarias presidenciales. Antes de las PASO, en julio, el Fondo preveía un crecimiento del 1,1% para 2020. En abril, había estimado una expansión mayor, del 2,2 por ciento.

"En la Argentina, las elecciones primarias de agosto desencadenaron un fuerte aumento en los rendimientos de los bonos del gobierno en medio de una mayor venta masiva de activos argentinos", señala el trabajo.

Las proyecciones del Fondo volverán a cambiar casi con certeza en los próximos meses, cuando el desenlace de las elecciones presidenciales termine por definir el futuro del plan económico. Esa incertidumbre es, en gran medida, la que mantiene en el limbo el programa argentino por unos US$ 57.000 millones, y forzó la postergación de un giro de 5400 millones de dólares.

Bajo un manto de dudas, el FMI estimó que el país comenzará a salir del pozo el año próximo, aunque el arrastre de la recesión provocará una nueva caída del producto, y la inflación seguirá todavía en niveles muy altos.

"Los grupos de economías de mercados emergentes que han impulsado parte de la disminución prevista del crecimiento en 2019 y representan la mayor parte de la recuperación proyectada en 2020 incluyen aquellos que han estado bajo una tensión severa o han tenido un rendimiento inferior en relación con los promedios anteriores", indica el informe del FMI. "En particular, la Argentina, Irán, Turquía, Venezuela y países más pequeños afectados por conflictos, como Libia y Yemen, han experimentado o continúan experimentando dificultades macroeconómicas muy graves", agrega.

El nuevo panorama sobre la economía global, difundido en la antesala de las reuniones anuales del Fondo y el Banco Mundial que se realizan esta semana en Washington, estuvo teñido por un aura más pesimista. "La economía global está en una desaceleración sincronizada", afirma la primera línea del informe, tal como había anticipado la semana pasada la flamante directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

El mundo crecerá este año un 3%, el menor ritmo desde la crisis financiera global. En 2020, las perspectivas mejorarían, pero solo levemente, con una expansión proyectada del 3,4%, menor a la prevista hace tan solo unos meses.

Por: Rafael Mathus Ruiz ADEMÁS

Contra el kirchnerismo. Hernán Lacunza: "Entre 2011 y 2015 no hubo desendeudamiento"

Cristina Kirchner pidió investigar la deuda y reivindicó su gestión económica

Sin mencionar a la Argentina, Kristalina Georgieva dijo que el Fondo tiene que ser "un corazón que late"

Sergio Massa, en Washington: "El fracaso es de Macri y del Fondo"

VenezuelaFuente de la noticia (La Nacion)