Luego de 25 años de trayectoria en la provincia de Córdoba, la fábrica de motores MWM, de la ciudad de Jesús María, anunció su cierre definitivo donde más de 100 familias se quedaron sin su fuente de trabajo.

La decisión empresaria fue comunicada a los trabajadores este viernes, y según lo informaron los delegados de la Comisión Interna, la firma se comprometió a pagar las indemnizaciones y sueldos. En declaraciones a Radio Jesús María, Mario Soria y Sergio Aramayo aseguraron que se “la veían venir” pero “la verdad que es muy duro, no hay palabras”.

“Veníamos de mal en peor, lo que nos extrañó es que este Gerente venía bien a raja tabla. Habíamos firmado un acta donde por tiempo indeterminado no podían tocar nada. Siempre veíamos todo igual. La veíamos venir pero no pensábamos que era así“, dijeron los delegados a la emisora.

Y agregaron: “Pensábamos que íbamos a seguir aguantando y son 100 familias que se quedan en la calle. Trataremos de ver como continuamos, la vida sigue. La fábrica más allá que cierre se han portado bien con nosotros pero nos vamos triste“, relataron entre lágrimas y destacaron la labor entre los compañeros de trabajo durante tantos años.

Según consigna La Nueva Mañana, Internacional de Automática de América del Sur Ltda., conocida como MWM Motores Diésel, es la filial brasileña de Navistar International, especializada en la fabricación de motores diésel para aplicaciones automotrices en América Latina.

Intervención de Trabajo

En tanto, de acuerdo a lo publicado por la misma emisora, Gustavo Brandán, intendente de Colonia Caroya, circunscripción a la que pertenece la fábrica, se comunicó con el ministro de Trabajo de la Provincia para solicitarle su intervención. Omar Sereno se comprometió a arribar a la empresa en las próximas horas.

Fuente de la noticia (InfoGEI)Jd