El agua cristalina que había debajo de Hannah Mighall, de 13 años, se oscureció por un momento.
Fuente de la noticia (La Nacion)