La fiscalía denunció irregularidades en el caso que conmovió al mundo en 2014 Fuente: Télam

Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 18 de septiembre de 2019 • 20:15

CIUDAD DE MÉXICO.- Las autoridades mexicanas volverán a investigar la desaparición de 43 estudiantes en el sudeste de México en 2014, un caso que conmovió a la opinión internacional y cuyas investigaciones estuvieron plagadas de irregularidades.

Los padres de las víctimas, su representante legal y el presidente Andrés Manuel López Obrador acordaron, en una reunión privada, nuevos mecanismos para evitar que más implicados en el caso salgan de prisión, como ocurrió en los últimos días.

"Nosotros vamos a empezar de nuevo", dijo Omar Gómez, fiscal especial para el caso Ayotzinapa. "Desde una base sólida, en donde quitemos todas estas irregularidades y delitos que se cometieron", agregó el funcionario a cargo de la investigación.

A principios de septiembre, familiares y abogados de los estudiantes desaparecidos alertaron que, tras la liberación de uno de los principales señalados en el caso, se podría abrir la puerta a que más involucrados salgan de prisión. Días después 24 policías fueron excarcelados.

"La fiscalía le anunció a las familias que presentará nuevas acusaciones en los casos de personas que podrían recuperar su libertad (…) y que se investigará a servidores públicos que obstaculizaron la investigación, incluyendo altos funcionarios", dijo Santiago Aguirre, director del Centro de Derechos Humanos Agustín Pro, que lleva la representación legal del caso.

Organizaciones internacionales como la ONU cuestionaron la forma en que la fiscalía mexicana llevó a cabo las investigaciones, con fuertes señalamientos de tortura a presuntos implicados, destrucción de evidencias y encubrimiento a instituciones posiblemente involucradas.

En septiembre de 2014, más de 100 estudiantes de una escuela normal rural de Ayotzinapa -unos 220 kilómetros al sur de Ciudad de México, en el estado de Guerrero- que viajaban en varios micros fueron atacados por policías coludidos con criminales. Cuarenta y tres de ellos desaparecieron y sólo se encontraron supuestos restos de uno.

Agencia Reuters

Fuente de la noticia (La Nacion)