Las imágenes con dos miembros de la banda Los Rastrojos despertaron sospechas de que lo habrían ayudado a cruzar a Colombia en enero pasado

Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 12 de septiembre de 2019 • 20:11

BOGOTÁ.- El 22 de febrero pasado, Juan Guaidó cruzó la frontera entre Venezuela y Colombia y apareció por sorpresa en el megaconcierto organizado en Cúcuta en vísperas de la operación para introducir contenedores con medicinas y alimentos en el país vecino con el apoyo logístico de Estados Unidos y del Gobierno de Iván Duque. El intento fracasó y supuso el primer gran revés para el jefe de la Asamblea Nacional.

Guaidó viajó de Caracas al fronterizo estado de Táchira en medio de la incertidumbre y de la máxima reserva. Durante el camino sorteó controles policiales y recabó el apoyo de miembros de las fuerzas armadas. Una vez llegado al municipio de San Antonio, se dispuso a pasar al otro lado. ¿Cómo? Los vídeos y las imágenes de ese día muestran que cruzó a través de trochas, caminos secundarios e informales sin vigilancia.

Pero unas fotografías difundidas en las redes sociales desataron duras acusaciones tanto a Guaidó como a Duque y amenazan con alimentar una nueva tormenta política en los dos países. El político venezolano posa junto a dos hombres identificados como miembros de los Rastrojos, una banda de narcoparamilitares que opera en ese limbo legal que a menudo es la frontera. En las imágenes salen dos cabecillas de esa organización criminal: John Jairo Durán Contreras, apodado Menor, y Albeiro Lobo Quintero, alias Brother. Ambos fueron detenidos en Cúcuta en junio.

Alberto Ravell, vocero de Guaidó, aseguró en la W Radio que "a todas las personas públicas le piden fotos". " Esas personas le pidieron un selfie, no sabía quiénes eran. El presidente Guaidó no le pide la cédula a la gente para tomarse una foto con ellos. ¿Crees que si el presidente Guaidó sabe que son unos paras se hace una foto con ellos para que las difundan después?", se preguntó.

La divugación de las instantáneas, que fueron dadas a conocer primero por el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, en su programa de televisión, tienen un evidente propósito político y, por sí solas, no demuestran una vinculación con este grupo irregular. Sin embargo, son suficientes para levantar suspicacias y sembrar graves sospechas. Esto ocurre, además, en dos países en los que es frecuente recurrir a documentos gráficos, a menudo descontextualizados, por intereses políticos. Una costumbre de la que no se salva casi nadie, que va de la ultraderecha colombiana al régimen chavista. Ravell negó que Guaidó recibiera ayuda de grupos irregulares para cruzar.

"Esas personas estaban en una alcabala, de las muchas que hay en las trochas con guardias venezolanos o gente armada, y le pidieron una foto y él no se negó. Ahí nadie le pregunta a nadie quién es, la gente que usa las trochas que quiere es pasar lo más rápido posible".

En cambio, Wilfredo Cañizares, responsable de la Fundación Progresar en el departamento de Norte de Santander, aseguró que había alertado de esa circunstancia desde el primer día. "La entrada a Colombia el 23 de febrero del señor Juan Guaidó fue coordinada con los Rastrojos. Aquí están alias el Brother armado, y el segundo al mando de este grupo paramilitar, alias el Menor", afirmó al publicar las fotos en Twitter.

A partir de esa denuncia, el senador Gustavo Petro, uno de los líderes de la oposición al gobierno de Duque, fue quien más criticó ese supuesto vínculo con la banda narcoparamilitar, dándolo por hecho a raíz de que Guaidó lleva la misma ropa en esas imágenes y en los vídeos que documentan su llegada al Colombia.

Diarios El País y El Tiempo/GDA

ADEMÁS

Guaidó recobra la iniciativa con un gabinete paralelo

Juan Guaidó arma un gabinete paralelo con Leopoldo López y el Grupo de Lima muestra su apoyo

Fuente de la noticia (La Nacion)