Gallardo y Borinsky presentaron "Gallardo Recargado", el libro que recorre los últimos tres años de su gestión en River Crédito: Prensa River

Juan Patricio Balbi Vignolo SEGUIR

En una charla íntima, profunda y extensa, los ánimos pueden ir mutando según el pulso del tema en cuestión. Risas que descomprimen, silencios que dicen más que muchas palabras, firmeza para reforzar un concepto y orgullo al hablar de un pasado, un presente y un futuro que reivindica los valores del que tiene la palabra. Así fue la presentación de "Gallardo Recargardo", el segundo libro de Diego Borinsky sobre Marcelo Gallardo, técnico de River, que recorre los últimos tres años (2016, 2017 y 2018) de su ciclo.

Con la presencia de distintos directivos del club -entre ellos el vicepresidente Jorge Brito- en el edificio BBVA de Puerto Madero, la coqueta sala en la que se llevó a cabo la charla entre el DT y el escritor se visitó por momentos de tribuna del Monumental, especialmente al recibir al protagonista, con el clásico cántico "Muñeeeco, Muñeeeco". Pero, tras la presentación que estuvo a cargo del periodista Juan Pablo Varsky, alrededor de 200 invitados se dedicaron a escuchar atentamente los conceptos de Gallardo, quien recibió preguntas del propio Borinsky, pero también de la prensa y de hinchas, que después también tuvieron su momento único: el entrenador millonario firmó libros, camisetas, se sacó fotos e hizo lagrimear a más de uno, emocionado ante la situación de tener al lado a su ídolo.

"Gallardo Recargado", la continuación de "Gallardo Monumental" (2015), revive cada momento desde el éxito en la Copa Libertadores 2015 hasta la conquista absoluta de la edición 2018 frente a Boca en Madrid, pero no solo es un recuento histórico, sino la posibilidad de conocer qué sucedía en la cabeza del DT y de su cuerpo técnico a cada paso que River daba y cómo el equipo se fue acomodando o reponiendo según la situación. Con largas charlas de Gallardo junto a Borinsky, más decenas y decenas de mensajes de WhatsApp con el cuerpo técnico y frases en los medios replicados en las casi 600 páginas, el libro es tan intenso como el trabajo del DT y se refleja en su arte de tapa, con una foto enérgica de festejo en aquel 14 de marzo de 2018 al ganarle la Supercopa a Boca en Mendoza.

"Mucho no me favorece la foto, ja (risas). Pero tiene que ver con una forma de ser, de sentir y una realidad… que es la mía. Es una forma pasional de expresarme. Se ve en la imagen algo que suele nacer naturalmente. Y, más allá de que sienta que no me favorezca, tiene mucha representación de mi persona", explicó Gallardo y logró las primeras sonrisas del auditorio que lo escuchó con atención.

"Siempre sentí que tanto nivel de exposición no iba para conmigo. Cuando Diego me propuso el primer libro, nuestra gestión en River recién comenzaba. Ya me parecía exagerado, imaginate le segundo… Pero ante sabuesos como él es difícil decir que no y además me gustó la forma de contar la historia, sin tomarme como un personaje que haga sentir incómodo, sino para contar el camino vivido, que termina generando una conquista futbolística. Pero detrás de todo eso hay inconvenientes con los que uno lidia todos los días. Y le dije: si vas a contar, contalo cómo fue. Sin generar alguien supremo en mi persona que no tiene nada que ver conmigo", agregó el técnico.

Sin querer opinar de las novedades que exige día a día el mundo River, el Muñeco fue muy concreto al explicar cómo le gustaría que lo recuerden dentro de la historia del club. Y dejó un guiño para que los hinchas puedan soñar en que hay DT para rato. "No he pensado por qué me gustaría que me recuerden ni cómo, porque sigo estando. No pienso en nada que tenga que ver con mis logros personales, porque sigo sintiendo que ninguno de los nombres va a estar por encima de una institución tan gloriosa. Me gusta que la gente se identifique y se sienta representada por el equipo, ese ida y vuelta me gusta. Uno se llena con eso. A mí me entusiasma eso, que la gente que trabaja con nosotros se sienta orgullosa de estar en el lugar donde está. Eso me gustaría que se refleje en el tiempo".

