En 2019, al ritmo de la brutal recesión, la destrucción del mercado interno y del tarifazo, la generación de energía eléctrica no sólo se desploma 8,4% en el acumulado a mayo, sino que cae por debajo de los niveles de 2014. En otras palabras, la República Argentina necesita hoy menos energía que hace cinco años atrás.

En 2018, la generación de electricidad creció 0,7%, recuperándose de la caída del 0,1% del año anterior, aunque lejísimos de la expansión interanual del 4,3% heredada en 2015.

Al primer cuatrimestre, se desplomó 9,2%. Si bien la caída en el acumulado a mayo fue del 8,4%, ocurre que es la primera vez en el año que la generación retrocede por debajo de los niveles de 2014 (-0,2%), siempre comparando entre mismos períodos. 

Discriminando por tipo de generación, se observa que la térmica cayó 12,6% interanualmente y 14,5% respecto de 2015, iguales meses. La hidráulica cayó 6,7%, aunque fue 9,8% superior a la de 2015. La nuclear retrocedió 17,7%, siendo 2,3% mayor a la de 2015. Y las renovables se expandieron 152,5% y 144,7%, respectivamente. 

Fuente de la noticia (InfoGEI)