Fuente: LA NACION

Alejandro Lingenti SEGUIR

Late night feelings: "Late Night Prelude", "Late Night Feelings", "Find U Again", "Pieces of Us", "Knock Knock Knock", "Don't Leave Me Lonely", "When U Went Away", "Truth", "Nothing Breaks Like a Heart", "True Blue", "Why Hide", "2 AM", "Spinning" / Nuestra opinión: regular

Mark Ronson siempre está en sintonía con la época. Este cotizado productor londinense ha trabajado con estrellas de la industria de la talla de Amy Winehouse, Miley Cyrus, Lady Gaga, Adele y Paul McCartney. A algunas las ayudó a llegar a la cima; a otras, a encontran un nuevo brillo en sus carreras.

Tiene una importante colección de premios Grammy en su vitrina personal y suele tener las antenas orientadas a detectar lo que dicta el presente. Su quinto álbum planta bandera con el empoderamiento femenino: un repertorio de canciones dedicadas a la amargura del desamor e interpretado exclusivamente por mujeres.

Algunas son figuras consagradas del mainstream (como Miley Cyrus, Alicia Keys y Camila Cabello); otras, estrellas de la escena indie (por caso, Lykke Li, Angel Olsen), y el resto tiene un pie en cada orilla, digamos (King Princess, Diana Gordon, Yebba o Ilsey).

Aun cuando Ronson contó con la ayuda de artistas talentosos como Romy Madley Croft (The xx) y Kevin Parker (Tame Impala) en la composición y el acabado sonoro, el disco entrega menos de lo que promete. Su identidad es difusa y su poder de fuego resulta escaso.

Por: Alejandro Lingenti ADEMÁS

Hermano hormiga: la celebración de las canciones

The Raconteurs vuelve con su rock valvular y retro-alimentado

Hot chip: oda a la pista de baile de los 90

Fuente de la noticia (La Nacion)