Pareto: "Hoy estoy más preocupada por la recuperación física que por otra cosa" Crédito: Ignacio Sanchez

Olivia Díaz Ugalde SEGUIR

Sus logros la avalan. Su pasión la potencia. Su determinación la impulsa. Y su experiencia la hace única. En Lima, la judoca Paula Pareto estará disputando su cuarto Juego Panamericano y sus ganas de competir y terminar en lo más alto continúan intactas. Son su motor inspirador para llegar en plena forma a cada cita deportiva, como la que se iniciará en tierra peruana el viernes próximo. El oro olímpico en Río 2016, lejos de conformarla, la potenció.

Desde 2012, la Peque alcanzó 32 podios en 34 competencias en las que participó. Ganó las últimas tres ediciones panamericanas de judo, la última a comienzos de este año en Lima. Este logro se sumó al primer puesto conseguido en el Grand Slam de Ekaterimburgo y al bronce del Grand Prix de Montreal. Además de vivir un 2018 donde disputó seis torneos e hizo cinco podios, que incluyó el tercer puesto en el Mundial.

La Peque y su oro en Río 2016
La Peque y su oro en Río 2016 Fuente: LA NACION – Crédito: Maxie Amena

"Uno de los objetivos principales de este año estaba puesto en el Panamericano de judo, porque era uno de los torneos que más puntos me sumaba para el ranking de la clasificación olímpica. El otro es el Mundial (del 25 al 31 de agosto en Japón), que es muy cerquita de los Juegos Panamericanos de Lima, así que busco llegar lo mejor posible desde lo físico. Después hay otras competencias importantes, pero mis objetivos están ahí. Ahora vienen estos Juegos, que si bien no nos suman a la clasificación, es un torneo importante para el país y es lindo estar. Se disfruta mucho de otra manera", describe con su tinte jovial la judoca que fue medalla de oro en Guadalajara 2011.

Como toda atleta, disfruta del compartir la vida en la Villa. "De todos los Juegos tengo lindos recuerdos. Conocí lindos grupos de amistades y de trabajo. Es genial compartir la Villa Panamericana, la rutina que se arma. Desayunar, merendar con atletas de distintas disciplinas, algo que en otra oportunidad no se da. Ahí estamos todos juntos, con los mismos objetivos y podemos disfrutarlo de una manera diferente del resto de las competencias", cuenta Pareto, de 33 años.

-Habiendo ganado prácticamente todo, ¿cómo se motiva la cabeza para ir siempre en busca de más?

-La motivación está en que a uno le guste lo que hace. Si bien hoy, después de tantos años, el cuerpo empieza a pasar factura y se complica un poco. Pero bueno, me tomo una hora y media de kinesiología como parte del entrenamiento, algo que antes no lo hacía. Todo para estar lo mejor posible. También seguir entrenando de la mejor manera y poder tener un mayor rédito a la hora de la competencia. La motivación la encuentro cada día en algo esencial: hago lo que me gusta. Así puedo entrenarme con ganas. Después, los resultados se van dando.

La doctora Pareto:también es traumatóloga
La doctora Pareto:también es traumatóloga Crédito: @HOLA

-Ahora también sos médica traumatóloga. ¿Cómo cambiaron tus entrenamientos a lo largo de estos años?

-Hoy el entrenamiento es totalmente diferente a lo que era tres años atrás. Tengo dos entrenamientos que son desde las 4 de la tarde. En teoría del hospital salgo a las 3, pero eso puede variar porque uno nunca sabe lo que puede pasar: podés tener una operación o que llegue un paciente sobre la hora. Y ahí no podés cambiarte e irte. Por eso ahora me lo tomo diferente. Si llego a entrenar como estaba previsto, buenísimo. Si no, lo compenso yendo al gimnasio o con algo de físico. Después tengo tres entrenamientos a las 7 y media de la tarde, que a esos llego sin problemas. Además, aprovecho los fines de semana que no voy al hospital para entrenar un poco más fuerte.

-¿Cómo está tu físico? ¿Los dolores aumentaron con el correr de las competencias?

-Los dolores son los mismos, pero acumulativos, ése es el problema. Hoy te duele el codo, después es el codo y la rodilla, se suma la otra rodilla, las cervicales. O ese dolor que no sentía hace dos años y me volvió. Son reincidentes. Uno se recupera de la mejor manera posible, no a la perfección porque a veces el alto rendimiento no te lo permite. La verdad es que hoy estoy mucho más pendiente de los dolores y de recuperar la parte física de la mejor manera posibles para poder competir.

El grupo de trabajo y su valor

Como siempre, la Peque es entrenada por Laura Martinel. Con ella arman el calendario, las intensidades de los entrenamientos y compaginan ese entramado que supone combinar las horas dentro del hospital y las prácticas en el Cenard. Este año sumaron a su equipo de trabajo al psicólogo Gustavo Ruíz.

