Se trata de Nicolás Díaz y Valeria Fitere quienes junto a su hijo Ciro, de 5 años, y su perra Dina planean recorrer América. “Latiendo América en Kombi” es como denominaron esta experiencia y planean partir a fin de año desde Coronel Pringles hacia el sur para luego dar una vuelta de timón y llegar hasta Alaska.

Cansados de postergar su anhelo de viajar, Nicolás Diez (30) y su esposa Valeria Fitere (28) decidieron que esta vez no habría vuelta atrás y comenzaron a planear su sueño de recorrer distintas culturas y paisajes de América junto a su pequeño hijo Ciro, de 5 años, y su perrita Dina.

“Latiendo América en Kombi” es como denominaron esta experiencia y planean partir a fin de año desde Coronel Pringles hacia el sur para luego dar una vuelta de timón y llegar hasta Alaska.

No llevan demasiado dinero, apenas como para vivir unos meses pero se asesoraron con otros viajeros acerca de cómo ir generando ingresos en el camino para poder sostener la aventura.

La pareja es dueña de un comercio en Pringles, el cual alquilarán para tener ese ingreso fijo durante el viaje.

“Trabajamos duro desde hace años para poder hacer este viaje”, dijo Nicolás.

“Los clientes están muy contentos dicen que nos van a extrañar. Nuestros familiares, más que nada nuestros padres, tienen ese miedo a lo diferente pero nos apoyan”, reconoció la pareja.

En 2017, compraron la combi y comenzaron a reacondicionarla.

“Después de casi dos años de trabajo intenso e incertidumbre ya estamos listos para salir, falta poco para nuestro gran viaje. La idea es vivir todo tipo de aventuras dejar un poco las comodidades y el confort para cumplir nuestro sueño”, publicaron en su Instagram Latiendo América en Kombi.

“Siempre nos gustó viajar, fueron pocas las posibilidades por tema laboral. Conocemos algunas partes de la Argentina como Mendoza, San Martín de los Andes, Bariloche y más que nada parte del sur”, contó Nicolás.

“Sentimos que ya es el momento de salir y nos gustaría ir a lo más remoto de nuestra Argentina, que es Ushuaia para, desde allí, tratar de unir todo el continente y llegar a lo más al norte de América, en Alaska”, dijo.

“El tiempo que tardaremos no lo sabemos, creemos que el viaje se va a ir dando solo”, reconoció Nicolás quien no descarta realizar trabajos en el camino.

La pareja aseguró que el pequeño Ciro, de 5 años, es el que está más entusiasmado.

La perrita Dina, única mascota de la familia, será otra cómplice del camino y desde el principio estuvo incluida en este proyecto.

El año que viene Ciro debería comenzar sus estudios en la Escuela Primaria por lo cual la familia está organizando todo para que el niño pueda estudiar on line.

Fuente de la noticia (InfoGEI)