Lara, la hija de Ávalos (centro), junto a su prima y a su novio, frente al Muñiz, ayer Crédito: Fernando Massobrio

Así lo determinó la Justicia; mientras la Ciudad analiza sancionar a un empleado, los familiares exigen explicaciones Fabiola Czubaj SEGUIR

Mientras los familiares de Sandra Ávalos reclamaban ayer en la puerta del Hospital Muñiz que la Justicia ordenara la exhumación del cuerpo de la mujer entregado el fin de semana a otra familia, la Fiscalía N º 57 determinó que el intercambio de cadáveres en la morgue el fin de semana pasado no fue un delito penal, sino un error administrativo.

La decisión permitió así avanzar en la solicitud de exhumación del cuerpo de Ávalos a un tribunal con jurisdicción en el cementerio de Monte Grande, donde está enterrado desde el fin de semana luego de que la otra familia lo veló a cajón cerrado.

Según se pudo conocer, la Procuración porteña entregó ayer la documentación necesaria a un juzgado de garantías de Esteban Echeverría, partido al que pertenece Monte Grande.

Como ambas familias, las autoridades del Ministerio de Salud porteño aguardaban ayer la autorización para recuperar el cuerpo y reparar el daño causado tras la muerte de las dos mujeres, Sandra y Juana, cuyos cadáveres se intercambiaron en la morgue del Muñiz.

Paralelamente, abogados del área legal y técnica de la cartera sanitaria evalúan la sanción disciplinaria que le corresponderá a uno de los cuatro empleados del hospital separados de sus funciones durante la investigación administrativa. Ese empleado estaba a cargo de la entrega de los cuerpos.

El director general de Hospitales de la Ciudad, Sergio Auger, le aceptó anteayer la renuncia a la directora del Muñiz, Mabel Nogueras, que en lugar de atender a las familias dispuso que los jefes de guardia y urgencias se ocuparan de notificarles el error.

Ávalos murió el viernes pasado, tras agravarse un cuadro cardiorrespiratorio por el que necesitó internación de urgencia en terapia intensiva. En la puerta del hospital, ayer, su prima María Gutiérrez contó a LA NACION lo sucedido en la morgue: "Mi prima Mónica reconoció el cuerpo y luego la mandaron a hacer los papeles a otro lugar, al que llegó cuando estaban cerrando, por lo que recién pudo regresar anteayer [debido a los feriados del lunes y martes]. Cuando volvimos, nos dijeron que había 20 cuerpos y no podían saber cuál era [el de Sandra] porque no estaban numerados. Finalmente, nos mostraron uno, pero no era el de ella".

Los camilleros, según recordó Gutiérrez, les dijeron que no sabían dónde estaba el cadáver, sin más explicaciones. "Después nos llamó un hombre que estaba de guardia, a cargo del hospital, y nos dijo que otra familia se lo había llevado", agregó. "Juana, la otra mujer que había fallecido, necesitaba ser velada a cajón cerrado porque había tenido una enfermedad respiratoria transmisible. Por eso no se dieron cuenta. Cuando volvió su familia al hospital, ahí advirtieron que Juana aún estaba en la morgue, que no era el cuerpo que habían enterrado".

La hermana de Sandra, Karina, también esperaba ayer alguna respuesta en la puerta del Muñiz. "Cuando nos hacen pasar a la morgue, estaba el cuerpo de Juana. Los camilleros se fueron corriendo; nadie daba una respuesta. La directora nunca se comunicó, pero sí el director de Hospitales, que nos pidió disculpas y nos dijo que se iban a hacer cargo de todo, que era un error del hospital -detalló-. A la otra familia, encima, le dijeron que tenían que volver a pagar el traslado. ¡Algo ridículo!".

Hacia la noche, Rocío de San José, abogada de la familia de Sandra, coincidió con Auger en que el tribunal de Esteban Echeverría podría disponer hoy la exhumación. Luego, habrá que confirmar la identidad de ambos cadáveres para que las dos familias puedan darles sepultura. "Ahora, dependemos de los tiempos de la Justicia -dijo la abogada-. Se están siguiendo los pasos legales que corresponden en el entramado burocrático del sistema judicial".

Auger insistió en que el Ministerio de Salud porteño asumirá los costos que demande subsanar el error, en especial los gastos del servicio funerario que tuvo la familia que inhumó otro cuerpo en el cementerio de Monte Grande. Además, pidió llevar tranquilidad a las familias con pacientes internados en el Muñiz: "El hospital está funcionando con normalidad", insistió Gerardo Ortega, jefe del Departamento de Urgencias, que está a cargo de la dirección tras la renuncia de Nogueras.

Con la colaboración de Alejandro Horvat

Por: Fabiola Czubaj ADEMÁS

La Anmat prohibió un aceite de oliva

René Favaloro: homenaje al médico argentino que inventó el bypass

Alerta en Buenos Aires por tormentas fuertes, viento y eventual caída de granizo

Una campaña para que más y más gente cuide su salud

Fuente de la noticia (La Nacion)