En el Central confían en que el proceso de desinflación volverá en octubre

Por la inflación, sinceró el fin de la fijación de la base monetaria

Quince días después de haber incumplido por primera vez sus metas, el Banco Central (BCRA) readaptó ayer su política monetaria para tratar de adecuarla al impacto que la aceleración que registró la inflación tendrá sobre la oferta real de dinero y reafirmó los incentivos para que los bancos premien con mejores tasas a los ahorristas en pesos.

Su Comité de Política Monetaria (Copom) anunció anoche el abandono formal del congelamiento de la Base Monetaria (BM), que contaba con la bendición del FMI, y admitió que permitirá un aumento del 2,5% mensual de la oferta de dinero durante este mes y el próximo para compensar la reducción que en ella implicó "la aceleración de la inflación producida por la fuerte devaluación que registró el peso" tras las PASO.

En un comunicado, la entidad aclaró que la medida se adopta "a fin de evitar una contracción monetaria excesiva, en un contexto que ya presentaba una liquidez ajustada", aunque sus voceros se preocuparon por aclarar que esto no debe ser considerado un "relajamiento o flexibilización".

El organismo anunció que su nueva meta de BM para el corriente mes queda en 1377 mil millones de pesos, unos $33.800 millones por encima de la meta anterior, que había quedado congelada en $1343,200 millones, más allá de sus ajustes por las operaciones cambiarias netas realizadas por el BCRA.

Sin embargo, como admite que su nuevo objetivo es anunciado "en un contexto en el que las proyecciones de demanda de dinero pueden perder precisión", en paralelo el organismo decidió elevar al 78% anual el límite inferior que se compromete a mantener para la tasa de interés que les paga a los bancos por comprarles sus Letras de Liquidez (Leliq) durante este mes.

Ese rendimiento, cuyo "piso" anterior había sido fijado en 58% anual, pero que llegó a estar en el 85% hace unos días (su mayor nivel en 17 años) y se encuentra ahora en el 83,21%, tendrá un "piso" garantizado del 68% anual durante octubre.

Esto lo hace "para garantizar el carácter contractivo de la política monetaria" y asegurarle incentivo además a los bancos para que trasladen parte de esa mejora a sus ahorristas pagándoles mejores tasas por sus plazos fijos para que se queden en pesos, y no se pasen al dólar.

Esta decisión llega luego de que el stock de esos depósitos registrara en agosto un descenso de $58.000 millones por cancelaciones realizadas por ahorristas que, en la mayoría de los casos, buscaron dolarizar esas tenencias.

"El Copom considera que estas medidas permitirán sostener una tasa de interés real positiva y retomar el proceso de desinflación a partir de octubre", agrega la comunicación oficial.

La adecuación de las metas monetarias dispuesta por el BCRA será evaluada en las reuniones que el FMI tendrá en unos días.

"Esperamos sea una oportunidad para dialogar sobre estos y otros temas", se limitaron a decir desde el organismo internacional tras anoticiarse de los cambios, aunque tras destacar que "el personal del FMI sigue comprometido con la Argentina y continúa trabajando con las autoridades para abordar la difícil situación que enfrenta el país". Sin embargo, la última vez que el Copom había dispuesto una modificación en el programa monetario pactado con el FMI, su vocero, Gerry Rice, había emitido un comunicado respaldando explícitamente esa decisión.

Por: Javier Blanco ADEMÁS

El dólar sigue dando pasos hacia arriba, aunque bajo férrea tutela oficial

El Gobierno posterga el envío del proyecto para "reperfilar" la deuda

UIA. Funes de Rioja pidió reformas macro para no caer en un nuevo Rodrigazo

Las medidas de alivio económico ya suman $100.000 millones desde las PASO

Banco CentralFuente de la noticia (La Nacion)