Umberto Eco dio un ejemplo del reino animal: "A los naturalistas les costó ochenta años llegar a una definición del ornitorrinco. Para ellos era de una dificultad inacabable definir a ese animal. Vive bajo el agua y en tierra, pone huevos y sin embargo es un mamífero. ¿Y qué hicieron que pareciera una definición? Una lista de características. Piense en un tigre, que la ciencia describe como un depredador. ¿Cómo se lo describiría una madre a su hijo? Probablemente utilizando una lista de características: el tigre es grande, un gato, amarillo, a rayas y fuerte. La lista es la marca de una sociedad muy avanzada, cultivada, porque nos permite cuestionar las definiciones esenciales. La definición esencial es primitiva en comparación con la lista". En 2009, el semiólogo italiano conversaba con un periodista de Der Spiegel acerca del que entonces era su flamante libro, El vértigo de las listas, y explicaba que estas series de enumeraciones son creadoras de cultura, en la medida en que la humanidad, desde sus formas de organización más primitivas, se sirvió de ese procedimiento para dar razón del mundo conocido. "Dondequiera que uno mire, en la historia cultural, encuentra listas. ¿Para qué queremos la cultura? Para hacer comprensible lo incomprensible. ¿Cómo se puede intentar comprender lo incomprensible? A través de las listas, a través de catálogos."

Conforman la presente edición, la última de adncultura, tres tipos diferentes de listas: una selección de artículos, otra de portadas y apenas un puñado de nombres entre los de tantos escritores que en el transcurso de estos ocho años publicaron en este suplemento sus ficciones y sus ensayos, sumando su obra a la producción de nuestros excelentes críticos literarios. Sólo algunas de aquellas firmas: Eduardo Berti, Edgardo Cozarinsky, Pablo De Santis, Guillermo Martínez, Leopoldo Brizuela, Gonzalo Garcés, Carlos Gamerro, María Rosa Lojo, María Negroni, Luis Chitarroni, Luisa Valenzuela, Elvio E. Gandolfo, María Sonia Cristoff, Daniel Guebel, Alicia Dujovne Ortiz, Marcelo Cohen, Luis Gusmán, Alicia Borinsky, Vlady Kociancich.

Siempre incompletas, siempre insatisfactorias, las listas nacen inoculadas con el afán de un absoluto inalcanzable. No bien avanzan en sus primeras líneas, se apodera de quien las confecciona la ambición febril de abarcarlo todo. En esa batalla perdida, cada elemento que se agrega suma y resta en una misma operación; reduce la carencia al mismo tiempo que la hace evidente.

Las listas que, bajo las formas de la antología, la selección y la enumeración conforman estas páginas, intentan ser solidarias entre sí, complementarse; proporcionar unas la información ausente en las otras. La arbitrariedad inevitable no surge del capricho sino de la voluntad de trazar un retrato, uno de los tantos posibles, de adncultura.

[email protected]

Por: Verónica Chiaravalli ADEMÁS

Qué quiere decir hoy ser original en el arte

Arte y poesía: Isol imagina dibujos para los versos de García Lorca

Fernando Ruiz, nuevo académico de periodismo

Menem, Amalita, el Papa: memorias del cirujano que curó a los poderosos

¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0

Temas: | Cultura

SEGUIRFuente de la noticia (La Nacion)