[R] [AHORA] Con la presencia de nuestro DT y de directivos del Club, se realiza la presentación del libro "Gallardo recargado", del periodista @diegoborinsky. pic.twitter.com/5JvQsAzvO6&- River Plate (@RiverPlate) 12 de junio de 2019

Gallardo y…

Un grupo sin conflictos. "En el libro, si bien uno quería contar las cosas como son, no soy el único que se expone cuando se expresa, hay un gran grupo de gente entre jugadores, cuerpo técnico, asistentes, directivos, hinchas… y los medios de comunicación. Pero en cinco años hemos tenido una convivencia muy buena a todo nivel. El grupo humano que se conforma a través de un equipo de fútbol es el gran resultado, es el gran éxito. Y acá hubo muy buenos grupos de trabajo, con armonía y dedicación para con la institución y con el mensaje y las formas de convivir. Prácticamente no tuvimos inconvenientes, sí algunas cositas que siempre suele haber, pero cuando son cuidadas y respetadas no salen a la luz. Y eso es difícil en un club de tanta exposición como River. Es un gran triunfo como gestor de grupo y para la institución. Que se hable del equipo por lo que juega y por el respeto que tiene, sin problemas personales".

Su tarea diaria con las inferiores. "Tengo identificación con las inferiores del club y sé la expectativa y la ilusión que se le genera a todos los chicos. Yo tenía ese mismo deseo de desarrollarme como futbolista, pero también para nosotros es muy importante el desarrollo humano y el respeto con el que crecen. Por eso le doy importancia a crear buenos grupos de trabajo para acompañar el camino de un futbolista, que tiene tantas piedras en el camino y a veces no es fácil. Me gusta ir, mirarlos y tratar de estar presente para incentivarlos. El entorno muchas veces está más presionado por lo que nos rodea que por nuestra ilusión. En eso hay que acompañar, los padres debemos acompañar a nuestros hijos, los amigos también, sin la necesidad y la presión que genera involucrarse para que un chico queme etapas y se llene de preocupaciones. Nuestra idea es darle herramientas para que se puedan desarrollar".

El rol familiar en el desarrollo de un chico. "La familia es el pilar fundamental para todos. A mí nunca me exigieron ni me presionaron por jugar al fútbol. Es más, me inculcaban que estudie, que tuviera la posibilidad de desarrollarme con una educación para defenderme en la vida, antes que jugar al fútbol. Yo no sentí esa presión que tanto me angustia cuando veo a padres detrás del alambrado gritando y desenfocando a los chicos. A mí me desagrada y la paso muy mal cuando lo veo. Yo voy a ver jugar a mis hijos, me quedo en una esquina, los observo y acompaño en silencio. Mis padres me acompañaron sin la necesidad de hacerme sentir esa presión de jugar o jugar. Eso me quedó para toda la vida. Mi padre me sigue acompañando, y mi madre lo hizo hasta el último día que pudo caminar. Siempre en silencio. Y esa fue la mejor enseñanza que yo tuve. Fue algo muy valioso. También por todo el esfuerzo que ellos hicieron para formarme".

[R] Marcelo Gallardo: "No pienso en mis logros personales porque siempre he creído que nadie va a estar por arriba del Club. Lo que me llena es que la gente se sienta representada por el equipo". pic.twitter.com/x0zOsKf6lI&- River Plate (@RiverPlate) 12 de junio de 2019

Cómo se motiva para renovar desafíos. "Es muy difícil no motivarse más allá de lo que uno ha tenido la suerte de conseguir. Yo no lo mido por resultados, sino por ganas y energías para poder estimularme. Eso lo hago en cada balance a fin de año. Cuando yo sienta que no está en mí, no me nace o no aparece de forma natural, ahí habrá llegado el momento de parar o seguir mi carrera en otro lado. Mientras tenga ese estímulo, estoy en un lugar con todas las posibilidades de desarrollarme de la mejor manera posible".

Cómo trabaja con los futbolistas reprobados por el hincha. "Para un futbolista, jugar con la reprobación no es fácil. Los hinchas cuando van a la cancha y hay algún jugador al que no le sale algo o no tiene nivel de confianza para jugar… Imagínense con la reprobación a cuestas. Entonces yo me pongo en lugar del futbolista porque lo he vivido. Pero los que pueden salir de eso y lo pueden convertir en un estímulo, están capacitados mentalmente para vivir un montón de cosas. Si yo creo que un jugador tiene cualidades para sostenerse y revertir situaciones, es que estoy convencido de que me las muestra. No a todos les pasa, son los menos. Y me identifico con los que pueden dar vuelta la reprobación".

