Leo Gutiérrez y las bromas entre Chapu Nocioni y Lancha Delfino Fuente: LA NACION – Crédito: Ricardo Pristupluk

Andrés Vázquez SEGUIR

Fue como un regreso a la gloria. Un viaje fugaz por el túnel del tiempo que sirvió para dimensionar el valor de todo su legado. Ajenos a toda noción temporal y alojados en la evocación de quienes buscan un modelo para emular, parte de la Generación Dorada de básquet volvió a demostrar este sábado, en Tecnópolis, que el paso de los años los mantiene más vigente que nunca al cumplirse 15 años de la obtención de la medalla de oro en Atenas 2004.

El evento, llamado Experiencia Generación Dorada e ideado en la cabeza de Alejandro Cassettai, jefe de equipo de aquellos días de gloria, fue la excusa perfecta para que el grupo volviese a reencontrarse, justo a días del subcampeonato obtenido en el Mundial de China. Sólo faltaron Manu Ginóbili, Luis Scola y Juan Ignacio Pepe Sánchez, que se quedaron en Asia tras el Mundial. "Es la primera vez que somos tantos. La excelente participación de los chicos en el Mundial ayudó mucho para querer revivir momentos tan gloriosos", comentó Gabriel Fernández.

El reconocimiento a la Generación Dorada
El reconocimiento a la Generación Dorada Fuente: LA NACION – Crédito: Ricardo Pristupluk

La jornada, con más de 6000 personas presentes, fue atractiva y emocionante. Apenas pisaron la galería interactiva montada sobre el Pabellón 2400 del predio de Técnopolis, a Hugo Sconochini y al Colo Wolkowyski se les llenaron los ojos de lágrimas. "Esto es inolvidable, cuantos recuerdos se me vienen a la mente.", expresó el ex capitán, que se vino especialmente de Italia para reencontrarse con sus viejos compañeros. "Es la historia, nuestro ADN, un viaje a las emociones de aquella jornadas épicas", acotó, emocionado, Fabricio Oberto. En tanto, Alejandro Montecchia se encargó de resumir su carrera en cada una de las camisetas que presentó. "Esta es la que más quiero", confesó el Puma, mientras señalaba la camiseta de Bahiense del Norte, su primer club.

Practicando antes del ingreso del público

#ExperienciaGD @experienciagd Los jugadores, con la competitividad intacta: torneo de triples, Oberto y Fernández la vuelcan [R][R] pic.twitter.com/uw9XiY73Ne&- Mariano Atanasoff (@matanasoff) September 21, 2019

El museo del Chapu Nocioni
El museo del Chapu Nocioni Fuente: LA NACION – Crédito: Ricardo Pristupluk

En cada uno de los stands, se pudo apreciar camisetas de los todos los clubes en el los que jugaron, medallas, zapatillas, premios individuales, fotos, tapas de diarios y revistas y pizarras del técnico Rubén Magnano. A cada paso, fue inevitable hacer comentarios y contar anécdotas. "Lindo gusto tenias para los calzados, Walter", bromeo el Chapu Nocioni. "Con estas jugué la final de Atenas", retrucó el rubio. También resultaron imperdibles las imágenes que se proyectaron, rescatadas de viejos VHS y DVD, que mostraron los orígenes de los jugadores y varios momentos épicos de sus carreras.

Montecchia y Leo Gutiérrez miran los recuerdos del Colo Wolkowyski
Montecchia y Leo Gutiérrez miran los recuerdos del Colo Wolkowyski Fuente: LA NACION – Crédito: Ricardo Pristupluk

Más tarde, los campeones fueron homenajeados por Hernán Lombardi, secretario de Medios Público, y Diógenes de Urquiza, titular de la Agencia de Deporte Nacional. Allí se hizo un intercambio protocolar. Los funcionarios le obsequiaron una plaqueta y Magnano y sus muchachos, en agradecimiento, posaron para una foto en conjunto y les dieron una pelota firmada. Predispuesto y sorprendidos por la cantidad de público que se dio cita, todos los jugadores, junto a Magnano, se dedicaron a firmar a autógrafos y sacarse fotos durante más de una hora.

El stand del DT Rubén Magnano, incluida la camisa que usó en la final de Atenas 2004
El stand del DT Rubén Magnano, incluida la camisa que usó en la final de Atenas 2004 Fuente: LA NACION – Crédito: Ricardo Pristupluk

"Estuvimos varias horas y la pasamos bárbaro, y nos dimos cuenta de lo lindo que es y de cuánto tiempo antes tendríamos que habernos juntado", se lamentó Carlos Delfino. "Lo que pasa es que recién ahora podemos casi todos. Cada uno tiene sus cosas, el Lancha está jugando todavía, Hugo vive en Italia, el Colo en España… Pero bueno, era una linda chance y la cumplimos", dijo Nocioni, antes de encarar una pequeña competencia de triples que terminó ganando Leo Gutiérrez.

Fabricio Oberto, un referente bajo los tableros
Fabricio Oberto, un referente bajo los tableros Fuente: LA NACION – Crédito: Ricardo Pristupluk

La Generación Dorada supo reunir una cantidad inigualable de talento y no paró de crecer hasta convertirse en el primer equipo en derrotar dos veces a un seleccionado de Estados Unidos conformado por estrellas de la NBA. Primero en el Mundial de Indianápolis 2002, cuando la gloria se le escurrió ante Serbia en la final. Y dos años después, a pasitos del Partenón, donde Emanuel Ginóbili, Fabricio Oberto, Luis Scola, Andrés Nocioni, Walter Herrmann, Alejandro Montecchia. Carlos Delfino, Juan Sánchez, Rubén Wolkowyski, Gabriel Fernández, Hugo Sconochini y Leonardo Gutiérrez dejaron la dimensión de simples mortales y se convirtieron para siempre en leyendas.

Por: Andrés Vázquez ADEMÁS

Rumbo a China 2019: la Argentina navega hacia el Mundial en medio de un camino irregular

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: | Deportes

| Generación Dorada SEGUIR Manu Ginóbili Andrés Nocioni Luis ScolaFuente de la noticia (La Nacion)