Sin motor y guiado por las térmicas, los vuelos de bautismo duran entre 15 y 40 minutos

De qué se trata: todo comienza con un remolque. Un avión remonta al planeador con una cuerda hasta alcanzar los 500 metros de altura. Después la cuerda se desprende, el avión remolcador regresa a tierra y el planeador queda librado a su suerte, regido pura y exclusivamente por las corrientes térmicas.

Los vuelos de bautismo en planeador duran entre 15 y 40 minutos, de acuerdo a las condiciones meteorológicas, y se adaptan al gusto de cada pasajero, aunque los récords de permanencia en el aire ya superan la barrera de un día.

"En condiciones meteorológicas apropiadas, un planeador puede volar cientos de kilómetros por varias horas valiéndose exclusivamente de los factores naturales. Están quienes quieren disfrutar de un vuelo tranquilo y silencioso, contemplar el paisaje, mientras otros buscan un vuelo a pura adrenalina, sentir la velocidad, el vacío o el vértigo. La idea es que sea algo placentero y que cada uno elija el vuelo que quiera", explica Daniel Chattás, piloto e instructor en el Club de Planeadores Cañuelas desde 2011.

Para sus cultores, el del planeador es una de las expresiones más puras del vuelo. "Algunos la experimentan desde el nacimiento, otros de adultos, pero invariablemente quienes descubren esta afinidad difícilmente la abandonan", asegura Chattás.

Dónde hacerlo

Club de Planeadores Cañuelas: Ruta 3, km 72,5. (Camino a Udaondo), Cañuelas 15-6303-9001; [email protected]; www.planeadorescanuelas.com.ar.

Club de Planeadores La Plata. Ruta 2, km 65, La Plata. 11 3823-5355; [email protected]; www.planeadoreslaplata.com.ar.

Cuánto cuesta

Los vuelos de bautismo cuestan entre 1800 (La Plata) y 2400 pesos (Cañuelas), y se realizan los sábados, domingos y feriados a partir de las 13 horas.

Por: Alejandro Rapetti ADEMÁS

Viajar para correr, una tendencia que no baja el ritmo

Fuente de la noticia (La Nacion)