Lo que tardó en reponerse de su primera reprobación. "Cuando a mi me reprobaron en la Selección en el 95, duré dos años para reponerme… Y no me enorgullece eso, pero yo no conocía la reprobación y me costó recuperarme. El tema es que la gente crea que los jugadores son superhéroes porque ganan mucho dinero o tienen exposición… somos seres humanos. Nos falta confianza, tenemos miedos… hay que tener en cuenta que nos pasan cosas. Yo tenía 17 años, jugaba en primera y creí que era lo natural. Y a los 18 recibí ese primer gran golpe y me di cuenta que no era todo tan fácil. Hasta que en un momento algunas cosas te hacen un click y a mí se me hizo en el año 97, cuando tome confianza y me desbloqueé para desarrollar una carrera normal. Yo en un momento me quería ir… y con Juan (Berros, su representante) tuve varias charlas para irme de River, me quería ir por no poder mostrar mi calidad. Y me ayudó porque quizás yo a esa edad hubiera tomado una decisión errónea y apresurada. Siempre fui muy exigente y no soportaba no estar de a cuerdo a lo que yo creía que podía mostrar con mis cualidades. Por eso las decisiones en la vida, como en el fútbol, son tan importantes. Y cuando no estás claro, hay que saber escuchar para tener un panorama distinto. Por eso soy de hablar poco".

A Biscay y Buján los quiero mucho, pero son muy capacitados. Cuando se genera ese combo de amistad y capacitación, el vínculo es tan fuerte que es difícil que cada uno quiera hacer su camino Marcelo Gallardo

La elección de Biscay y Buján. "El equipo de trabajo es la pieza fundamental de las patas sobre las que nos sostenemos. La elección de las personas va por sus capacidades. Buján y Biscay son mis ayudantes más cercanos, nos conocemos de toda la vida, hemos hecho inferiores juntos, los dos crecieron en el club y desde muy chicos tuvimos una relación de compañeros pese a que ellos tienen dos años más. Se dio algo muy natural que fue una empatía desde muy chicos, porque tuvimos carreras muy separadas y no compartimos demasiado, pero nuestro vínculo siguió. Los quiero mucho humanamente, pero son muy capacitados. Cuando se genera ese combo de amistad y capacitación, el vínculo es tan fuerte que es difícil que cada uno quiera hacer su camino. La vida continuará y el tiempo dirá, porque pueden pasar muchas cosas. Pero estamos muy felices de trabajar en armonía, con amigos y valores que tienen que ver con la capacitación de todos nosotros".

Su idea impregnada en el equipo. "Siempre tuve curiosidad por tratar de que mi idea futbolística, o lo que yo pensaba o me identificara, los jugadores la pudieran desarrollar. Ellos son los verdaderos protagonistas de hacer propia una idea. Y para que pase tienen que ser buenos futbolistas, inteligentes y con convencimiento. No hay ideas propias de nadie, yo fui tomando nota de todos lados y después traté de darle mi impronta a un mensaje, a una forma de entrenar y una línea de comportamiento que tenía que ver con cómo vivir y jugar. Después, los futbolistas mismos van haciendo propia esa idea y, con los cambios de nombres, se sigue sosteniendo porque ya está instalada. Hay una forma de vivir y es estimulante para todos: a los jugadores les gusta desarrollar una propuesta atractiva de juego. Y es mucho más gratificante poder ganar así. No es la única ni digo que es la correcta, pero es lo que me gusta a mí".

La diferencia del fútbol sudamericano al europeo. "Acá somos pasionalmente desequilibrados y naturalizamos cosas que suceden que no son normales: mover el micro visitante, tirar una piedra, tener una barra que te insulta. Afuera no pasan esas cosas, en la Champions te tiran una alfombra roja cuando vas a jugar de visitante. Por eso el jugador sudamericano también está capacitado para ir allá y desplegarse".

Cómo lograr el espíritu competitivo. "No vivimos en contextos llevaderos y armónicos. Entonces es más fácil forjar fuertes mentalidades en un grupo si vivimos en un país como en el nuestro, con todas las cosas que tenemos que atravesar. Para mí es más fácil preparar acá una mentalidad para jugar batallas futbolísticas que en otro lado".

El sentido de pertenencia que logró con los jugadores. "Es un gran orgullo que los jugadores que se han ido encuentren en River un lugar de pertenencia y que les genere entusiasmo volver. En mi relación con ellos, mis formas son frontales. Cuando uno está afuera y no juega, tiene esa pregunta de 'por qué no juego yo' o 'por qué prefiere a otro'. Yo soy frontal y trato de ser lo más honesto posible, y soy de reconocer cuando me equivoco. Eso el futbolista lo detecta y te cree cuando les advertís, si es necesario, por qué no juega. A mí me gustaba que cuando un técnico no me quería o no me ponía, al menos quería que fuera honesto, que me dijera las cosas de frente. Y a mí me encanta que sean frontales conmigo para generan una conexión y un diálogo. Si yo los esquivara, sería incómodo".

Por: Juan Patricio Balbi VignoloFuente de la noticia (La Nacion)