Crédito: Prensa Senado

Pinedo intenta dar señales de institucionalidad, en medio del impacto por el revés electoral Gustavo Ybarra SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 14 de agosto de 2019

Aún golpeado por el resultado de las primarias y con la intención de dar señales de institucionalidad, el oficialismo comenzó a sondear en el Senado a los líderes de los principales bloques opositores -el PJ y el FPV-, para tratar de armar una agenda legislativa hasta las elecciones de octubre.

Con esa premisa, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo (Pro-Capital), ya mantuvo contactos telefónicos con el jefe de la bancada kirchnerista. Marcelo Fuentes (FPV-Neuquén), y busca hacer lo mismo con el líder de la bancada peronista y principal bloque de la oposición, Carlos Caserio (Córdoba).

"La idea es armar una agenda legislativa con temas no conflictivos de acá hasta las elecciones de octubre", precisó Pinedo, en diálogo con LA NACION. El deseo del oficialismo es realizar, al menos, dos sesiones. Tampoco se descarta la posibilidad de que antes de fin de septiembre el jefe de Gabinete, Marcos Peña, retome sus informes mensuales al Congreso con una nueva escala en la Cámara alta.

También en el marco de dar señales de normalidad institucional ayer se celebró una reunión de la Comisión de Justicia y Asuntos Penales, que preside el legislador Pedro Guastavino (PJ-Entre Ríos), para diseñar una hoja de ruta de debate del proyecto del Código Penal redactado por una comisión especial integrada por jueces y juristas, y que el Gobierno giró al Senado en marzo último.

La reunión no tuvo quorum, pero la disposición de Guastavino permitió comenzar a acordar una agenda de reuniones para discutir la primera parte del proyecto.

Aunque falta la confirmación oficial, el debate podría reanudarse la semana próxima, con la invitación a los miembros de la comisión redactora de la anterior versión del Código Penal, redactado durante el kirchnerismo.

El acuerdo, por el momento, no pasará de la realización de reuniones para debatir la parte general del proyecto. De hecho, ayer el peronista Mario Pais (PJ-Chubut) le puso freno al intento de su compañero de bancada Rodolfo Urtubey (PJ-Salta), quien planteó la posibilidad de dividir en dos la iniciativa, para poder emitir dictamen antes de fin de año, al menos, a la primera parte.

Con diplomacia, el senador Pais le recordó a los legisladores presentes que la iniciativa en tratamiento es una sola pieza y que no hay necesidad de apurar el debate de un tipo de proyectos que, tal cual lo establece la ley Olmedo, no tienen fecha de caducidad precisamente por la complejidad que implica el debate y sanción de un código.

En cuanto a la posibilidad de acordar una agenda legislativa, Pinedo se comunicó anteayer con el líder de la bancada kirchnerista. Si bien Fuentes no se comprometió a nada firme, le dio un primer visto bueno a la idea del presidente provisional del Senado de dar señales de normalidad institucional y sesionar a pesar de la campaña y, sobre todo, de la crisis generada por el resultado de las PASO. En las próximas horas el senador oficialista buscará cerrar el acuerdo con Caserio.

Por: Gustavo Ybarra ADEMÁS

PASO 2019: ¿Cómo le fue a cada candidato en la mesa en la que votó?

Macri sigue de campaña: charló con adolescentes y les pidió "juntar más votos"

De Vaca Muerta a la Antártida, cómo se votó en 10 distritos singulares

Fuente de la noticia (La Nacion)