La Peque en combate: pura tenacidad
La Peque en combate: pura tenacidad Fuente: LA NACION – Crédito: Maxie Amena

"Tanto con Laura como con Tina (otra de sus entrenadoras) y Gustavo, creo que hacemos un buen grupo de trabajo. Con Laura en particular viajo mucho, la relación con ella es diferente porque convivimos mucho. Por suerte nos llevamos muy bien y eso es clave para que los resultados se den. Ella sufre conmigo cuando me lesiono, cuando me va mal. Y disfruta cuando me va bien. En esta última competencia, a la que llegué muy cansada si bien era parte de una preparación, me dice: 'Ayyy sé que sufriste mucho, te pido perdón' y le dije que no, que no se preocupara. Creo que tenemos total confianza para decirle cómo estoy y cuándo realmente no estoy para competir. Ella sabe todo el trasfondo, el esfuerzo. Conoce cuando llego cansada de una postguardia que me mató y no dormí, y me entreno igual. También me regula mucho los entrenamientos según cómo esté de cansada. Creo que eso es clave: llevarse bien con su equipo, porque si no las cosas no funcionan", relata en la charla con LA NACION en un evento organizado por GP Sports.

Ya son 11 años en la cima del judo mundial. El palmar es nutrido para una de las referentes de la delegación argentina en Lima 2019: dos medallas olímpicas (oro en 2016 y bronce en 2008), tres podios mundiales (oro en 2015, plata en 2014 y bronce en 2018), tres medallas en Juegos Panamericanos (bronce en Río, oro en Guadalajara y plata en Toronto) y 31 preseas en torneos oficiales de la Federación Internacional de Judo (14 doradas, 7 plateadas y 10 de bronce). Pero, sin poner fecha de vencimiento, Pareto apunta a Tokio 2020. En judo la clasificación se realiza por intermedio de un ranking olímpico. Actualmente, la argentina marcha segunda con 2400 puntos, 75 menos que Distria Krasniqi de Kosovo, líder del ranking de su categoría. Esta clasificación cerrará el 25 de mayo de 2020 y clasificará a las primeras 27.

"El objetivo máximo es estar en Tokio, mis terceros Juegos Olímpicos. Estamos haciendo todo lo planificado para llegar de la mejor manera. Ya el cuerpo no es el mismo, por eso hay que ir dosificando, pero todo apunta ahí. Todavía no se puede proyectar nada. Yo sigo como siempre, buscando ir por todo", dice la atleta que compite en la categoría de 48 kilos.

-¿Ves un crecimiento en el judo argentino a raíz de tus logros y la popularidad que fue adquiriendo tu disciplina?

– Lo que hoy me sorprende es el crecimiento de la rama femenina en el judo. Cuando yo arranqué, se veía una, dos nenas y 15 nenes. Hoy vas a un dojo y en las escuelitas ves a 10 nenas y dos o tres nenes. Es muy loco, creo que esas cosas están buenas y creo que los logros fueron parte de este cambio, marcaron las diferencias de ser más representativas, de abrirle espacio a la disciplina. En eso estuvieron los últimos Juegos Olímpicos para el país porque dos de los oros los ganamos mujeres (la otra fue Cecilia Carranza, con Santiago Lange, en yachting). Mi triunfo se dio en un deporte que siempre se pensó para los hombres y en hockey, un deporte que siempre se vio para las mujeres, ganaron los varones. Esto estuvo bueno para marcar que no hay deportes por género, que el deporte, es deporte. Además creo que hay mucho entrenamiento, mucho apoyo para los chicos, algo que cuando yo arranqué no existía. Tal vez en lo inmediato no haya recambio, pero hay muchos jóvenes que ya están compitiendo y les va muy bien. Entonces, si las cosas siguen encaminadas y el apoyo se mantiene, hay futuro para hablar. Obviamente siempre hay cosas por mejorar y charlar, pero hoy estamos muy bien encaminados.

Grito de victoria de Pareto
Grito de victoria de Pareto Fuente: Reuters

Paula es crítica, pensante. Pausada para hablar, pero sincera. No ve en el corto plazo el final de su carrera, al contrario: la motiva a seguir apuntando a superarse. Se interesa por el crecimiento del deporte argentino, del cual entiende, se nutre y se involucra.

"El deporte en Argentina es amateur y eso no creo que cambie. Pero tiene un crecimiento enorme y sostenido. Ahora con las becas y la inserción del Enard, algunas cosas han cambiado. Nos preguntan, se ven cambios, piden nuestra ayuda, pero el deporte siempre va a ser amateur y es una limitante en muchos aspectos. No es lo mismo que un trabajo, no es lo mismo que el deporte profesional, pero uno elige lo que le gusta y cómo tomárselo. Yo, como sé que es amateur, elegí estudiar porque sé que en un futuro es lo que me va a dar de comer. Pero mientras tanto disfruto de lo que hago, disfruto de la vida útil dentro del deporte, y la voy a explotar de la mejor manera".

Por: Olivia Díaz Ugalde Paula Pareto Juegos Panamericanos Lima 2019Fuente de la noticia (La Nacion)