Edoardo Bolsonaro y Eric Trump Fuente: Archivo

Alberto Armendáriz SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 12 de julio de 2019 • 19:16

RÍO DE JANEIRO.- La insólita posibilidad de que uno de los hijos del presidente Jair Bolsonaro , el diputado Eduardo Bolsonaro, sea designado embajador en Estados Unidos causó agitación no solo en Brasil , sino también en Washington, donde, según la prensa brasileña, Donald Trump consideraría también enviar a uno de sus hijos, Eric, como representante diplomático en Brasilia, con el objetivo de reforzar el alineamiento entre ambos países.

"Algunas personas dicen que es nepotismo, pero es algo que la Corte Suprema tendrá que decidir. Eso no es nepotismo, yo jamás haría eso", dijo el presidente brasileño, que defendió el currículum de su hijo, titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados. "Cuando él viaja por el mundo, habla fluidamente inglés, habla español. ya fue a varios países de Europa, conoce a la familia de Donald Trump, tiene libertad y amistad con sus hijos; no es un aventurero. Incluso, acaba de casarse", apuntó.

El mandatario reveló su intención de nominar a su tercer hijo -apodado "03"- anteayer, un día después de que Eduardo cumplió 35 años, edad mínima para el cargo de embajador. Abogado de formación y exescribano de la Policía Federal, el joven Bolsonaro es legislador representante por San Pablo desde 2015, y fue reelegido el año pasado con 1,8 millones de sufragios, el más votado en la historia de Brasil.

"Es difícil hablar de uno mismo, pero no soy el hijo de alguien que de la nada logró ascender a esta posición; hay un trabajo que he realizado. Soy presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y tengo vivencias por el mundo", resaltó por su parte Eduardo Bolsonaro para apuntalar su eventual designación diplomática, que de cualquier modo debería ser confirmada por el Congreso. "Ya hice intercambio, frité hamburguesas en Estados Unidos, en el frío de Maine, estado fronterizo con Canadá. En el frío de Colorado, perfeccioné mi inglés", explicó.

La posibilidad de que Eduardo Bolsonaro acabe al frente de la embajada brasileña en Washington -vacante desde hace tres meses- generó perplejidad en los pasillos del Palacio de Itamaraty, donde se considera que el puesto debería ser ocupado por un diplomático de carrera, como es tradición, y, además, se advirtió que tendría que renunciar a su mandato porque la Constitución solo permite que jefes de misiones diplomáticas temporales no pierdan su cargo electivo.

"Se trata de una medida sin precedente en nuestra tradición diplomática y en la historia diplomática de países civilizados y democráticos", indicó al diario Estado de S. Paulo Rubens Ricupero, exembajador brasileño en Washington entre 1991 y 1993, para quien la designación de un familiar con funciones diplomáticas es típica de monarquías absolutas. "Caracteriza también a los gobernantes populistas como Trump, que solo confían en su propia familia", añadió.

En este sentido, según el diario carioca O Globo, fuentes anónimas del gobierno brasileño destacaron que, en caso de que Bolsonaro designe a su hijo como embajador en Washington, Trump consideraría nombrar a uno de sus hijos, Eric -también de 35 años y actualmente a cargo de los negocios familiares-, como representante diplomático estadounidense en Brasilia. "Según fuentes involucradas en el tema, el envío de los hijos de los dos presidentes para asumir las respectivas embajadas consolidaría las relaciones bilaterales", escribió O Globo.

Pese a que entre bambalinas el canciller Ernesto Araújo se ha quejado del protagonismo que Eduardo ha tenido en los viajes internacionales del presidente -al Foro Económico Mundial en Davos, Suiza; a Estados Unidos, Israel y la Argentina-, ayer respaldó la eventual decisión. "Sería la nominación de una persona que tiene un compromiso con las líneas de política exterior del presidente y las mías", dijo en una entrevista a la BBC Brasil.

Sin embargo, el propio presidente Bolsonaro subrayó que estar representado en Estados Unidos por su hijo sería una ventaja personal. "Lo pensamos antes, tuvimos en cuenta el costo y el beneficio, cómo sería considerado en aquel país. Me quedé pensando: imagínense si tuviésemos en Brasil al hijo de [Mauricio] Macri como embajador de la Argentina. Obviamente que el trato a él sería diferente al de otro embajador; normal", manifestó a la prensa.

Por: Alberto Armendáriz ADEMÁS

Tras el escándalo del caso Epstein, renuncia el secretario de Trabajo de Trump

Nueva Orleans, en alerta por el impacto de la tormenta tropical Barry

Las redadas masivas contra indocumentados comenzarán el domingo en EE.UU.

Tensión en el Golfo: Gran Bretaña acusa a Irán de intentar bloquear un petrolero

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: | El Mundo

| Donald Trump, presidente de EE.UU. SEGUIR Estados Unidos Brasil Jair BolsonaroFuente de la noticia (La Nacion)