Virginia, Eugenia y Jasmijn, de viaje por Holanda

"Se disparó el dólar tras la elección. El euro está como a 70. No uses más las tarjetas o conseguí un trabajo allá, jejejeje". Virginia Griffioen recibió el mensaje bomba de su marido apenas se subió al tren y se conectó a wi- fi, después de pasear por Amsterdam con sus dos hijas. "Habíamos ido a recorrer el Rijksmuseum. Salimos contentas, nos subimos al tren de regreso de a Zaandam y como tiene internet, ahí me desayuné de que el dólar había escalado por el grupo de WhatsApp de la familia", cuenta. El mensaje del marido, medio en broma medio en serio, resumió la preocupación que se disparó entre miles de argentinos que estaban de viaje fuera del país y aquellos que volvieron hace poco y todavía no les cerró la tarjeta.

"Por suerte, ya estaba terminando nuestro recorrido. Vine a Holanda para visitar a mi hija que está estudiando acá. Y gasté poco con la tarjeta de crédito. Y ahora voy a seguir usando el efectivo que tengo", dice. "Almorzamos en el restó del Rijksmuseum y estuve a punto de pagar con tarjeta pero al final pagamos con débito. Menos mal", dice.

No es la única. Miles de argentinos comparten su preocupación. Tanto aquellos que están de viaje por el mundo como aquellos que volvieron hace algunos días y se comen las uñas mientras esperan que llegue el bendito vencimiento de la tarjeta. Porque la mayoría de los bancos, aunque permiten adelantar el pago, tomarán el precio del dólar al día del cierre oficial.

"¿Qué?¿Cómo que el dólar está a 49? No puede ser". Apenas vio los primeros resultados de las elecciones, el domingo a la noche, Juan Crei, de 48 años entró al homebanking para ver cuando cerraba su tarjeta. Había pasado dos semanas entre Miami y Los Angeles, en la playa y haciendo surf. Fueron días inolvidables. Pero la huella no solo había quedado en la retina.

"Sí, la tarjeta había explotado. Pero todo estaba calculado. menos la suba del dólar. Entré al banco apenas se conoció el resultado de la elección. La tarjeta cerraba al día siguiente. Pero, para mi sorpresa, el dólar estaba a 49 pesos. Yo pensaba que fuera del horario bancario no se movía. Pero cuando quise entrar para comprar dólares, me lo cotizó a eso", cuenta.

Mercados

Para dar credibilidad, muestra una captura de pantalla del banco. A las 0.55, el dólar, antes de que abrieran los mercados, alcanzaba ese precio. "Tomé una decisión drástica. Hice el pago manual adelantado pero desde mi cuenta en dólares. Cerró al día siguiente y me los tomó. Me dolió desprenderme de los dólares pero en esos momentos hay que cerrar los ojos y pagar", cuenta.

En el Rijsmuseum
En el Rijsmuseum

Desde las agencias de viaje aseguran que el lunes, el primer día de la devaluación, no se sintió una merma en las ventas, aunque ayer ya empezaron a bajar incluso las consultas. Y que la mayoría de las ventas tenían que ver con personas que ya tenían sus pasajes sacados y que decidían cerrar todos los consumos que pudieran desde acá: hotel, alquiler de autos, pasajes en tren o pases para parques y espectáculos. Todo lo que se pueda pagar en pesos.

Desde Avantrip explicaron que en este momento, lo que recomiendan a sus clientes es cancelar en pesos y en cuotas todos los gastos que puedan adelantar desde acá. Y dejar para pagar en destino aquellas cosas que sí o sí hay que pagar allá y con tarjeta.

"La mayoría de las ventas de estos días fueron de casos de gente que completó sus paquetes. Tenía sólo el aéreo y decidió adelante y contratar desde acá hotel y auto, anticipadamente", explicó un vocero de la empresa.

El efecto es similar, dicen al que se vivió a mitad del Mundial de Rusia. A los que fueron sólo con el pasaje y pagaron el hotel en destino o reservaron el auto allá, se les complicó a la vuelta. En cambio, los que compraron con cuotas y en pesos, resultaron beneficiados por el salto que pegó el dolar.

Acostumbrados

"Este tipo de problemas son surreales. Irte de viaje es un poco como vivir en Argentina: te cambian las reglas todo el tiempo", cuenta Federico Schiavone, que desde el lunes está en Londres. "Tenía el viaje planificado hace tres meses. Todo pagado. Y devaluó justo cuando llegué. Mala suerte. No me quejo porque estoy acá y hay gente que está peor. Pero como argentino ya sabés que tenés que recalcular el viaje. Algunos gastos que pensaba hacer, ya los taché: algo de ropa que me pensaba comprar, eso no lo haré. Algunas comidas más sofisticadas, o simplemente comer afuera lo voy a reemplazar por el sandwichito del supermercado. Después, a la hora de pagar, priorizo la tarjeta de débito. Si bien, podría perder, en caso de que el dólar bajara, prefiero no jugar a esa timba e ir a lo seguro", dice este periodista, de 31 años.

En Despegar, aseguran que las ventas no cayeron. Todo lo contrario. "Desde el lunes hubo una fuerte demanda en nuestras plataformas", asegura Sebastián Mackinnon, gerente general de Argentina y Uruguay. "Con respecto al domingo aumentó considerablemente la demanda, tanto en servicios domésticos como internacionales y en lo que respecta a hoteles, pasajes y paquetes. Nosotros continuamos financiamiento en cuotas en pesos sin interés. De esta forma los viajeros pueden aprovechar para fijar precios. Es una gran oportunidad que está siendo utilizada por muchos usuarios. Este lunes, la preferencia de los viajeros por Orlando creció un 200% y por Miami un 145% respecto al lunes pasado", asegura. Los destinos más elegidos fueron Miami, Orlando, Bariloche y Río de Janeiro.

Whitney es abogada, tiene 23 años y pasó la segunda quincena del mes pasado en Europa: en España e Italia. No había llegado a ordenar todas las cosas del viaje cuando se enteró de la mala noticia, el dólar por las nubes. "Las tarjetas de crédito no me cerraron todavía aún. Es terrible la preocupación que tengo en este momento, y la incertidumbre de si el dólar bajará o seguirá subiendo para fin de mes, cuando venza la tarjeta. Si bien uno es consciente de la inestabilidad del dólar de nuestro país, la verdad es que jamás pensé que me iba a pasar esto. Es desesperante", dice. "Solo tengo la esperanza de que en estos días previos, al cierre de mi tarjeta, se revierta la situación y baje el dólar. A tener fe", agrega.

Por: Evangelina Himitian ADEMÁS

Bolsonaro, insólito: sugiere ir menos al baño para disminuir la contaminación

Cómo elegir un buen chocolate: ¿más cacao es sinónimo de calidad?

Virgen de Urkupiña: se iniciaron los festejos en Salta y Jujuy

Ignacio Anaya García: la historia detrás del cocinero que creó los nachos

Fuente de la noticia (La Nacion)