Washington busca negar el asilo a quien pase por otro país durante su viaje hacia Estados Unidos sin solicitar antes protección allí Fuente: AFP

Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 12 de septiembre de 2019 • 08:28

WASHINGTON.- En un nuevo endurecimiento de las políticas migratorias en Estados Unidos, ayer la Corte Suprema aceptó una solicitud del gobierno del presidente Donald Trump para bloquear a la mayoría de los extranjeros que quieren llegar al país solicitar asilo en la frontera sur.

El tribunal dijo que la regla, que requiere que la mayoría de los inmigrantes que desean asilo primero busquen refugio en un tercer país a través del cual viajaron a Estados Unidos, puede aplicarse mientras continúa el litigio que cuestiona su legalidad.

Y tras la noticia el festejo de Trump no tardó en llegar. Entendido como un apoyo a su gestión, el republicano exclamó: "¡Gran victoria en la Corte Suprema de Estados Unidos por el asilo en la frontera!".

Con esta norma, lo que busca Washington es negar el asilo a cualquier persona que pase por otro país durante su viaje hacia Estados Unidos sin solicitar antes protección allí. La orden de los magistrados anula temporalmente un fallo de una corte de menor instancia que había bloqueado la nueva política de asilo en algunos estados fronterizos con México.

La mayoría de las personas que cruzan la frontera sur son centroamericanos que huyen de la violencia y la pobreza. De acuerdo con la nueva regla, la mayoría de ellos no podrá pedir asilo en Estados Unidos, al igual que los solicitantes de África, Asia y Sudamérica, que a menudo llegan a la frontera sur. El cambio revierte décadas de política norteamericana.

The Wall is going up very fast despite total Obstruction by Democrats in Congress, and elsewhere! pic.twitter.com/2nFIEFppho&- Donald J. Trump (@realDonaldTrump) September 12, 2019

La aplicación

Se desconoce la rapidez con que la política habrá de implementarse y qué tanto encaja con otras medidas para restringir los cruces fronterizos y endurecer las normas de asilo. Por ejemplo, miles de personas aguardan en listas en los cruces fronterizos en México para solicitar asilo en Estados Unidos. Y más de 30 mil individuos fueron regresados a México para esperar la resolución de sus solicitudes de asilo.

Los que piden asilo deben aprobar un examen inicial llamado entrevista de "miedo creíble", un obstáculo que la mayoría logra sortear. De acuerdo con la nueva política, los solicitantes no pasarían la prueba a menos de que hubiesen pedido asilo al menos en uno de los países por los que viajaron y se les hubieran denegado.

Los que no aprueben serían colocados en procedimiento rápido de deportación y trasladados en avión a sus países de origen. Estados Unidos cubriría el costo del transporte.

Agencias AP y Reuters

Fuente de la noticia (La Nacion)