El presidente brasileño le propuso a Donald Trump participar de una cumbre con líderes de América del Sur; Macri confirmó la negociación Fuente: AFP

Alberto Armendáriz SEGUIR

RIO DE JANEIRO.- En su afán por reforzar el realineamiento directo de su gobierno con el de Donald Trump, el presidente brasileño Jair Bolsonaro se ha convertido en el principal impulsor en el Mercosur de un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y, anoche, reveló que hasta le propuso a su par estadounidense participar de una cumbre de líderes conservadores en América del Sur.

"En el viaje a Japón ahora (para el más reciente encuentro del G-20 la semana pasada en Osaka), le hice un pedido a Trump. Tal vez venga a América del Sur, donde podríamos reunir a presidentes de países que abandonaron la izquierda y se fueron para el centro o la centro-derecha", contó Bolsonaro durante una recepción en la embajada de Estados Unidos en Brasilia para festejar el Día de la Independencia estadounidense.

Como ya lo hizo en varias otras oportunidades, y como advertencia al resultado que podrían arrojar las próximas elecciones presidenciales en la Argentina, el mandatario brasileño reiteró que pretende evitar que surja en la región otro régimen de izquierda similar al de Nicolás Maduro en Venezuela.

"Tenemos un problema aquí en el norte de Brasil y no queremos que otros países se encaminen hacia el mismo lado", resaltó Bolsonaro, quien acudió a la celebración acompañado por su esposa, Michelle, y algunos de sus principales ministros, y fue recibido con la clásica canción "Born in the USA", de Bruce Springsteen.

Aunque el presidente argentino Mauricio Macri y su canciller Jorge Faurie solo develaron en las últimas horas que la Argentina está en conversaciones con Brasil para un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos a imagen del que fue presentado entre el Mercosur y la Unión Europea la semana pasada, el propio Bolsonaro había anunciado su intención en las redes sociales tras su encuentro con Trump en Japón.

"En la reunión con el presidente Donald Trump retomamos asuntos tratados en la visita a Washington e introdujimos la idea de un acuerdo de libre comercio para fortalecer aún más nuestra alianza económica. Trabajando juntos, Brasil y Estados Unidos pueden tener un impacto muy positivo en el mundo", escribió seis días atrás en Twitter el presidente brasileño, quien en su viaje de marzo a la capital estadounidense había logrado el compromiso de Trump para que Brasil fuese designado "aliado importante extra-OTAN" (Organización del Tratado del Atlántico Norte), y el apoyo estadounidense para el próximo ingreso del gigante sudamericano en la exclusiva Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), respaldo con el que la Argentina ya contaba antes.

Actualmente, Estados Unidos es el tercer socio comercial de Brasil, después de China y la Unión Europea; la Argentina ocupa el cuarto lugar. Pero más allá del intenso y variado intercambio de productos entre ambos países, la posibilidad de un acuerdo de libre comercio dentro -o incluso fuera- del Mercosur es considerada como prematura por los especialistas.

"Tanto a Bolsonaro como a Macri les puede convenir políticamente hablar ahora sobre ese escenario, un acuerdo que sería complementario al firmado con la Unión Europea, pero en lo concreto cualquier negociación chocará con un difícil obstáculo del lado de Estados Unidos: la política comercial de Trump. El presidente estadounidense usa instrumentos de comercio exterior, como tarifas y sanciones, para presionar a otros países y obtener ganancias solo para ellos. Fue lo que hizo con la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), con México y Canadá", advirtió a LA NACION Rubens Barbosa, presidente del Instituto de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior (IRICE), y exembajador brasileño en Washington entre 1999 y 2004.

Según Barbosa, el mayor incentivo de Estados Unidos a un acuerdo de libre comercio con el Mercosur sería una mayor apertura de los mercados de Brasil y la Argentina a los productos industriales y los servicios estadounidenses. En tanto, desde el punto de vista del bloque sudamericano, principalmente exportador de materias primas, los subsidios agrícolas de Estados Unidos -en muchos casos a cultivos que compiten con commodities clave brasileñas y argentinas como la soja, el maíz, el trigo, el algodón o el azúcar- representarán un desafío mayor al que enfrentaron los negociadores del Mercosur con la Unión Europea en los últimos años.

"Las negociaciones de un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos requieren mucho estudio, y habrá gran resistencia de los sectores industriales y agrícolas de Brasil y la Argentina. No es algo que pueda materializarse en el corto plazo", concluyó Barbosa.

Por: Alberto Armendáriz ADEMÁS

Un legislador tucumano quiere declarar "persona no grata" a Macri antes de su visita a la provincia

Mauricio Macri, sobre el acuerdo Mercosur-UE: "Cuando competimos somos mejores"

Macri: "Estamos hablando con Brasil para un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos"

Fuente de la noticia (La Nacion)