Candelaria Sturniolo nació con una discapacidad motriz y se moviliza con muletas. Viaja alrededor del mundo desde que tiene 15. Su primer viaje fuera de Argentina fue a Cuba con su familia y, desde ese momento, se despertaron en ella las "ganas de conocer más". Si bien elige sus destinos por deseo o porque encontró una buena oferta de vuelos, es consciente que la accesibilidad no es moneda corriente en todos lados.

Siempre recuerda la anécdota de cuando fue a Tailandia y contrató unas excursiones pero, cuando llegó, le dijeron que no podía hacerla por cuestiones de seguridad. Finalmente, se volvió a su hotel sin su dinero ni las fotos del lugar que deseaba conocer.

"Nunca dejé de ir a un lugar por las limitaciones. A la hora de empezar a armar el viaje, sí tengo en cuenta cuestiones como la ubicación del alojamiento y las formas adecuadas de moverse en una ciudad", cuenta Candela que publica todas sus experiencias y asesora a los que desean viajar pero no se animan en su cuenta de Instagram @can_world.

Si bien viaja por el mundo, también lo hace dentro de la Argentina, donde le tocó vivir experiencias no tan agradables. Para ella, su país aún está muy atrasado en cuanto a accesibilidad aunque esto se exacerba por la "falta de concientización de la sociedad".

"Son más las barreras que la propia gente nos pone no aceptando al otro y ni poniéndose en nuestro lugar", dice la cordobesa, que además es fanática de Belgrano y va asiduamente a la cancha, uno de los lugares con accesibilidad cero en su ciudad natal.

Sin embargo, esto está cambiando y cada vez son más las ciudades que están intentando incorporar estos conceptos a su infraestructura. Para ella, las Cataratas del Iguazú y el Glaciar Perito Moreno "son dos puntos turísticos que nada tienen que envidiarle a otros lugares del mundo".

"La Ciudad de Buenos Aires está entendiendo muy bien el concepto de accesibilidad. Es un lugar en el que siempre me sentí muy a gusto", expresa y comenta que tuvo la iniciativa de armar una guía para recorrer su ciudad natal, Córdoba, tratando de plantear las rutas más accesibles dentro de lo posible.

Las necesidades del viajero

Según los últimos datos del Indec (2018), uno de cada diez argentinos padece algún tipo de discapacidad. Es decir, 3.571.983 personas. Mucho de ellos tienen deseos de viajar y conocer otras ciudades del país aunque pocos logran cumplirlo.

Christian Couyoumdjian es uno de ellos. Tiene 37 años y hace seis creó All The Way Adaptive Travel, una consultora que ofrece a las personas con algún tipo de discapacidad la posibilidad de acceder a información completa y minuciosa sobre cómo viajar por la Argentina y el mundo: desde hospedajes y transporte, hasta excursiones y circuitos turísticos.

Christian Couyoumdjian ayuda desde su consultora All The Way Adaptative Travel a otras personas con discapacidad
Christian Couyoumdjian ayuda desde su consultora All The Way Adaptative Travel a otras personas con discapacidad

Para Christian, este emprendimiento y proyecto personal es parte de su propia historia de vida. Él nació con espina bífida y, desde muy pequeño, tuvo que viajar por tratamientos médicos.

"Está basado en hechos reales. Me eduqué y crecí en Buenos Aires pero a lo largo de mi vida le agarré el gusto a viajar. Cuando yo empecé, el hecho que una persona con discapacidad viajase era impensado. Si bien estaba fogueado, con el tiempo aprendí a arreglármelas solo y soy un convencido que el viajar tiene que ser un disfrute. Cuando no hay inclusión ni accesibilidad se vuelve hasta imposible", cuenta.

All The Way Adaptative funciona como una especie de puente entre el viajero y el destino. Una vez que la persona tiene decidido el lugar, la consultora se pone a trabajar investigando sobre los pormenores que pueden surgir y qué tipo de viaje se quiere realizar.

"El proceso comienza cuando la persona manifiesta su deseo de viajar. Trabajamos enfocados en la necesidad de cada viajero en particular. Conocemos al pasajero, averiguamos qué necesita para que empiece y termine su viaje de manera placentera".

En el proceso, se arma un itinerario, se investiga cuál es la mejor aerolínea y se brinda una asesoría al viajero sobre cómo y qué debe esperar de cada destino. También se establecen parámetros acerca del tipo de alojamiento que necesita la persona para poder usar la cama, el baño, la habitación y demás instalaciones.

"Desgraciadamente no se puede hablar de buena accesibilidad en todos los lugares y esto no termina en el hotel. Tenemos que ver qué vamos a hacer en cada ciudad, a dónde vamos a comer y cómo nos vamos a mover", expresa Christian.

Airbnb fue una de las empresas que tomó nota de estas necesidades e implementó 21 nuevos filtros de búsqueda de alojamientos para personas con discapacidad. De esta manera, quienes lo necesiten podrán encontrar hogares con ciertas características específicas como: entradas sin escalones o amplias para sillas de ruedas, inodoros con altura accesible, pasillos anchos, entre otros.

Accesibilidad en la Argentina

La Argentina es uno de los países que adhirió a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, la cual prevé que tanto edificios públicos, plazas, parques, espacios abiertos como el transporte de todas las ciudades deben ser accesibles. Además, exige que las indicaciones de la vía pública sean legibles para todos.

