Un hombre murió en Córdoba por gripe A Fuente: Archivo

Gabriela Origlia SEGUIR

CORDOBA. Un hombre de 58 años murió en Córdoba a raíz de un cuadro de Gripe A. Estuvo internado varios días en Deán Funes (al norte de la provincia), de donde lo trasladaron a una clínica privada de la capital. Allí finalmente falleció. Además, un bebé de siete meses oriundo de Villa María , sigue grave e internado en terapia intensiva en el hospital San Antonio de Padua, de Río Cuarto . Nació prematuro y contrajo el virus.

Alfredo Fabro, de 58 años, fue derivado el viernes a la ciudad de Córdoba , donde se identificó que la "afección respiratoria" por la que ya venía internado era provocada por un virus de la gripe A. El parte médico indicó que llegó con una insuficiencia respiratoria y la sospecha de que padecía una gripe. Murió por una falla multisistémica.

El hombre no estaba vacunado, según confirmaron autoridades de Salud y padecía un tipo de obesidad de Grado 1.

León Piedra, el bebé internado en Río Cuarto hace una semana, es considerado un paciente "crítico" aunque los médicos aseguran tolera bien el tratamiento y hay mejoras en sus signos vitales, pero advierten que continúan los "riesgos".

"A nosotros nos dijeron que sería gripe A, por eso lo trasladaron. En otras personas, la gripe A tiene tratamiento más rápido y no es mortal, pero en el caso de mi nene es difícil porque él ya tenía una displasia bronco pulmonar, que se complicó con una neumonía", contó la mamá del nene.

En la Argentina hay nueve millones de personas que, por su edad o condición, son más vulnerables a las complicaciones del virus de la gripe, como la neumonía o el agravamiento de una enfermedad crónica, si la contraen. Para esos grupos la vacuna antigripal es gratuita: mayores de 65 años, las embarazadas en cualquier trimestre de la gestación y hasta diez días después del parto si no la hubiesen recibido antes, los chicos de entre 6 y 24 meses de edad, y las personas de entre 2 y 64 años con enfermedad cardiovascular, pulmonar o renal crónicas, diabetes, obesidad, inmunosuprimidos, entre otras.

Por: Gabriela Origlia Fuente de la noticia (La Nacion)