Evita supermercadista China e instagramer. Ella publica sus ofertas a través de la red social y ya acumuló más de 76.000 seguidores que la consideran una promotora entrañable Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi

Alejandro Horvat SEGUIR

Al costado de la línea de cajas, en el supermercado chino El amanecer, está el laboratorio de ofertas de Evita. Es un espacio reducido entre una mesada y una de las góndolas de productos para el pelo. Ella suele sentarse sobre un cajón de gaseosas y se dispone a pensar cómo competir con las grandes cadenas de hipermercados, desde su comercio en San Martín, en el conurbano bonaerense.

Una vez que define las ofertas, agarra su celular y repite el método que la hizo famosa en Instagram: lo pone en modo selfie y se graba promocionando sus precios. En poco tiempo acumuló más de 76.000 seguidores y, según dice, las ventas subieron.

Ver esta publicación en Instagram

@playaditooficial [R][R] para todos

Una publicación compartida de Supermercado Amanecer Evita (@evita_love_amanecer) el

"Yo tengo experiencia para definir los precios. Ahora la gente no tiene plata, entonces dije ´bueno, hay que bajar el azúcar, la yerba, el papel higiénico, el aceite´. Es decir, los productos básicos. Si pongo precios caros, la gente no viene. Acá tenemos las mejores promociones de la zona", dice Evita, con un marcado acento chino que anula las "r" y las reemplaza por la "l", y convierte el singular en plural. Ella se presenta como "Evita", pero su nombre verdadero es Yan Zhi, tiene 33 años y nació en Fujian, una provincia en el sureste de China.

Evita, la supermercadista china e instagramer
Evita, la supermercadista china e instagramer Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi

A esta altura ella se convirtió en una instagramer. En los videos suele usar filtros con orejas de gatos, lentes de sol, huellas de perros, entre otros accesorios y adornos que la convirtieron en una promotora entrañable. "Soy Evita, tenemos súper oferta de cacaos en polvo por 180 gramos, $29. Venga, aproveche", dice en uno de sus videos.

Ver esta publicación en Instagram

Ultimo día sorteo. Jueves !espero en amanecer. !#sorteo

Una publicación compartida de Supermercado Amanecer Evita (@evita_love_amanecer) el

Todo empezó cuando ella notó que sus ofertas eran mejores que la de los hipermercados, pero que no tenía muchos medios para hacerle llegar estas promociones a sus clientes. Entones empezó a colgar carteles en el supermercado con su cuenta de Facebook e Instagram, que en ambos casos es Evita love amanecer. No es la primera: el año pasado también se viralizaron las ofertas de otra supermercadista china, Teresa Chen, que tiene su comercio en Carapachay.

"Hay mucha competencia y todos los grandes supermercados tienen publicados los precios. Yo siempre tengo mejores precios que ellos, pero mis clientes no lo sabían. Entonces me preguntaba cómo les puedo mostrar a mis clientes mis buenos precios. Empecé a subir mis ofertas en las redes y tuve mucho éxito. Ahora ya no son solo mis clientes, me siguen hasta de otros países. A veces tengo vergüenza, pero bueno, a la gente le gusta, le parece muy simpático y ayuda mucho a las ventas", argumentó Evita.

Ver esta publicación en Instagram

gracias a concenter.gracias a segio???? Yo bailar bien ?[R][R][R] avergüenzo

Una publicación compartida de Supermercado Amanecer Evita (@evita_love_amanecer) el

"Ahora todos saben que tengo buenos precios y vienen a buscar mi oferta. En el barrio me saluda la gente, tengo algunos fans que vienen a sacarse una foto y se van, pero igual sirve porque entra más gente al supermercado", agregó.

Al nombre "Evita", que en la Argentina tiene una fuerte connotación política, lo eligió sin conocer nada acerca de Eva Perón. Resulta que un vecino le escribió cinco opciones y ella escogió. Según cuenta, lo mismo sucede con el resto de los chinos que adoptan un nombre común para los occidentales. Solo les gusta, y lo eligen, sin más misterio que ese. Hoy ya se puso al día con la historia del país y dice que "Eva fue grande porque hizo muchas cosas por las mujeres".

"Sigo las novedades por Facebook y siempre tiene muy buenos precios. Además, la atención es excelente, son todos muy amables y alegres. Yo no creo que sea casualidad que una persona con tan buenas ofertas se llame Evita", dijo Mercedes Juanquera, una clienta del barrio, de 58 años. Entre las promociones está el kilo de yerba a $140, el litro de aceite $110, un kilo de azúcar $33 y tres rollos de cocina $40.

Ver esta publicación en Instagram

Tenemos 5 ganadores !![R]fecha de sortear 10 de septiempre !no te los pierda ! @lays @superluis__

Una publicación compartida de Supermercado Amanecer Evita (@evita_love_amanecer) el

Evita llegó a la Argentina en 2009 y asegura que ya está acostumbrada a vivir con la inflación. Estudió administración de empresas en China y aplica lo que aprendió en su comercio que lo maneja junto al resto de su familia. Trabajan de lunes a lunes y se turnan para poder tener un día libre.

Además de las ofertas, publica sorteos que arma para sus clientes. La modalidad es la siguiente: ella le pide a todos los que compran, que anoten su teléfono en un papel, luego los mete en una urna, y a los que salen sorteados los llama por teléfono para comunicarles la buena noticia. Ahora hizo un sorteo por cinco pelotas de fútbol.

Los carteles que cuelgan de las góndolas del supermercado El amanecer
Los carteles que cuelgan de las góndolas del supermercado El amanecer Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi

"Hago el sorteo y luego llamo a los ganadores. Pero esto es solo para los que vienen al supermercado, no para todos mis fans, porque tengo fans de todos lados y sería complicado enviarles el premio", aseguró.

Evita, supermercadista china e instagramer
Evita, supermercadista china e instagramer Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi

Si bien sostiene que China ha tenido un gran desarrollo en el último tiempo, ella no tiene intenciones de volver. De hecho, tiene más familiares acá, que allá. Cerca de las 17.30, Evita comienza su turno de trabajo vespertino. Antes de sentarse en la línea de cajas, una clienta le regaló un trébol. "¿Esto es para la suerte, no? Hay que guardarlo. La gente es muy amable", concluyó Evita.

Por: Alejandro Horvat ADEMÁS

Diseño de futuros: qué "cosas comunes" del presente nos van a avergonzar en diez años

Consumo: se desaceleró la caída de las ventas en los supermercados

Compras en dólares con la tarjeta de crédito: todo lo que hay que saber para enfrentar la devaluación

Fuente de la noticia (La Nacion)