El Parque Nacional Iguazú, destino ciento por ciento accesible
El Parque Nacional Iguazú, destino ciento por ciento accesible

Sin embargo, esto pocas veces se respeta. En el último año, las noticias sobre movilizaciones de personas con discapacidad para reclamar por sus derechos se multiplicaron por todo el país.

Para Couyoumdjian, la accesibilidad es como "una cadena". "No puede existir si un eslabón está roto. Si hay un lugar que tiene un baño para discapacitados pero tiene escaleras, ya no sirve. Si hay una rampa pero no un baño, tampoco. En Buenos Aires y en Córdoba por ejemplo vemos rampas por todos lados pero las veredas están rotas. Ahí es donde detectamos un déficit de accesibilidad", dijo.

Si bien en la mayoría de la ciudades argentinas no se respetan las condiciones necesarias para lograr un pleno acceso de todos, hay ciertos puntos en donde sí se logró su implementación y su respeto.

"Como consultor, y alguien que vive en Argentina, te puedo decir que aún no es totalmente accesible. Hay focos que sí y una legislación que es bastante abundante. No puedo hablar de una accesibilidad completa", expresó al respecto Christian quien viajó por todo el país para relevar puntos turísticos inclusivos.

Al ser interrogado sobre qué lugares podrían mencionarse como accesibles, Christian señaló a la ciudad de Buenos Aires e Iguazú.

"En Buenos Aires hay ciertos sectores a donde han logrado una buena accesibilidad, sobretodo en la vía pública. Iguazú, por su parte, sufrió una transformación enorme. Yo recorrí el parque cuando no era lo que es ahora y tuve que hacerlo caminando con bastones canadienses", comentó Christian quien además de ser consultor en accesibilidad, es deportista. Su disciplina es el canotaje polinésico, y también compite en paracanotaje regulado por la Federación Internacional de Canotaje (ICF).

Centros turísticos con iniciativa

Frente a esta necesidad insatisfecha, muchos sitios turísticos comenzaron a implementar diferentes medidas para ofrecer una mayor accesibilidad.

En este contexto, la secretaría de Turismo de la Nación lanzó el Programa de Directrices de Accesibilidad para Servicios y Alojamientos Turísticos por el cual se busca distinguir a aquellos establecimientos que implementan medidas para transformarse en accesibles.

La provincia de Buenos Aires fue distinguida por ser la que tiene mayor cantidad de "Distinguidos Nacionales en accesibilidad turística" con 42 establecimientos que cumplen con ciertas condiciones necesarias para ser inclusivas.

"En 2018 y 2019 junto con el Gobierno de la Provincia y bajo el lema "Verano en la Provincia", lideramos la implementación de directrices de accesibilidad y alcanzamos la Distinción Nacional en las primeras playas públicas, accesibles y gratuitas del país para que todos los turistas puedan tener acceso. Las playas de Mar del Plata, Mar de Ajo y Necochea fueron disfrutadas por casi un millón de usuarios, de los cuales 3 mil contaban con alguna discapacidad y 1274 personas pudieron ingresar al mar por primera vez con la silla anfibia", afirma Martina Pikielny, subsecretaria de Turismo de la provincia de Buenos Aires.

Cada uno de estos 42 lugares están discriminados en un listado que se puede consultar por Internet y en donde se describe con qué facilidades cuentan: ya sea el ingreso, baños accesibles, mobiliario apto, entre otros.

Puerto Madryn también se sumó a esta iniciativa y, en este contexto, la Secretaria de Turismo realizó talleres de sensibilización, jornadas para adecuar establecimientos y cursos de lenguaje de señas. Como resultado, varios lugares incorporaron rampas y comodidades para todo público.

En las playas de la provincia de Buenos Aires, las sillas anfibias hacen posible que personas con discapacidad se puedan meter al mar
En las playas de la provincia de Buenos Aires, las sillas anfibias hacen posible que personas con discapacidad se puedan meter al mar

Esta ciudad cuenta con 19 establecimientos "Distinguidos Nacionales en accesibilidad turística" entre los que hay restaurantes, balnearios, hoteles y hasta operadoras de buceo que ofrecen actividades para personas con discapacidad motriz.

Según un listado publicado en la página oficial del Gobierno, ciudades con este tipo de iniciativas pueden encontrarse en provincias como Entre Ríos, Chubut y Santa Fe aunque también hay varias que no presentan ninguna iniciativa de este tipo como Córdoba, Catamarca, Corrientes, Chaco, Jujuy, Mendoza y San Luis.

Para Pikielny, implementar accesibilidad debería ser visto como algo "beneficioso" para todos los rubros relacionados con el turismo.

"Esto implica un aumento del mercado turístico, posibilitando el incremento de la rentabilidad empresarial, una mejora de la imagen del destino (al constituirse en una modalidad que abarca a todas las personas sin exclusión ni distinción, contribuyendo a su vez al desarrollo turístico del lugar), el hecho probado de que la persona con discapacidad no suele desplazarse sola, sino que viaja casi siempre en compañía, nos lleva a hablar de un segmento de demanda "multiclientes"-, entre otros".

Por: Carola Cinto ADEMÁS

Impruneta: una experiencia casera en el corazón de la Toscana

La casa donde vivió San Martín, nuevo museo en Mendoza

Microhoteles, la nueva apuesta de las grandes cadenas para bajar costos

Cinco experiencias imperdibles en un viaje por Perú

Fuente de la noticia (La Nacion)