Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Marelli

Andrés Eliceche SEGUIR

SALVADOR DE BAHÍA.- Veinte jugadores salen del vestuario del estadio de Vitoria y enseguida se dividen en dos grupos. Desde hace 15 minutos, los arqueros trabajan con Martín Tocalli, su entrenador específico. Así que en el medio de la cancha el que da las indicaciones es Luis Martín, el preparador físico. Ya pasó el tramo de movimientos en el gimnasio, entonces se viene lo que a esta altura es ya una modalidad: para empezar la práctica, primero la diversión, con una dosis fuerte de competencia. La escena pinta la segunda jornada de trabajo de la selección argentina en esta ciudad.

El club de los "-10": la era de los Martínez, Rodríguez y Suárez en la selección

El ejercicio, que Martín explica con gestualidad bajo las luces del Barradao -como se conoce al estadio Manoel Barrantes- consta de dos grupos de diez. En uno están Messi, Agüero, Di María, Pezzella, Lautaro Martínez, Casco, Ramiro Funes Mori, Guido Rodríguez, Saravia y Paredes. Del otro lado de la línea del medio campo se preparan Otamendi, Tagliafico, Acuña, De Paul, Roberto Pereyra, Pizarro, Lo Celso, Dybala, Foyth y Matías Suárez. Cuando el profe da la orden, la secuencia empieza a toda velocidad: sin que la poleta toque el piso, cada grupo debe dar siete pases dentro del círculo que forman y luego uno en dirección al pequeñísimo arco colocado a unos 25 metros, pero sin que supere una línea especialmente marcada; hasta allí corre alternativamente cada integrante y remata al arco.

#CanchaRayada | Los jugadores de la Selección Argentina se divierten en el entrenamiento. Podemos ver a Pezzella sin máscara. ¿Será titular el sábado? pic.twitter.com/V19QbC5kTJ&- TNT Sports LA (@TNTSportsLA) 11 de junio de 2019

Se escuchan gritos, alientos, risas y siempre de fondo la voz de Martín, que alienta a los dos bandos. La primera parte termina 4 a 2 para el equipo de Otamendi, aunque nada está decidido. En la segunda hay menos aciertos y empatan 1-1. El resultado global destapa la celebración: ahí están los ganadores, abrazados y saltando al grito de "¡Dale campeón!", mientras los otros aceptan la derrota. Solo después volverán a juntarse todos alrededor del círculo central para pasarse la pelota a un toque, mientras tres de ellos intentan quitarla. Más tarde les hablará Scaloni y harán un ejercicio con 11 jugadores, los supuestamente titulares, ya lejos de la mirada de los periodistas.

Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Marelli

El 10 vs. 10 del principio recuerda a otro ejercicio, viralizado en las redes sociales una semana atrás: también en dos grupos, los jugadores debían avanzar cabeceando la pelota y tomados de la mano en círculo hasta acercarse al arco e intentar hacer el gol. Una manera lúdica de calentar los músculos. Para que se tensen hay tiempo: el sábado, a las 19, será la hora del debut ante Colombia en la Copa América.

Por: Andrés Eliceche ADEMÁS

Messi abrió las puertas de la habitación en Brasil y publicó una foto "tomando mate" con el Kun Agüero

Sexo, mentiras y Neymar

Los Rodríguez, Martínez y Suárez en la selección: así es el club de “los -10”

Copa América: las ocho modificaciones reglamentarias "de peso en las áreas" que se aplicarán

Fuente de la noticia (La Nacion)